Libro: Stories of your life and others

tedchiang

Título: Stories of your life and others
Autor: Ted Chiang
Editorial: Penguin Random House

Compré este libro en Amazon de forma impulsiva y en inglés, tras ver La Llegada y leer una reseña que lo relacionaba con la película. Desconozco cómo será la traducción al castellano, pero dado el tipo de historias y lenguaje empleado, me atrevería a recomendar la versión original para quien no tenga problemas con el idioma.

En cuanto al contenido, debo decir que es alucinante. Aunque se trata de historias publicadas entre 1990 y 2002, no han envejecido ni un ápice.

Inicialmente pensaba hacer una pequeña reseña de cada una de las historias, pero eso es algo que hace el propio autor en el libro, por lo que me limitaré a comentar unos pocos detalles y a recomendar efusivamente su lectura. Aunque advierto que no se trata de ciencia ficción o fantasía “estándar”.

Es extraño y delicioso ver como se mezcla religión, historia y topología en “Tower of Babylon“. Mesopotamia mola.

Una rápida búsqueda en Google demuestra que no soy el único en recomendar “Understand” si te han gustado las películas de “Limitless” o “Lucy” de Luc Besson y en ver cierto plagio del relato por parte de otros autores.

Story of your life“, el relato que se adaptó en “La Llegada” me hizo reflexionar sobre como la música y las matemáticas, o leer y escribir en lugar de solo hablar, pudiese hacerme pensar y ser de forma diferente. Es una idea que va más allá de la ficción y que cambia la forma en que ves el mundo.

Seventy-two letters” y “Hell is the absence of God” son mezclas extraordinarias de fantasía que no espero agraden a todo el mundo pero que me impresionaron. Se salen mucho de la norma en el campo de la fantasía y la ciencia ficción.

Liking what you see: A documentary“, “The evolution of human science” y “Division by zero” son relatos con los que disfruté, pero que me impresionaron menos.

PD: Hace un par de meses que terminé de leer todas las historias de este recopilatorio, pero aún me quedaban un par de páginas con notas del autor y por lo tanto esta reseña ha quedado pendiente desde entonces.

Anuncios

La horda (equipos)

Hoy pensaba en un patrón de comportamiento de algunos equipos que he observado una y otra vez a lo largo de los años. Lo llamo “La Horda” y es algo que experimentado tanto como observador, como miembro activo u ordo.

Qué es y cómo funciona La Horda

La horda en equipos de desarrollo suele producirse cuando sucede algo que se percibe como importante, afecta a todos y además nadie sabe qué está pasando o qué implica realmente. El motivo puede ser variado: un error raro en un entorno de producción, un merge que salió mal y se ha extendido al resto de ramas, o una decisión sobre el código común. En esos momentos, la confusión y el caos se apoderan del equipo y los individuos pierden su identidad para convertirse en una masa, un grupo con mucha actividad y pocos resultados que realiza acciones sin coordinación y de forma más automática y emocional, que meditada.

En este “modo” de funcionamiento, los miembros del equipo no tratan de coordinarse o comunicarse de forma efectiva, sino de imponer su visión al resto, ya sea hablando sin escuchar o tratando de hacerse con el control de la horda (sin éxito dado el estado alterado general). En muchos casos algunos miembros de la horda actúan sin pensar provocando aún más caos. En otros la horda se divide en facciones que solo se comunican, o bien para defender intereses o bien por afinidades personales.

Al final, algo provoca que el tema se apague: el error de código desaparece, la gente se cansa o llega la hora de irse a casa. Entonces la horda se disuelve y vuelve a sus quehaceres. Lo interesante de este punto es que nadie se preocupa de ir más allá: el peligro ha pasado y no se siente la necesidad de dedicar más tiempo al tema. De este modo el origen del problema queda sin resolver, por lo que volveremos a ver una nueva horda en semanas o meses.

No creo que todo esto sea simple desorganización. Es más, tratar de organizar no ayuda, solo empeora las cosas o cabrea a los ordos.

Territorio Horda

Parece más fácil avistar una horda en equipos de desarrollo juniors que cuando hay seniors. Me refiero a veteranos de verdad, no gente con 1 año de experiencia repetido 20 veces. Supongo que esto se debe a que los veteranos están más curtidos y entienden que ciertas situaciones no son tan importantes o urgentes como puede parecer en un principio. También debido a que la experiencia adquirida les da más confianza en resolver el problema más pronto que tarde.

También parece más fácil que se forme la horda en entornos de desarrollo, que en entornos de sistemas. Mi hipótesis es que los equipos de desarrollo son más grandes que los de IT y con más especialistas (front-end, back-end, bases de datos…), dos características que generan problemas para mantener una visión de conjunto del trabajo (el conocimiento está muy fragmentado), aumentando el caos.

Además, tradicionalmente Sistemas no crea o genera cosas, sino que las administra, por lo que tiene más documentación y procesos que ayudan a mantener las cosas bajo control. Esto unido a que tienden a correr menos riesgos, evita que las cosas se pongan feas.

Defenderse de la horda

Creo que el problema de fondo que facilita la aparición de la horda es la falta de ganas de comunicación en el grupo. Es la escasez de tiempo lo que a menudo propicia esa falta, pero hay muchos otros factores que se suman día a día, a lo largo del tiempo, lo que genera hordas de forma cíclica.

Es normal que en un grupo que haya cierta brecha entre las experiencia y conocimientos de las personas y esto provoca que la comunicación requiera esfuerzo, como en el caso de padres e hijos. También es normal que existan diferencias de valores comunes y diversidad de caracteres, lo cual es sano y deseable. Sin embargo, cuando hay falta de interés en la comunicación (de serie o por razones externas), o si las personas del grupo desarrollan celos o rencillas (por sueldos, roles, rumores…), entonces la información tiende a ser, ocultada, distorsionada y se prejuzga con facilidad. Todo esto influye en que la comunicación se resienta, desembocando en hordas más o menos regulares.

La comunicación es algo difícil, requiere esfuerzo constante de todos y, aunque algunas personas puedan facilitarla en ocasiones, suele decirse con acierto que “no hay peor sordo que el que no quiere oír”: cuando alguien no quiere comunicarse, no hay forma de comunicarse y esto es un problema para el grupo muy difícil de resolver.

En mi opinión cualquier estrategia para evitar la formación de hordas requiere de tiempo y esfuerzo constante, y no siempre funcionará o será viable. Pero merece la pena intentarlo siguiendo estos pasos:

  1. Elige la capacidad de comunicación sobre la excelencia técnica en los miembros del equipo. Leer y escribir suelen ser buenos indicadores (no garantía) de que alguien disposición e interés en ello. Otros elementos de comunicación, como la escucha activa, son más complicados de detectar, especialmente en entrevistas. Y por supuesto entrena las capacidades de comunicación, no son algo que se aprende y ya está, hay que practicar, analizar, estudiar y mejorar constantemente.
  2. La paciencia y la experiencia variada ayuda a no caer en el pánico, facilitan la comunicación y el entender situaciones nuevas. Por eso ambas características son interesantes para cualquier grupo. Cuanta más y mejor distribuida, mejor.
  3. Reserva tiempo para comunicar a menudo. Si el equipo está sobrecargado esto se va a resentir. Pero eso no significa que una sola persona o un pequeño grupo sean los únicos responsables de buscar tiempo o iniciar la comunicación. Todos deben hacerlo.
  4. Emplea todos los canales de comunicación disponibles. Hablar es el más básico de los disponibles actualmente y probablemente el peor, porque que requiere poco esfuerzo (tiende a hacerse mucho y mal), solo funciona bien de 1 a 1, necesita que las personas sincronicen agendas, etc. Hace 6.000 años que tenemos escritura y desde hace bastantes décadas podemos grabar y transmitir audio y vídeo, amén de nuevos canales de comunicación escrita (chats, wikis…). Emplear exclusivamente el “sentarse a hablar” es negligencia.

Para acabar, dejo al lector una cita de Wikipedia que encontré leyendo sobre hordas de verdad. Me parece interesante para seguir reflexionando sobre el tema y me invita a pensar que quizá haya espacio para un antropólogo en los equipos de desarrollo. Al menos en los de las grandes ligas como Google, Amazon o Microsoft.

Jared Diamond define algunas características propias a las organizaciones sociales de los seres humanos en hordas:

  • Son las sociedades más pequeñas, entre 5 y 80 personas, estrechamente emparentadas;
  • Carecen de muchas instituciones como leyes, policía y tratados para resolver conflictos;
  • No tienen base de residencia;
  • Sociedad «igualitaria». Liderazgo informal;
  • Todos los humanos presumiblemente vivieron en hordas hasta la adopción de la agricultura;

Disney, ciencia y exploración espacial

No suelo hablar del espacio (astronomía, astrofísica, cohetes…) en este blog. A pesar de ser algo que mi padre me contagió y muestro a veces, obviamente soy más un consumidor que un productor de contenidos fuera de mi campo. Por eso cuando vi Marte (2016), de National Geographic en Netflix, acabé buscando y recordando otros contenidos relacionados.

Incluyo en este post la lista para cualquiera que pueda estar interesado en conocerlos, disfrutarlos o usarlos para introducir a niños y niñas en la ciencia y la tecnología. Ahí va.

Marte, de National Geographic es una miniserie de 6 capítulos que narra en formato ficción futura unido a documental en el presente, la llegada de los primeros humanos a Marte y la construcción de una colonia permanente en el planeta.
Aunque la primera temporada está en Netflix, pueden encontrarse capítulos en español como este en Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=X7UsCgy9B8c

Disney produjo una extraordinaria colección de videos en los años ’50 sobre diferentes temas como los proyectos de ir al espacio, la Luna y Marte, algo en lo que estaban trabajando tanto los EEUU como la extinta URSS. Todos ellos con científicos de acento extranjero como Von Braun y animaciones de época.

Disney Animated Educational Video Man in Space 1955

Disneyland – Mars and Beyond

Disney Education Animation – Man and the Moon (1955). Con von Braun apareciendo sobre el minuto 21.

Disney también produjo pequeñas películas sobre física y satélites de predicción y (futuro) control del clima.

Disneyland – Out Friend the Atom (1957)

Eyes in Outer Space 1959

Otro de los contenidos, aunque lo vi hace tiempo, es el video de Russ Olsen en el evento de desarrolladores GOTO de 2015. Creo que es muy interesante para programadores o técnicos que trabajen en proyectos grandes y complejos que nunca antes se han llevado a cabo. Quizá los que hayamos trabajado en start-ups lo veamos con más interés. Pero también contiene algunos detalles sobre los programas Apolo, Gemini, etc que me parecen muy interesantes.

GOTO 2015 – To the Moon

Sobre Disney y la relación de Walt con Tomorrowland o Marte, hay un muy interesante documental.

Great Big Beautiful Tomorrow: The Futurism

Para terminar, no puede faltar Elon Musk y su anuncio en septiembre de cómo planea colonizar Marte.

Elon Musk Reveals His Plan for Colonizing Mars

Ver todos estos vídeos juntos me produce una mezcla de: decepción por el parón en exploración espacial que se produjo tras la llegada a la Luna; emoción al ver lo “cerca” que estamos de colonizar otro planeta; e interés por ver como evoluciona el plan y la tecnología, ya sea de mano de Musk o de cualquier otro magnate visionario, empresa u organismo nacional o internacional.

También me ha permitido reconocer y recordar lo cerca que están Walt Disney y Elon Musk. Ambos están presentes en Iron Man 2: el primero con la clarísima referencia en el film del “mundo del mañana” de Howard Stark, el segundo como inspiración para el personaje de su hijo Tony Stark, Tesla incluído en el garage. Y por si fuera poco Disney compró Marvel el año del estreno de la película.

Libro: Deshaciendo errores

Título: Deshaciendo Errores. Kahneman, Tversky y la amistad que nos enseñó cómo funciona la mente.
Autor: Michael Lewis
Editorial: Debate

Encontré este libro en la biblioteca y me llamó la atención el apellido Kahneman. Al igual que “Gigerenzer“, el de Danny es un apellido que no he podido olvidar desde que leí “Pensar Rápido, Pensar Despacio” en 2013, así que aunque no estaba buscando lectura, lo cogí igualmente.

El libro narra de forma muy amena la historia compartida de Daniel Kahneman y Amos Tversky, psicólogos israelíes que trabajaron juntos durante años en el campo de los juicios (en el sentido de evaluación o pronóstico), las decisiones y los errores. Actualmente Kahneman tiene un premio Nobel de Economía por sus aportaciones (y las de Amos) a ese campo, tras demostrar que los actores económicos no son nada racionales debido a los sesgos de la mente humana y cambiar las Ciencias Económicas para siempre.

Si como a mi, te gustan la psicología y los sesgos. O si te han gustado los libros, artículos y documentales de Dan Ariely, o títulos ya reseñados en este blog como “Freakonomics“, “El economista camuflado“, “Por qué las personas inteligentes pueden ser tan estúpidas“, “Decisiones Instintivas” de Gigerenzer, “No pienses en un elefante” de Lakoff, “La nueva fórmula del trabajo” o “¿Existe la suerte?” de Taleb, estoy seguro de que te gustará este libro.

La estructura del texto es muy narrativa, pasando por diferentes épocas, guerras y continentes, y empleando a diversos “personajes” (reales) para dar una visión de las vidas y caracteres de Amos y Danny. El trabajo de investigación y entrevistas necesario para realizar el libro ha debido ser bastante intenso y me sorprendente que el resultado haya sido un buen relato en lugar del pastiche de anécdotas que temía en las primeras páginas del libro.

En algunos momentos la narración es trepidante, como durante las guerras israelíes, en otros se hace interesante desde el punto de vista teórico cuando se habla de reflexiones, teorías y demostraciones, y hacia el final, cuando la relación entre Amos y Tversky se degrada y Amos muere, acaba transformándose en un ligero drama agridulce.

Al finalizar el libro se queda uno con varias ideas sobre la mente y las relaciones; y sobre el tiempo, esfuerzo y colaboración necesarios para engendrar ideas dignas de un “Premio del Banco de Suecia en Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel“.

Por último, me ha parecido interesante echar un vistazo a la relación entre dos personas tan diferentes a lo largo de tanto tiempo. He leído novelas y biografías, y reflexionado sobre mis propias relaciones desde mi punto de vista, pero este libro ofrece una visión completa de una misma relación entre dos personas excepcionales y reales, y lo hace desde “fuera”, algo que hasta ahora no había encontrado en un libro. Como decía Danny: “las personas son bastante simples, pero las relaciones son complejas”.

Para acabar incluyo unas citas para recordar en el futuro y para animar a su lectura a quien pueda estar interesado.

Citas interesantes:

Un viejo amigo de Amos recordaría más adelante que “Amos solía decir que la gente no es tan complicada. Lo que sí es complicado son las relaciones entre la gente”. Y después hacía una pausa y añadía: “Excepto Danny”. Pero había algo en Danny que hacía que Amos bajara la guardia y lo convertía, cuando estaba a solas con él, en una persona diferente. “Cuando trabajábamos juntos, Amos casi suspendía la incredulidad -decía Danny- . Eso no lo hacía con otra gente. Y aquel era el motor de la colaboración.

 

“Hay muchas evidencias que demuestran que cuando se percibe una situación incierta y se interpreta de una forma particular, resulta muy difícil verla de otra manera”.

 

Pero estas historias que las personas se cuentan a sí mismas están sesgadas por la disponibilidad del material empleado para construirlas. “Las imágenes del futuro están moldeadas por la experiencia del pasado”, escribieron, volviendo del revés la famosa frase de Santayana sobre la importancia de la historia: “los que son incapaces de recordar el pasado están condenados a repetirlo”. Lo que la gente recuerda del pasado, sugirieron, es probable que distorsione sus juicios sobre el futuro.

 

En efecto, las historias que las personas se cuentan a sí mismas cuando las probabilidades son desconocidas o imposibles de conocer son muy simples. Llegaron a la conclusión de que “Esta tendencia a considerar solo argumentos relativamente simples puede tener efectos particularmente notables en situaciones de conflicto. Los estados de ánimo y los planes de uno mismo son más accesibles que los del adversario. No es fácil adoptar su punto de vista en el tablero de ajedrez o en el campo de batalla”.

 

[Acerca del futuro deseado para el “análisis de decisiones”] Tanto Amos como Danny pensaban que los votantes, los accionistas y toda la demás gente que tiene que asumir las consecuencias de la toma de decisiones de alto nivel, podían desarrollar una mejor comprensión del proceso. Aprendería a evaluar una decisión no por sus resultados -si salía bien o mal-, sino por el proceso que llevaba a ella. La tarea del que toma decisiones no es tener razón, sino calcular las probabilidades y jugar bien las bazas.

 

[Acerca de la experiencia con la puesta en marcha del “análisis de decisiones”] “En aquel momento, renuncié al análisis de decisiones -contaba Danny-. Nadie ha tomado nunca una decisión basándose en un número. Todos necesitan una historia.” Tal y como escribieron Danny y Lanir décadas después, cuando la CIA les pidió que describieran su experiencia con respecto al análisis de decisiones, el ministro israelí de Asuntos Exteriores era “indiferente a las probabilidades concretas”. ¿Qué sentido tenía explicar las probabilidades de una apuesta, si la persona que iba a apostar no creía en los números?

 

Al tomar decisiones, no se intenta maximizar la utilidad: se intenta minimizar el arrepentimiento. Como punto de partida para una nueva teoría, parecía prometedor. Cuando la gente le preguntaba a Amos cómo tomaba él las grandes decisiones de su vida, él solía decir que su estrategia consistía en imaginar lo que podría lamentar después de haber elegido una opción, y elegir la opción que le hiciera sentirse menos arrepentido. Danny, por su parte, era la personificación del arrepentimiento. Danny se resistía a cambiar sus reservas para un vuelo, aun cuando el cambio hiciera mucho más fácil su vida, porque imaginaba lo mucho que lamentaría el cambio si este conducía a algún desastre. […] Era como si Danny pensara que anticipando sus sentimientos podía mitigar el dolor que le causarían de manera inevitable.

 

“El dolor que se experimenta cuando la pérdida está causada por un cato que modificó el statu quo -escribió Danny en un informe a Amos-. Cuando uno no toma medidas que podrían haber evitado un desastre, no acepta responsabilidad por el desastre ocurrido.”

 

“Lo que constituye una ganancia o una pérdida depende de la representación del problema y del contexto en el que surge “, explicaba el primer borrador de la “Teoría del valor”. “Proponemos que la presente teoría se aplique a las ganancias y las pérdidas tal y como son percibidas por el sujeto”.

 

Danny y Amos intentaban demostrar que las personas que se enfrentaban a una opción arriesgada no sabían contextualizarla. La evaluaban de forma aislada. Al explorar lo que ahora llamaban el efecto aislamiento, Amos y Danny habían dado con otra idea, cuyas implicaciones para el mundo real eran difíciles de pasar por alto. Y a esta idea la definieron como “marcos”. Al cambiar la descripción de una situación y hacer que la ganancia pareciera una pérdida, se podía provocar que las personas cambiaran por completo su actitud hacia el riesgo, que dejaran de evitar el riesgo y pasaran a buscarlo. “Inventamos la teoría de los marcos sin darnos cuenta.”

 

[Acerca de momento eureka del economista y premio Nobel, Thaler] “Entonces lo comprendí. Kahneman y Tversky tenían una idea. El sesgo sistemático.” Si la gente se equivocaba de forma sistemática, no se podían pasar por alto sus errores. El comportamiento irracional de unos pocos no se vería compensado por el comportamiento racional de los muchos. La gente podía equivocarse sistemáticamente, lo que significaba que los mercados también podían equivocarse sistemáticamente.

 

A Danny se le ocurrió que quizá había una cuarta heurística, además de la disponibilidad, la representatividad y el anclaje. La llamó “heurística de la simulación”, y consistía en el poder de las posibilidades no cumplidas de contaminar la mente de las personas. A lo largo de su vida, todo el mundo realiza simulaciones del futuro. ¿Y si digo lo que pienso en lugar de fingir que estoy de acuerdo? ¿Y si me lanzan una bola rasa y se me pasa entre las piernas? ¿Y si rechazo la propuesta en lugar de aceptarla? Basa parte de sus juicios y decisiones en esos escenarios imaginados.

 

[Acerca de los límites que establece la mente al imaginar escenarios razonables o fantásticos] [Danny] Quería comprender mejor lo que él llamaba “emociones contrafácticas”, o los sentimientos que espolean la mente de las personas y las empujan a realidades alternativas para evitar el dolor de los sentimientos. El arrepentimiento era el sentimiento contrafáctico más obvio, pero la frustración y la envidia compartían con él su rasgo esencial. “Lo sentimientos de la posibilidad no cumplida”, los definió Danny en una carta dirigida a Amos. Estos sentimientos podían describirse usando simples operaciones matemáticas. Su intensidad, escribió Danny, era el producto de dos variables: “la deseabilidad de la alternativa” y “la posibilidad de la alternativa”. […] La gente frustrada tenía que deshacer una característica de su entorno, mientras que la gente arrepentida tenía que deshacer sus propias acciones. [En ambos casos] Requieren un camino más o menos plausible [imaginado] que conduzca al estado alternativo. […] La envidia era distinta. La envidia no requería que una persona ejerciera el menor esfuerzo para imaginar un camino que condujera al estado alternativo. […] “Para sentir envidia basta con tener una imagen vívida de uno mismo en la piel de otra persona; no es necesario que exista un escenario plausible de cómo podemos llegar a ponernos en la piel de esa persona.” La envidia, por extraño que parezca, no necesitaba imaginación.

 

[Hablando de la Teoría del Deshacer] Otra regla relacionada con esta estipulaba que “un evento es menos susceptible de ser cambiado cuanto más se aleja en el pasado”. Con el transcurso del tiempo, las consecuencias de cualquier evento se acumulaban, y obligaban a deshacer más hechos. Y cuanto más hay que deshacer, más se reducen las probabilidades de que la mente lo intente. Esta era, quizá, una de las formas en que el tiempo curaba las heridas, haciéndolas menos evitables.

 

Danny Bautizó una regla más general con el nombre de a “regla del foco”. “Por regla general tenemos un héroe o actor que opera en determinada situación -escribió-. Siempre que sea posible, mantendremos la situación fija y haremos que el actor se mueva. […] No inventamos una ráfaga de viento que desvía la bala de Oswald.” Una excepción a esta regla se daba cuando la persona involucrada en el proceso de deshacer era el actor principal de su propia fantasía. Tenía menos probabilidades de deshacer sus propias acciones que la situación en la que se encontraba. […] Un mundo en e que tengo un nuevo conjunto de rasgos debe de estar muy lejos del mundo en el que vivo. […] no tengo libertad para ser otra persona.”

 

[Aunque la mayoría de las citas son sobre teoría, el libro contiene una buena parte de historia, tanto personal como de contexto (otros personajes, guerras israelíes. Además las citas no son de teorías reconocidas sino, muchas veces, las ideas que tenían Danny y Amos algún periodo]

 

[Durante una conferencia en la Universidad de Illinois] Amos defendió que una metáfora no era más que un sustituto del pensamiento. “Como las metáforas son vívidas y memorables, y como no están sometidas al análisis crítico, pueden tener un impacto considerable en el juicio humano incluso cuando no son apropiadas, útiles o resultan engañosas. Sustituyen la incertidumbre genuina sobre el mundo con una ambigüedad semántica. Una metáfora es una maniobra de encubrimiento.

 

[Acerca de los sentimientos de Danny hacia Amos] “Al final te disgusta que no te inviten a las mismas conferencias, a pesar de que tampoco habrías ido”, le confesó Danny al psiquiatra de Harvard Miles Shore. “Mi vida sería mejor si Amos no recibiera tantas invitaciones.”

 

[Amos decía que] “A veces es más fácil hacer que el mundo sea un lugar mejor que demostrar que has hecho del mundo un lugar mejor”.

PD: Veo que hay una gran cantidad de material en el blog relacionado con la toma de decisiones y juicios. Debería pensar en ello.

Libro: Botánica Insólita

botanicainsolita

Título: Botánica Insólita

Autor: José Ramón Alonso y Yolanda González

Editorial: Next Door Publishers

Un libro sobre botánica no es algo que hubiera pensado en comprar hace unos años, pero me gusta probar cosas nuevas y esta venía recomendada en mis redes sociales, así que lo adquirí en Hojablanca sin pensarlo demasiado.

Dado que en JotDown ya le han hecho review voy a hacer la mía corta.

Este libro contiene 36 capítulos, en forma de artículos de divulgación para todos los públicos, que pueden leerse de forma completamente independientes. Además incluye un glosario para aclarar algunos términos empleados en caso de que no estemos familiarizados con alguno.

Cada capítulo cuenta algo fuera de lo común relacionado con las plantas. Y lo hace de una forma amena, bella e interesante, mezclando en su justa medida elementos científicos, históricos y artísticos con buen gusto y en un formato de libro de lujo. Además cada capítulo termina con referencias a las fuentes empleadas por si se desea profundizar en el tema.

Por temas personales he tardado mucho más de lo que esperaba en terminarlo, pero el formato hace muy fácil retomarlo en cualquier momento.

Aunque todos los capítulos me han resultado interesantes, hay tres que me han sorprendido especialmente:

  1. Armas de tejo“, donde se repasas la historia del tejo, el Taxol, el cáncer de mama y los procesos industriales para obtener medicamentos con bioreactores.
  2. La gran hambruna de la patata“, donde se habla de la historia de Irlanda e Inglaterra, y protistas que infectan la patata y atraviesan océanos.
  3. Hermosas que prometen sexo y luego, nada“, que nos cuenta la historia evolutiva de las orquídeas y cómo son capaces de engañar a los insectos para atraerlos sin dar nada a cambio. Creo que extrapolar la idea de parasitismo y engaño a las sociedades humanas que daría para un buen libro de ciencia ficción.

En general, diría que se trata de un libro para personas interesadas en la ciencia, particularmente la biología o simplemente en las plantas y su no-tan-evidente mundo.

Para terminar, creo importante señalar que las ilustraciones de Yolanda González junto con los textos de José Ramón Alonso completan un delicioso cóctel de ciencia, historia y arte, perfecto para disfrutar con calma, capítulo a capítulo y que invita observar con fascinación al reino de las plantas.

 

Podando el árbol del conocimiento

arbol

Durante agosto he reducido mi lista de lectura de Pocket de 150 a tan solo 98 artículos (los más densos). Aún tengo horas de video de YouTube y Channel9 por ver, cursos pendientes por hacer en Microsoft Virtual Academy, Lynda (LinkedIn Learning) y Alison y docenas de libros y artículos por leer en PDF o papel.

No es que no lea, haga cursos y vea videos, es que no consigo hacerlo con la velocidad suficiente como para reducir su número. Llevo cerca de un año intentando reducir esas cifras, particularmente en Agosto, pero solo consigo frenar su aumento, que no es poco.

Revisando este blog es evidente que se trata de problema que está ahí desde hace tiempo, pero últimamente está empeorando debido a los múltiples roles que desempeño gracias al crecimiento profesional de mis últimos años: arquitecto de software, team leader, gestor de servicio, coach… Cada uno de ellos con unos requisitos de conocimientos y habilidades diferentes que no hacen sino ampliar el problema.

Entiendo que el origen de esto, no es tanto la cantidad de cosas que aparecen o toman relevancia en el plano técnico, como mi crecimiento profesional, mi dedicación a mi familia y mis años de experiencia y conocimiento acumulado. Esto último me hace más consciente ahora sobre lo que no sé en diversos dominios: tanto más allá de Microsoft, como más allá del desarrollo puro y duro. Otros han hablado ya del síndrome del impostor, pero este post no va de eso.

Creo que es momento de aceptar la realidad y dejar de nadar contra la corriente para empezar a navegar con ella. Dicho de forma menos poética esto implica reducir mi espectro de “intereses” y empezar a eliminar todo lo que no pueda traducirse en una mejora importante de mi vida. En particular, el tiempo que dedico fuera del trabajo a aprender o mantenerme al día debe tener una razón de peso para hacerlo y un impacto tangible. Por ejemplo, mi actividad en SwCraftersCLM continuará porque me carga las pilas aportar a una comunidad de forma directa y desinteresada. Además me pone en contacto con gente, problemas y soluciones fuera de las burbujas de Microsoft y Madrid, que siempre es algo bueno.

Escribo este artículo para obligarme a parar a pensar en este problema y en posibles soluciones; para ayudarme a seleccionar qué se queda y qué se va de todo ese conocimiento que tengo en cola; y para seleccionar una ruta más concreta de aprendizaje que mejore mi futuro.

Provisionalmente la lista de temas importantes para continuar aprendiendo o trabajando, es esta: Soft skills para mejorar lo que hago con personas, Arquitectura de Azure para no quedarme desactualizado al ritmo que lleva la nube en la que trabajo actualmente y Blockchain porque parece la tecnología con más potencial de los últimos 20 años… y además puede trabajarse en Azure.

NOTAS:

Dado que uso este blog como una bitácora donde apunto temas que quiero tener a mano en el futuro, he podido revisar mi proto visión de este problema a lo largo de los años (años ’10, ’11, ’12, ’15 y ’16).

Reproduzco aquí algunos extractos por si alguien tiene interés o ve paralelismos con sus propios problemas y le ayuda a resolverlos:

El mundo del desarrollo con Microsoft, a pesar de todas las facilidades, potencia y posibilidades de integración que ofrece, puede llegar a hacerse bastante cuesta arriba cada vez que sale una nueva versión de sus productos, algo que sucede, para bien o para mal, muy a menudo.

[…]

tenía ganas de soltarlo y pararme a pensar un rato sobre ello, porque el reciclaje constante, el cansancio acumulado gracias a mi pequeña Celia, y los proyectos pueden llegar a hacer pesados los días de I+D con límite de tiempo, y eso hay que atajarlo si no se quiere acabar con un síndrome de burnout.

Desde <https://jbolano.wordpress.com/2010/01/28/reflexion-sobre-el-desarrollo-de-software-tecnologias-y-herramientas-reciclaje-extremo/>

siempre hay que estar aprendiendo, pensando y probando, nunca puedes “apalancarte” y muchos acaban quemados o abandonando lo que parece una carrera de ratas. Al final los que quedan, son probablemente los que más y mejores soluciones conocen (por mera experiencia) y eso debería hacerlos valiosos por encima de modas.

Desde <https://jbolano.wordpress.com/2011/12/18/toma-de-decisiones-y-desarrollo-de-software/>

“¿cómo arreglamos este gap, este abismo de conocimientos que está cargándose la viabilidad de mi empresa?” La respuesta es, en mi opinión, que no se puede resolver, solo podemos tratar de minimizar el problema. Y para minimizarlo, al margen de reconocerlo en nosotros (sí, todos lo tenemos, no se libra ni Dios) y en los demás, debemos tratar de atacarlo a la mínima oportunidad: si vemos que nuestros compañeros desconocen algo o realizan tareas que debería estar realizando una máquina, debemos acercarnos y ayudar con ello. Se requieren también paciencia, curiosidad y humildad para reconocer nuestra propia ignorancia y ocasional estupidez. Y se requiere una voluntad de equipo para tratarla entre todos en el día a día, a pesar del estrés, los roces y los humos de cada uno de nosotros. Pero sobre todo, creo que se requiere valor y asertividad para cuestionarlo todo (independientemente de la jerarquía) y disentir públicamente.

¿Difícil? Sí. ¿Incómodo y desagradable en muchos casos? Desde luego. Pero la alternativa dada la velocidad de los acontecimientos, es el fracaso a medio y largo plazo. Y si no, que se lo digan a la industria musical (barrida por iTunes y el P2P), la industria del cine (barrida por Megaupload y los torrents) o la industria editorial (barrida por Amazon y los ebooks) entre otras afectadas por no tener un marco de conocimientos adecuado sobre la tecnología y las herramientas.

Desde <https://jbolano.wordpress.com/2012/08/14/el-abismo/>

el desarrollo de software ha pasado por muchas etapas en un periodo de tiempo muy comprimido y en cada una ha ido ganando complejidad, añadiendo capas de abstracción y mejorando todo lo existente anteriormente de manera fulminante (a ver quién se acuerda de Word Perfect, Altavista o Myspace). Y durante ese viaje, los desarrolladores hemos ido aprendiendo por las malas que cada problema es muy distinto y requiere distintas aproximaciones

Desde <https://jbolano.wordpress.com/2012/09/27/una-breve-historia-del-desarrollo-de-software/>

Creo que todas estas son buenas razones para esperar unos tiempos la mar de interesantes en todos los frentes, y estoy deseando ver qué pasa y cómo reaccionan competidores y mercados. Ver qué falla y que arrasa, y por supuesto qué más se saca todo el mundo de la manga.

Desde <https://jbolano.wordpress.com/2012/10/22/el-desembarco-de-normandia/?preview=true&preview_id=2446&preview_nonce=0f8b62d27f>

Para terminar solo quiero dejar una última reflexión: cuando veo desarrolladores que se enfrascan exclusivamente en su tecnología de trabajo actual y por falta de tiempo o curiosidad, saben poco o nada de otros campos, herramientas y tecnologías, pienso que es poco probable que sean capaces de aportar ideas nuevas y por lo tanto de evolucionar y mejorar. Y eso es malo para todos.

Desde <https://jbolano.wordpress.com/2015/03/22/reflexion-analogias-experiencia-directa-y-desarrollo-de-software/>

muchos eventos importantes en 2009: el embrión de Azure y Office 365 (BPOS), Android 2.0 (la primera versión buena), Windows 7 (el más querido), ECMAScript 5 (el JavaScript de la nueva web), Bitcoin (y la explosión del blockchain), GO (del que Javier nos dará una charla pronto) y Node JS (¿el nuevo Java/PHP?) del que vimos cómo se usaba en producción en las Lambdas del AWS de BrainSINS en el último Meetup.

Desde <https://jbolano.wordpress.com/2016/12/09/developer-timeline-1996-2016/>

SharePoint Saturday: Probots

El 20 de Mayo de este año di una charla conjunta con José Rafael, mi ex-compañero de fatigas en SharePoint y Project durante el SharePoint Saturday de Madrid. Era la primera vez que daba una charla en Microsoft y la experiencia resultó muy gratificante, especialmente por reencontrarme a José poco tiempo después de su cambio de empleo.

Se trata de la segunda charla sobre tecnología o producto que doy fuera de mi trabajo, para la “comunidad”, y además volví a repetirla el 1 de Junio en el Meetup de Software Crafters CLM en Toledo para un público menos… Microsoft.

Supongo que a partir de la tercera charla de comunidad, será mejor que vaya tomando notas, como hago con los libros. En este caso solo comentaré que el evento estuvo muy bien organizado y el ambiente fue muy bueno, por lo que recomendaría acudir a cualquiera que quiera conocer un poco la comunidad que hay alrededor de las tecnologías de Microsoft.

Por último si alguien tiene interés, las charlas fueron grabadas (proyección + audio) y la nuestra puede verse o descargarse desde Channel 9: Probots: Azure Bots y Project Online.