Libro: Sapiens. De animales a dioses.

sapiens

Título: Sapiens. De animales a dioses. Una breve historia de la humanidad
Autor: Yuval Noah Harari
Editorial: Debate

Recuerdo haber visto recomendaciones sobre este libro en varios sitios y por diferentes personas. Las suficientes como para resultarme atractivo. Y pensando en que sería un libro parecido a “Una breve historia de casi todo” de Bill Brison, “La cuchara menguante” de Sam Kean, o “La historia del mundo en 100 objetos” de Neil MacGregor,  lo compré con idea de tener entretenimiento para varias semanas.

Sin embargo, me he encontrado con algo más interesante. No se trata de una breve historia de la humanidad, sino de una visión alternativa a la historia que se suele contar sobre la evolución de la humanidad y la cultura. Esta visión alternativa puede llegar a ser interesante, incómoda u ofensiva dependiendo de quien lo lea y muchos de los puntos de vista que expone pueden resultar extraños o extravagantes para mucha gente. Esto último lo sé porque yo mismo he mantenido opiniones similares acerca de varios de los temas del libro durante años y siempre se han sido considerados radicales. Quizá ahora que alguien ha escrito un best seller bien trabajado al respecto, empiecen a convertirse en ideas mainstream, pero no sé si eso es algo bueno o malo.

Probablemente las ideas más interesantes que he sacado del libro han sido: 1) que la humanidad solo puede ser efectiva si comparte fantasías comunes como los derechos humanos, la democracia o el capitalismo. Y 2) que la única forma en que la humanidad evoluciona y “mejora” es colaborando de forma más efectiva en grupos cada vez mayores. La primera idea es una bofetada a varios niveles para cualquier persona moderna criada en los valores de occidente, la segunda es una idea que permite pensar de nuevas formas sobre todo tipo de temas.

De todos modos, aunque el libro es muy entretenido y en general estoy de acuerdo con las conclusiones, hay bastantes puntos de la argumentación que me parecen forzados o retorcidos para apoyar las ideas del autor. En algunos casos, por ejemplo, usa correlaciones para señalar causalidad, en otros usa las fuerzas capitalistas para explicar (a mi juicio) de manera simplista todas las expediciones marítimas desde Colón y me parece que, aunque la narrativa que ofrece es muy entretenida, mezcla tanto datos reales como deseos para sostener lo que dice, lo que resta credibilidad al libro.

Dicho esto, sigo pensando que es un libro muy entretenido con ideas poderosas e interesantes y que bien merece una lectura si te interesa la historia, la humanidad y el futuro. No creo que compre la segunda parte “Homo Deus” porque no veo qué puede aportar sobre las novelas de ciencia ficción, pero quizá busque alguna obra anterior y tendré en cuenta nuevos libros del autor.

Dado que el libro está narrado hilvanando ideas simples y normales en ideas complejas y radicales, no he visto nada citable de corta extensión, pero creo que merece la pena recomendar algunos libros comentados anteriormente en el blog que creo que pueden aportar algo antes o después de leer este libro. La lista es larga, pero creo que eso ayuda a entender la gran extensión de temática de este libro y el que no me haya cogido tan de sorpresa. Ahí va, categorizados en 4 grandes categorías:

  1. Pasado
    1. La historia del mundo en 100 objetos
    2. 1177 a.C
    3. Sociedad y cultura en la antigua Mesopotamia
    4. Innovación y tradición. Historia de la tecnología moderna
    5. El sueño del neandertal
    6. El príncipe
    7. El plan maestro
    8. El fantasma del ingeniero asesinado
  2. Mente, individuo y modelos mentales
    1. Pensar rápido, pensar despacio
    2. No pienses en un elefante
    3. El hombre en busca de sentido
    4. Las grandes revoluciones del management
    5. Capitalismo caníbal
    6. Antifrágil
    7. La tabla rasa
  3. Futuro
    1. Seveneves. Siete Evas (novela)
    2. Numerati
  4. Inclasificable
    1. El espejismo de Dios
    2. Trilogía Paralaje Neandertal: Híbridos, Humanos, Homínidos. (Novela)
    3. El cálculo de Dios (novela)
Anuncios

Libro + reflexión: El ejército perdido

Office Lens_20150714_090046_processed

Título: El ejército perdido

Autor: Valerio Massimo Manfredi

Editorial: Debolsillo

En Agosto de 2009 abandoné el Anábasis de Jenofonte como lectura veraniega pensando en retomar la historia en un formato más digerible para un tipo del siglo XXI. Por eso busqué el best seller de Manfredi del que viene esta reseña. Y creo que fue un error.

Cuando empecé a hojearlo ya en casa, empecé a sospechar que Manfredi está dirigido a un público femenino, al menos en esta novela. Supongo que esto es argumentable al ser el personaje principal una mujer, aunque luego no haya un exceso de relaciones románticas en el libro. Y en realidad que esté escrito para un público u otro da igual, como se puede ver por la variedad de libros que leo no tengo un problema con esto; incluso me gusta la obra de Anne Rice. Pero me temo que la técnica de este libro o su traducción son muy malas, llegando a identificar párrafos calcados entre capítulos del libro y observando un abuso de ciertos adjetivos. Supongo que eso ya es bastante malo pero la novelización que ha hecho Manfredi del Anábasis tampoco me ha llegado a enganchar en ningún momento y las descripciones del entorno, acciones, personajes son muy pobres.

He de decir en su defensa que, sin embargo, a mi mujer le ha encantado y ha empezado a leer Alexandros del mismo autor. Pero yo recomiendo infinitamente más cualquier libro de Santiago Posteguillo.

Sea como fuere, este libro me ha permitido echar una mirada a la historia de Jenofonte y la expedición de los 10.000. Un poco más tarde de lo que pensaba sí, pero una historia de hace 2.400 años puede aguantar algunos más.

Sobre la historia en sí, es inspiradora: un ejército profesional, con unidad y un liderazgo adecuado, puede poner en jaque a un imperio por grande que este sea. Desgraciadamente este libro no es la mejor forma de conocerla.

Reflexión

Una vez leída la historia de Jenofonte y algo de su contexto y posterior importancia, he estado pensando que básicamente Jenofonte escribió lo que hoy seria un blog sobre su experiencia en el proyecto de la expedición de los 10.000. Más tarde un tal Alejandro Magno lo leyó y usó intensivamente como parte de su propio proyecto de conquista del imperio Aqueménida. Y más adelante un tal Lucio Cornelio Escipion usó en la batalla de Magnesia una maniobra similar a la que ejecutó Alejandro en Gaugamela, en este caso para proteger a Roma. Muchos siglos después un tal Peter Drucker empleó, entre otros recursos, la historia de Jenofonte para hablar de liderazgo y procesos, y su obra influenció junto con la de Edward Deming la filosofía empresarial de la economía japonesa llevándola a lo más alto de la mano de gente como Taiichi Ohno y su Lean Manufactoring y Kanban. Ideas y procesos que a día de hoy han empapado el desarrollo de software de metodologías Ágiles.

Parece que al final hay muchas ideas asociadas que poco a poco, a lo largo del tiempo van conectando de formas a priori extrañas. Supongo que alguien que quiera mejorar procesos, a parte de experimentar, debe leer mucho y variado. Y hoy leer es más fácil que nunca para quien tiene interés.

 

Libro: 1177 a.C.

WP_20150705_016

Título: 1177 a.C.

Autor: Eric H. Cline

Editorial: Crítica

Compré este libro porque necesitaba leer algo en papel que no tuviese que ver con SharePoint y dados mis intereses en la cultura sumeria, el mito de la Atlántida y la actual situación de abismo económico y global en que vivimos por la(s) crisis de la Eurozona, Grecia, Ucrania, el calentamiento global, etc. Me pareció una elección segura.

El caso es que el libro tiene buena pinta: hace más de 3.000 años las civilizaciones del Mediterráneo oriental, poseían una economía y unas relaciones políticas que no tenían nada que envidiar a las actuales. Pero en un corto periodo de tiempo todas se derrumbaron. ¿Por qué? ¿son los “Pueblos del Mar” la causa? ¿desastres naturales? ¿guerra? ¿enfermedad? ¿cambio climático?

Con esa idea de apocalipsis misterioso en el pasado remoto en mente he de reconocer que me ha decepcionado encontrar lo que podría ser un largo artículo académico sobre el tema, con una investigación de todos los hallazgos relevantes y una serie de hipótesis a comprobar. Sin embargo una vez que te haces al tono académico el contenido se hace muy interesante.

No voy a extenderme en esta reseña dado que el contenido es bastante más denso de lo habitual y difícil de transmitir en un espacio tan corto, así que me ceñiré a tres temas.

El primero es que el libro detalla las relaciones políticas y económicas de los imperios de la época, quedando claro que no hemos evolucionado en ese sentido en los últimos miles de años. Esto por si solo ya merece la lectura del libro.

El segundo es que la respuesta que da el autor del libro no es nada sorprendente: la razón de la caída de la civilización en aquella época se debió a una suma de factores que unidos, arrasaron un sistema altamente complejo y entrelazado. Supongo que Nassim Taleb estará de acuerdo en esta tesis.

El tercero es que las últimas páginas del libro incitan a la reflexión: si un sistema como el nuestro dio al traste por una serie de eventos a lo largo de un periodo de tiempo, ¿podría pasarnos lo mismo y no ser capaces de verlo venir? ¿o podría ser que no seamos capaces de evitarlo? Y en cualquier caso ¿deberíamos evitarlo? Al final, el libro da un mensaje positivo al respecto: para que las nuevas sociedades y el progreso avancen, los imperios deben caer. Y justo hoy Grecia tiene a Europa en vilo.

Y eso es todo. Es un libro que volvería a leer, pero me temo que no se me ocurren más de dos personas a las que se lo recomendaría. En cualquier caso es una buena lectura tras “La historia del mundo en 100 objetos“.

Aníbal el gestor de proyectos

Mi padre siempre tuvo mucho interés en la figura de Aníbal Barca, el general cartaginés que puso en jaque a la pujante república romana en la segunda guerra púnica hace casi 2000 años. Me contaba como partió desde el norte de África, atravesó la península Ibérica reclutando tropas y asegurándose una línea de suministros, atravesó los Alpes con elefantes de guerra cuando nadie lo imaginaba posible y como puso en jaque a todo lo que Roma pudo echarle encima durante años de sembrar el terror en el corazón de la República… para ser finalmente fue derrotado por un general enemigo (Escipión el Africano), con un plan lo suficientemente audaz y quizá por la falta de recursos que le provocaron los propios gobernantes cartagineses.

Aníbal fue una de esas personas que pudo haber cambiado la historia del mundo a lo grande. ¿Imaginas un mundo en el que el Imperio Romano no hubiese existido? Quizá ahora estaríamos hablando una variante del persa, la Iglesia Romana no habría existido y sabe dios qué clase de cultura tendríamos en Europa.

En inferioridad

Y pensando en Aníbal y en sus estrategias de batalla, no puedo dejar de ver ciertos paralelismos con los proyectos de desarrollo de software y una pregunta que me hago constantemente: ¿Cómo llevas a buen puerto un proyecto con menos recursos de los necesarios?

Una de las batallas de Aníbal, la batalla de Cannas o Cannae, es uno de los mejores ejemplos de cómo vencer a un enemigo superior en número aprovechando el conocimiento del terreno y planteando una estrategia que incluye conocer las características de tus tropas y ejercer el liderazgo de forma directa.

En esa carnicería, Aníbal logró utilizar las elevaciones del terreno, el curso del rio Ofantos (el entorno y circunstancias) y la variedad de fuerzas que tenía a su disposición: un ecléctico conjunto de caballería númida, infantería pesada cartaginesa e infantería ligera ibérica (el equipo). Planificando la batalla al milímetro (la planificación) y usando todo lo aprendido y refinado en batallas anteriores (la experiencia), supo leer la estrategia romana por adelantado (prevención) y acertó a situarse en el centro de todo el meollo, es decir en la peor parte, para poder infundir valor y mantener el orden evitando así el colapso previsible de su línea de batalla (liderazgo, control y un par de huevos) en circunstancias normales.

No rompas la línea, soldado

La línea de batalla es el nombre que se le da al “muro” de soldados que plantamos frente al enemigo y mantenerlo entero evita que el enemigo divida nuestras fuerzas en dos o más grupos. Una ruptura en nuestra línea impedirá la coordinación entre grupos aislados, debilitando a las unidades por falta de apoyo y facilitando que se nos rodee convirtiéndonos de facto en pasto de buitres. Por ello jamás debe (siempre hay excepciones) romperse la línea pues la única opción es la retirada (total, o para recomponer la línea). O el exterminio, claro, que en este caso se produjo en el bando romano gracias a la unidad del frente cartaginés.

No rompas la línea, developer

En desarrollo de software, también existe esa línea de batalla, y la compone cada uno de los miembros del equipo. Si alguno de los miembros del equipo se retira de un proyecto para trabajar en otro, habremos dejado un hueco en nuestra línea. Uno que debe ser cubierto por un perfil similar, o que debe ser cerrado reduciendo la longitud de nuestra línea.

Esto se traduce en que si tenemos un número de desarrolladores pequeño, nuestra línea, al alargarse para abarcar más, será fina, y por tanto débil, incapaz de soportar una ampliación o cambio en el proyecto (o el aumento de proyectos). Por otro lado, si nos empeñamos en mantener la línea con cierto “grosor”, el aumento de alcance de un proyecto o del número de proyectos acabarán por rodearnos, o colarse por nuestros huecos. Y si el trabajo nos rebasa por los flancos tendremos una versión de la carnicería de Cannas en versión desarrollo de software. En caso de que nuestra línea deje huecos, nos dividiremos, perderemos la comunicación, nos aislaremos y lo más probable es que aunque algunos puedan huir, el resto acabe siendo pasto de los buitres de un proyecto fallido.

Como última reflexión, normalmente toda derrota en el campo de batalla se traduce en dolor, sangre, soldados desertando, generales que se retiran antes del previsible final, y algún que otro héroe que morirá igualmente. Además de los castigos ejemplares para los supervivientes, porque hay que dar ejemplo :-(. Es curioso cómo pueden llegar a parecerse el desarrollo de software y las batallas de la antigüedad.

Libro: El hombre en busca de sentido

viktor

Título: El hombre en busca de sentido

Autor: Viktor Frankl

Editorial: Herder

Hacía tiempo que quería leer a Viktor Frankl. En concreto desde la primera vez que escuché la palabra “proactividad” saliendo de la boca de alguien en uno de mis primeros trabajos y quise saber más sobre el tema. Desde entonces ha llovido mucho y por alguna razón llevo algún tiempo pensando en algunas oficinas modernas que se asemejan demasiado a campos de concentración. Por esa razón, cuando vi el libro en Hojablanca, no lo pensé dos veces y lo compré para leerlo de inmediato.

Al empezar a leerlo esperaba algún sesudo análisis psicológico sobre la vida en los campos de concentración, pero encontré sin embargo algo más parecido a un diario bastante neutro (al menos en su forma y prosa) de un superviviente de varios campos de concentración nazis.

Es chocante la aparente tranquilidad y objetividad con la que Frankl habla de la vida en el campo incluyendo pequeños detalles aparentemente irrelevantes para la historia como lo que significaba ver fumar a un preso común, o el problema que suponía el edema por desnutrición en invierno. La forma tan pausada y en apariencia tranquila con la que Frankl habla de la pérdida de su mujer, sus padres, su obra… las palizas y los compañeros muertos, la vida destrozada que debe recomponer tras la experiencia… Todo se lee con facilidad, pero tras cada capítulo he tenido que parar a “respirar” a pensar y asimilar lo leído. No hay recuerdo que ningún libro me haya empujado a eso tras terminar todos y cada uno de los capítulos.

Es una obra extraña y única sin duda: Un superviviente del horror nazi, un hombre que lo ha perdido todo, alguien que no solo rehace su vida, sino que publica su historia y acaba alcanzando el éxito. Un hombre sin odio, con ansia de vivir, de construir y de ayudar. Y a pesar de todo, una vez terminado el libro, creo que lo que más me sorprende es que consiguiese salir vivo de los campos de concentración y hablar públicamente de ello. Al fin y al cabo el mismo indica que los primeros en caer en los campos eran las mejores personas. Y a mi Viktor Frankl me lo parece.

Para quien esté buscando un material excelente para novelas, información de primera mano sobre la vida en los campos de concentración, psicología y dinámicas de grupo en situaciones extremas o algo de filosofía o ayuda para crisis vitales, creo que este es un buen libro. Aunque creo que es además un gran libro, de los que deberían obligar a leer en las escuelas para ampliar los horizontes de esos proyectos de persona que llamamos hijos.

Como veo que me estoy poniendo trascendental y como el libro es corto y merece leerse voy a terminar con una sola cita del libro que recomiendo leer varias veces, tranquilamente y con plena atención (como todo el libro en realidad). Y a recomendar de nuevo la lectura del libro.

El talante con el que un hombre acepta su ineludible destino y todo el sufrimiento que le acompaña, la forma en que carga con su cruz, le ofrece una singular oportunidad —incluso bajo las circunstancias más adversas— para dotar a su vida de un sentido más profundo. Aun en esas situaciones se le permite conservar su valor, su dignidad, su generosidad. En cambio, si se zambulle en la amarga lucha por la supervivencia, es capaz de olvidar su humana dignidad y se comporta poco más allá a como lo haría un animal, igual que nos recuerda la psicología de los internados en un campo de concentración. En esa decisión personal reside la posibilidad de atesorar o despreciar la dignidad moral que cualquier situación dificil ofrece al hombre para su enriquecimiento interior. Y ello determina si es o no merecedor de sus sufrimientos.

Libro: Simiocracia

WP_20150215_001

Titulo: Simiocracia. Crónica de la Gran Resaca Económica

Autor: Aleix Saló

Editorial: Debolsill / Random House Mondadori

Hace un par de años leí otro de los “libros” de Saló (Europesadilla) y me gustó bastante, así que por los 10 € que cuesta, cuando vi este hace unos días en Hojablanca, me di el capricho.

El libro, comic o como quiera llamarse, es una crónica, una narración muy bien hilada, inteligible y que de momento (se publicó en 2012), está aguantando bien el paso del tiempo. Aunque como indica su autor en el prólogo, se trata de una simplificación de las explicaciones de otros, diría que informa mucho mejor que la prensa generalista, supongo que debido en parte a que no necesita vender algo diariamente a base de titulares impactantes y en parte a que la prensa generalista actualmente es propaganda de pago.

En cualquier caso, si alguien necesita un resumen mejor del libro (y ojo que leerlo no lleva más de una hora), siempre puede recurrir a YouTube.

Por último me gustaría comentar que las tesis contenidas en el libro (2012, ojo) apuntan a un aumento de los partidos extremistas y una nueva guerra mundial en algunos años. Y con esas ideas en mente, lo de Syriza, la deuda griega y el ambientazo en Ucrania unido al terrorismo del Estado Islámico, dan que pensar.

Libro: El imperio alemán (1870-1919)

wp_ss_20150124_0001

Título: El imperio alemán (1870-1919)

Autor: Michael Stürmer

Editorial: Mondadori

Cogí este libro pensando que, dado que Alemania ocupa una posición importante en la Unión Europea a la que mi país pertenece, debería conocerla un poco mejor. Y dado que la historia ayuda a entender el presente, ¿que mejor que leer sobre la historia de Alemania para conocer un poco mejor a la actual? Y en efecto leer este libro saca a relucir la enorme cantidad de lagunas de conocimiento que tengo sobre ella.

El libro narra de forma bastante amena la historia de Alemania desde Bismark hasta Hitler, de como estaba estructurada, quien mandaba, qué tipo de cambios se dieron a nivel social y como interactuó con el resto de potencias del continente. Aunque evidentemente lo hace una forma superficial (es un libro bastante corto), es suficiente para entender lo compleja que ha sido la formación de Alemania y por ello creo que empiezo a entender que se trata de un país mucho más complicado de lo que nos permitimos pensar. Y todo ello sin entrar a la Segunda Guerra Mundial y la reunificación alemana.

En resumen yo diría que se trata de un libro interesante para quien quiera saber algo sobre la historia “reciente” de Alemania y que seguramente ayude al lector a descubrir que no tiene ni idea sobre la sociedad alemana. El libro obviamente no va a arreglar eso, pero saber que no se sabe, ya es algo, y las noticias y discusiones sobre Alemania y la UE se ven de muy diferente forma.