Paradigmas de organización y estrategias de rentabilidad

Hace un par de días estuve consultando (en papel) el “Manual de la sociología del trabajo y de las relaciones laborales” (H.-D.Köhler y A. Martín Artiles) donde me topé con un capítulo titulado “Paradigmas de la organización del trabajo” que llamó especialmente mi atención.

En el capítulo se habla de diferentes paradigmas, entre ellos “taylorismo” y “lean”, muy relacionado con el mundo de la fabricación industrial y las cadenas de montaje pero también con el desarrollo ágil de software.

El libro es descriptivo, no prescriptivo, es decir: solo enumera, describe y comenta contexto, ventajas y críticas de los diferentes paradigmas y sus implementaciones. Pero aun así me ofreció una visión diferente de la que solemos ver en talleres y charlas de desarrollo ágil. Una visión más coherente con la realidad de los equipos que he conocido.

Algunas de las cosas que se comentan son:

  1. Que “ninguno de estos modelos ha funcionado según ‘el libro de texto’ de las escuelas de negocio, ni siquiera los casos de Ford, GM o Toyota”. Esto cuadra con la discusión sobre si hay que adaptar Scrum a la organización/equipo o si no funciona porque “no se está haciendo Scrum de verdad”. En la realidad ningún paradigma se ha seguido de forma “pura”, sino en formas híbridas para adaptarse al contexto.
  2. Las metodologías “lean” derivaron en un ultra-taylorismo. Aun peor que el taylorismo al que pretendía sustituir, debido al control absoluto que establece a base de visibilidad y transparencia. Este control generó diversas críticas en los entornos industriales de los ’90 por el estrés que provocaba en los trabajadores. Cuadra con el sobre nombre de “Hacienda Scrum” que he llegado a oír: Scrum vista como esclavos recogiendo algodón de sol a sol, día tras día.
  3. Existe otro paradigma (el último que comenta) denominado “sistema de producción reflexivo”, también llamado Volvoismo o Kalmarismo por la empresa (Volvo) y lugar (Kalmar) en que nació: la planta Volvo-Udevalla. Al parecer quedó solo en un experimento por diferentes motivos, entre los que están las operaciones contables en que se le imputaban costes ajenos (un clásico de muchas empresas). Al parecer los equipos eran muy autónomos, permitían una flexibilidad enorme en la producción y se asemejaban más a talleres “neoartesanos” que a naves industriales. Un modelo no exento de críticas en cualquier caso.
  4. Se pueden distinguir paradigmas de organización en función de sus “estrategias de rentabilidad”, es decir: según como buscas ganar dinero tiendes a organizar las cosas de una u otra forma. Una empresa que gana dinero por volumen (paradigma fordista) o por reducción de costes (paradigma toyotista), harán cosas diferentes y le irá mal aplicando cualquier otro paradigma. Esto cuadra muy bien con mi experiencia y sé que sin entender esto es fácil aplicar cosas que dañarán a la empresa.
  5. Parece claro que el éxito o fracaso de cualquier organización depende de muchos factores y el paradigma que emplee puede ser tanto una consecuencia como una razón de éxito o fracaso. Los contextos en que se mueven las organizaciones cambian constantemente. La política, el mercado laboral y el estado de la economía influyen y condicionan completamente los resultados y la evolución de las empresas.

Un libro interesante. Como mínimo para consultar algún que otro capítulo.

Para terminar, he generado una hoja de cálculo para tener a mano la matriz de comparación que contiene, sobre paradigmas y estrategias. Porque espero poder darle uso tarde o temprano, pero igual alguien más quiere echarle un ojo:

Paradigmas de organización y estrategias de rentabilidad

Anuncios

Libro: Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes (1 y 2)

cuentos de buenas noches

Título: Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes. (1 y 2)
Autoras: Elena Favilli, Francesca Cavallo
Editorial: Destino Infantil & Juvenil

Adquirí estos libros para poder continuar la agradable costumbre de leerle un cuento para dormir a mi hija, tras acabar de leerle Women in Science. Creo importante que tenga referentes femeninos de calidad y además parece una buena manera de hablarle de Historia dado el intervalo temporal que abarca. Y a ella le encanta.
Me parece importante poder hablar con ella de otras culturas y épocas en esta esta burbuja de bienestar llamada España, para que entienda el mundo en el que vive y amplíe sus horizontes. Y estos libros ayudan a hacer las tres cosas fácilmente.

En cuanto al contenido del libro, no hay mucho que explicar, pero sí bueno: es un libro de tapa dura, orientado al público infantil, con historias cortas (de una cara) y abundantes ilustraciones a toda página. Perfecto para leérselo, admirarlo y para que lo lea por su cuenta.
Quizá la parte interesante para los adultos sea la cantidad de colaboración entre mujeres que ha supuesto (no hay ni un solo texto o dibujo firmado por hombres).

Libros recomendables a padres con hijas en edad de leer.

 

Libro: Shackelton, el indomable

shackleton

Título: Shackleton, el indomable. El explorador que nunca llegó al polo sur.
Autor: Javier Cacho.
Editorial: Fórcola

Javier Cacho es físico , científico y escritor. Y ha sido jefe de la base antártica española Juan Carlos I en varias ocasiones.
Como me interesaba la historia de la exploración antártica desde que leí “El peor viaje del mundo” (la de Scott) hace cerca de 10 años, y además conocía algo de la figura de Shackleton, me acerqué a escuchar a Javier hablar sobre el explorador en julio de 2017 en la biblioteca del Alcázar de Toledo, donde adquirí su libro firmado y dedicado. Todo un combo. :-)

galleryContent-2097421670

Es de agradecer que Javier hiciera una muy entusiasta presentación del explorador irlandés y supiera transmitir su admiración y cariño por él. Pero es que además el libro, que es una excelente biografía, transmite fuertes sentimientos y le mete a uno en la piel del personaje. Tanto es así que llegué a pasarlo mal leyendo las páginas dedicadas a la expedición del Endurance, en particular a partir de la salida de Shackleton y sus hombres en el bote salvavidas James Caird, hacia Georgia del Sur, desde Isla Elefante. Toda una experiencia.

Del libro se pueden extraer muchas lecciones sobre liderazgo, exploración, innovación y la vida en general y, aunque cada cual extraerá las suyas, voy a poner algunas notas personales que he tomado leyendo el libro y que me gustaría recordar:

  1. La relación con Scott tras el Discovery, no era buena por decirlo suavemente, pero fueron bastante discretos y al parecer se respetaban. Se puede estar a malas con alguien a quien respetas.
  2. La Antártida es lo más parecido a viajar a otro planeta que existe en la Tierra. Y tan importante es el “cómo”, como el “con quién” vas.
  3. Las expediciones del Discovery, Nimrod, Endurance y Quest, son interesantes tanto en su planificación como en la ejecución y me dan que pensar en mi propio trabajo: La suerte y las circunstancias tienen un impacto enorme en entornos desconocidos, independientemente de la (absolutamente necesaria) planificación. Ser ágil, adaptarse y mantener una actitud positiva son cosas esenciales para el éxito. Y aunque a menudo, no es posible el éxito absoluto (el esperado inicialmente), sí es posible lograrlos relativos (cuando las circunstancias lo cambian todo).
  4. Las relaciones personales son importantes en el corto plazo, pero en el largo hay mucha gente en el mundo y la vida da muchas vueltas. Hay que saber adaptarse y esforzarse para avanzar.
  5. Shackelton era un vividor y un manirroto. Le gustaba vivir a todo trapo y quería dar un pelotazo con el que retirarse, pero nunca le fue bien en los negocios y vivir a todo trapo sin eso, requiere esfuerzo.

Para terminar, estas son las habituales citas que espero aviven el interés sobre el libro, el autor, o la exploración antártica:

[Una afirmación en el libro que me llamó la atención al estar relacionada con contenedores pero que no he podido corroborar ni ampliar todavía] Shackleton había ordenado que todo fuese embalado en unas cajas que mandó construir ex profeso y que facilitaron tanto la estiba en el barco como la descarga, porque además de tener todas las mismas dimensiones, eran relativamente pequeñas, de tal forma que podían ser transportadas por un solo hombre.

En una entrevista que le hizo un periodista mientras preparaba esta expedición, trató de sistematizar los criterios que estaba utilizando para la elección de sus hombres. “En primer lugar, optimismo,; en segundo lugar, paciencia; en tercero, fortaleza física; en cuarto, idealismo y, en quinto y último lugar, valor. Casi todos los hombres son valerosos -siguió diciendo como quitando importancia a este atributo para resaltar otros a su juicio más importantes-, pero el optimismo contrarresta a desilusión y confiere una fuerza sobrehumana para seguir… la impaciencia lleva al desastre… la fortaleza física no compensa las dos primeras cualidades” […] Esta opinión suya […] encierra un gran conocimiento psicológico de la persona en situaciones de crisis. […] Tampoco buscó específicamente personas con experiencia polar […] parece que consideró que, al igual que a él no le hizo falta mucho tiempo para adaptarse al medio polar, también sus hombres podrían adaptarse sin problemas.

[Sobre el mítico anuncio en el periódico de “Men wanted for hazardous journey“] Pese a lo ampliamente divulgado que está el anuncio, que ha llegado a aparecer en el libro “The world’s 100 greates advertisments”, e incluso pueden encontrarse en Internet varias fotografías de recortes de prensa del supuesto original, hay que aclarar que el anuncio nunca existió.

Uno puede acostumbrarse a las incomodidades e incluso aprender a sobrellevarlas con paciencia, pero la monotonía erosiona la esperanza y sin ella las dificultades se tornan insuperables. Habían pasado casi dos años en los que sólo habían visto las mismas caras, escuchado las mismas historias y leído varias veces los pocos libros que tenían. Pero, sobre todo, llevaban dieciocho largas y aburridas semanas esperando.

Disney, ciencia y exploración espacial

No suelo hablar del espacio (astronomía, astrofísica, cohetes…) en este blog. A pesar de ser algo que mi padre me contagió y muestro a veces, obviamente soy más un consumidor que un productor de contenidos fuera de mi campo. Por eso cuando vi Marte (2016), de National Geographic en Netflix, acabé buscando y recordando otros contenidos relacionados.

Incluyo en este post la lista para cualquiera que pueda estar interesado en conocerlos, disfrutarlos o usarlos para introducir a niños y niñas en la ciencia y la tecnología. Ahí va.

Marte, de National Geographic es una miniserie de 6 capítulos que narra en formato ficción futura unido a documental en el presente, la llegada de los primeros humanos a Marte y la construcción de una colonia permanente en el planeta.
Aunque la primera temporada está en Netflix, pueden encontrarse capítulos en español como este en Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=X7UsCgy9B8c

Disney produjo una extraordinaria colección de videos en los años ’50 sobre diferentes temas como los proyectos de ir al espacio, la Luna y Marte, algo en lo que estaban trabajando tanto los EEUU como la extinta URSS. Todos ellos con científicos de acento extranjero como Von Braun y animaciones de época.

Disney Animated Educational Video Man in Space 1955

Disneyland – Mars and Beyond

Disney Education Animation – Man and the Moon (1955). Con von Braun apareciendo sobre el minuto 21.

Disney también produjo pequeñas películas sobre física y satélites de predicción y (futuro) control del clima.

Disneyland – Out Friend the Atom (1957)

Eyes in Outer Space 1959

Otro de los contenidos, aunque lo vi hace tiempo, es el video de Russ Olsen en el evento de desarrolladores GOTO de 2015. Creo que es muy interesante para programadores o técnicos que trabajen en proyectos grandes y complejos que nunca antes se han llevado a cabo. Quizá los que hayamos trabajado en start-ups lo veamos con más interés. Pero también contiene algunos detalles sobre los programas Apolo, Gemini, etc que me parecen muy interesantes.

GOTO 2015 – To the Moon

Sobre Disney y la relación de Walt con Tomorrowland o Marte, hay un muy interesante documental.

Great Big Beautiful Tomorrow: The Futurism

Para terminar, no puede faltar Elon Musk y su anuncio en septiembre de cómo planea colonizar Marte.

Elon Musk Reveals His Plan for Colonizing Mars

Ver todos estos vídeos juntos me produce una mezcla de: decepción por el parón en exploración espacial que se produjo tras la llegada a la Luna; emoción al ver lo “cerca” que estamos de colonizar otro planeta; e interés por ver como evoluciona el plan y la tecnología, ya sea de mano de Musk o de cualquier otro magnate visionario, empresa u organismo nacional o internacional.

También me ha permitido reconocer y recordar lo cerca que están Walt Disney y Elon Musk. Ambos están presentes en Iron Man 2: el primero con la clarísima referencia en el film del “mundo del mañana” de Howard Stark, el segundo como inspiración para el personaje de su hijo Tony Stark, Tesla incluído en el garage. Y por si fuera poco Disney compró Marvel el año del estreno de la película.

Libro: Sapiens. De animales a dioses.

sapiens

Título: Sapiens. De animales a dioses. Una breve historia de la humanidad
Autor: Yuval Noah Harari
Editorial: Debate

Recuerdo haber visto recomendaciones sobre este libro en varios sitios y por diferentes personas. Las suficientes como para resultarme atractivo. Y pensando en que sería un libro parecido a “Una breve historia de casi todo” de Bill Brison, “La cuchara menguante” de Sam Kean, o “La historia del mundo en 100 objetos” de Neil MacGregor,  lo compré con idea de tener entretenimiento para varias semanas.

Sin embargo, me he encontrado con algo más interesante. No se trata de una breve historia de la humanidad, sino de una visión alternativa a la historia que se suele contar sobre la evolución de la humanidad y la cultura. Esta visión alternativa puede llegar a ser interesante, incómoda u ofensiva dependiendo de quien lo lea y muchos de los puntos de vista que expone pueden resultar extraños o extravagantes para mucha gente. Esto último lo sé porque yo mismo he mantenido opiniones similares acerca de varios de los temas del libro durante años y siempre se han sido considerados radicales. Quizá ahora que alguien ha escrito un best seller bien trabajado al respecto, empiecen a convertirse en ideas mainstream, pero no sé si eso es algo bueno o malo.

Probablemente las ideas más interesantes que he sacado del libro han sido: 1) que la humanidad solo puede ser efectiva si comparte fantasías comunes como los derechos humanos, la democracia o el capitalismo. Y 2) que la única forma en que la humanidad evoluciona y “mejora” es colaborando de forma más efectiva en grupos cada vez mayores. La primera idea es una bofetada a varios niveles para cualquier persona moderna criada en los valores de occidente, la segunda es una idea que permite pensar de nuevas formas sobre todo tipo de temas.

De todos modos, aunque el libro es muy entretenido y en general estoy de acuerdo con las conclusiones, hay bastantes puntos de la argumentación que me parecen forzados o retorcidos para apoyar las ideas del autor. En algunos casos, por ejemplo, usa correlaciones para señalar causalidad, en otros usa las fuerzas capitalistas para explicar (a mi juicio) de manera simplista todas las expediciones marítimas desde Colón y me parece que, aunque la narrativa que ofrece es muy entretenida, mezcla tanto datos reales como deseos para sostener lo que dice, lo que resta credibilidad al libro.

Dicho esto, sigo pensando que es un libro muy entretenido con ideas poderosas e interesantes y que bien merece una lectura si te interesa la historia, la humanidad y el futuro. No creo que compre la segunda parte “Homo Deus” porque no veo qué puede aportar sobre las novelas de ciencia ficción, pero quizá busque alguna obra anterior y tendré en cuenta nuevos libros del autor.

Dado que el libro está narrado hilvanando ideas simples y normales en ideas complejas y radicales, no he visto nada citable de corta extensión, pero creo que merece la pena recomendar algunos libros comentados anteriormente en el blog que creo que pueden aportar algo antes o después de leer este libro. La lista es larga, pero creo que eso ayuda a entender la gran extensión de temática de este libro y el que no me haya cogido tan de sorpresa. Ahí va, categorizados en 4 grandes categorías:

  1. Pasado
    1. La historia del mundo en 100 objetos
    2. 1177 a.C
    3. Sociedad y cultura en la antigua Mesopotamia
    4. Innovación y tradición. Historia de la tecnología moderna
    5. El sueño del neandertal
    6. El príncipe
    7. El plan maestro
    8. El fantasma del ingeniero asesinado
  2. Mente, individuo y modelos mentales
    1. Pensar rápido, pensar despacio
    2. No pienses en un elefante
    3. El hombre en busca de sentido
    4. Las grandes revoluciones del management
    5. Capitalismo caníbal
    6. Antifrágil
    7. La tabla rasa
  3. Futuro
    1. Seveneves. Siete Evas (novela)
    2. Numerati
  4. Inclasificable
    1. El espejismo de Dios
    2. Trilogía Paralaje Neandertal: Híbridos, Humanos, Homínidos. (Novela)
    3. El cálculo de Dios (novela)

Libro + reflexión: El ejército perdido

Office Lens_20150714_090046_processed

Título: El ejército perdido

Autor: Valerio Massimo Manfredi

Editorial: Debolsillo

En Agosto de 2009 abandoné el Anábasis de Jenofonte como lectura veraniega pensando en retomar la historia en un formato más digerible para un tipo del siglo XXI. Por eso busqué el best seller de Manfredi del que viene esta reseña. Y creo que fue un error.

Cuando empecé a hojearlo ya en casa, empecé a sospechar que Manfredi está dirigido a un público femenino, al menos en esta novela. Supongo que esto es argumentable al ser el personaje principal una mujer, aunque luego no haya un exceso de relaciones románticas en el libro. Y en realidad que esté escrito para un público u otro da igual, como se puede ver por la variedad de libros que leo no tengo un problema con esto; incluso me gusta la obra de Anne Rice. Pero me temo que la técnica de este libro o su traducción son muy malas, llegando a identificar párrafos calcados entre capítulos del libro y observando un abuso de ciertos adjetivos. Supongo que eso ya es bastante malo pero la novelización que ha hecho Manfredi del Anábasis tampoco me ha llegado a enganchar en ningún momento y las descripciones del entorno, acciones, personajes son muy pobres.

He de decir en su defensa que, sin embargo, a mi mujer le ha encantado y ha empezado a leer Alexandros del mismo autor. Pero yo recomiendo infinitamente más cualquier libro de Santiago Posteguillo.

Sea como fuere, este libro me ha permitido echar una mirada a la historia de Jenofonte y la expedición de los 10.000. Un poco más tarde de lo que pensaba sí, pero una historia de hace 2.400 años puede aguantar algunos más.

Sobre la historia en sí, es inspiradora: un ejército profesional, con unidad y un liderazgo adecuado, puede poner en jaque a un imperio por grande que este sea. Desgraciadamente este libro no es la mejor forma de conocerla.

Reflexión

Una vez leída la historia de Jenofonte y algo de su contexto y posterior importancia, he estado pensando que básicamente Jenofonte escribió lo que hoy seria un blog sobre su experiencia en el proyecto de la expedición de los 10.000. Más tarde un tal Alejandro Magno lo leyó y usó intensivamente como parte de su propio proyecto de conquista del imperio Aqueménida. Y más adelante un tal Lucio Cornelio Escipion usó en la batalla de Magnesia una maniobra similar a la que ejecutó Alejandro en Gaugamela, en este caso para proteger a Roma. Muchos siglos después un tal Peter Drucker empleó, entre otros recursos, la historia de Jenofonte para hablar de liderazgo y procesos, y su obra influenció junto con la de Edward Deming la filosofía empresarial de la economía japonesa llevándola a lo más alto de la mano de gente como Taiichi Ohno y su Lean Manufactoring y Kanban. Ideas y procesos que a día de hoy han empapado el desarrollo de software de metodologías Ágiles.

Parece que al final hay muchas ideas asociadas que poco a poco, a lo largo del tiempo van conectando de formas a priori extrañas. Supongo que alguien que quiera mejorar procesos, a parte de experimentar, debe leer mucho y variado. Y hoy leer es más fácil que nunca para quien tiene interés.

 

Libro: 1177 a.C.

WP_20150705_016

Título: 1177 a.C.

Autor: Eric H. Cline

Editorial: Crítica

Compré este libro porque necesitaba leer algo en papel que no tuviese que ver con SharePoint y dados mis intereses en la cultura sumeria, el mito de la Atlántida y la actual situación de abismo económico y global en que vivimos por la(s) crisis de la Eurozona, Grecia, Ucrania, el calentamiento global, etc. Me pareció una elección segura.

El caso es que el libro tiene buena pinta: hace más de 3.000 años las civilizaciones del Mediterráneo oriental, poseían una economía y unas relaciones políticas que no tenían nada que envidiar a las actuales. Pero en un corto periodo de tiempo todas se derrumbaron. ¿Por qué? ¿son los “Pueblos del Mar” la causa? ¿desastres naturales? ¿guerra? ¿enfermedad? ¿cambio climático?

Con esa idea de apocalipsis misterioso en el pasado remoto en mente he de reconocer que me ha decepcionado encontrar lo que podría ser un largo artículo académico sobre el tema, con una investigación de todos los hallazgos relevantes y una serie de hipótesis a comprobar. Sin embargo una vez que te haces al tono académico el contenido se hace muy interesante.

No voy a extenderme en esta reseña dado que el contenido es bastante más denso de lo habitual y difícil de transmitir en un espacio tan corto, así que me ceñiré a tres temas.

El primero es que el libro detalla las relaciones políticas y económicas de los imperios de la época, quedando claro que no hemos evolucionado en ese sentido en los últimos miles de años. Esto por si solo ya merece la lectura del libro.

El segundo es que la respuesta que da el autor del libro no es nada sorprendente: la razón de la caída de la civilización en aquella época se debió a una suma de factores que unidos, arrasaron un sistema altamente complejo y entrelazado. Supongo que Nassim Taleb estará de acuerdo en esta tesis.

El tercero es que las últimas páginas del libro incitan a la reflexión: si un sistema como el nuestro dio al traste por una serie de eventos a lo largo de un periodo de tiempo, ¿podría pasarnos lo mismo y no ser capaces de verlo venir? ¿o podría ser que no seamos capaces de evitarlo? Y en cualquier caso ¿deberíamos evitarlo? Al final, el libro da un mensaje positivo al respecto: para que las nuevas sociedades y el progreso avancen, los imperios deben caer. Y justo hoy Grecia tiene a Europa en vilo.

Y eso es todo. Es un libro que volvería a leer, pero me temo que no se me ocurren más de dos personas a las que se lo recomendaría. En cualquier caso es una buena lectura tras “La historia del mundo en 100 objetos“.