Libro: Parásitos.

parasitos

Título: Parásitos. El extraño mundo de las criaturas más peligrosas de la naturaleza.
Autor: Carl Zimmer
Editorial: Capitán Swing

¿No es ya bastante desagradable hablar de parásitos como para además poner una enorme pulga en la portada?

Quizá esa es la idea: llamar la atención tanto como sea posible y que solo los valientes capaces de terminar un libro tan extraordinario como este, puedan terminarlo. Aunque sea con algunos escalofríos.

Empecé a leer este libro por curiosidad, sin recomendación de por medio, pero he de reconocer que es uno de los mejores libros que he leído en años. La forma que tiene el autor de describir cada parásito e interacción es mejor que cualquier video que haya visto. Cada capítulo va tratando un tema en particular relacionado con los parásitos y juntos forman una historia asombrosa que cambia la forma en que ves y piensas sobre: los ecosistemas, la evolución y los seres vivos en general.

Para cuando has terminado el libro, has pasado por estados de asco visceral, como cuando ves por primera vez The Strain; curiosidad y estupefacción al leer las adaptaciones biológicas y funcionamiento de los parásitos; sorpresa al conocer la cantidad y tipo de parásitos que existen; alivio al conocer remedios existentes para muchos casos; y finalmente una especie de epifanía sobre la dependencia que tienen los ecosistemas y la especie humana con los parásitos.

No puedo dejar de recomendar mucho este libro a cualquier persona, pero sospecho que será más interesante para quienes hayamos disfrutado de los libros de divulgación sobre Evolución de Richard Dawkins, películas como Alien o La invasión de los ladrones de cuerpos, los problemas del Tercer Mundo, o simplemente personas interesadas en la biosfera, los ecosistemas, la salud y la forma en que funciona el mundo.

También es posible que este libro facilite entender los años de filantropía de Bill Gates, y este reciente post suyo va perfecto para completar la lectura de este libro: Bill Gates acerca de los parásitos y enfermedades tratables.

Me parece importante señalar, independientemente de si se lee el libro o no, un éxito en la lucha contra el hambre mediante el empleo de parásitos: el conseguido por Hans Rudolf Herren en Africa con la mandiuca o yuca. Una historia impresionante la verdad, aunque luego haya otras menos esperanzadoras con la sacculina en la costa americana.

Para acabar voy a poner una pequeña lista de algunos de los parásitos o familias de parásitos que se describen en el libro con detalles interesantes y alguna cita, aunque creo que el saber que hay gusanos capaces de actuar como un virus, introduciéndose en una única célula y secuestrando su sistema molecular es suficientemente alucinante como para empezar a leerlo.

  1. Plasmodium falciparum, malaria. Protozoo que invade los glóbulos rojos. Cambia sus genes para “distraer” al sistema inmune. Parece que algunas enfermedades genéticas que afectan a los glóbulos rojos son una adaptación a la malaria, una defensa evolutiva.
  2. Tremátodos sanguíneos que engañan al sistema inmune disfrazándose con moléculas del anfitrión.
  3. Toxoplasma gondii. Protozoo que provoca quistes. Asesina a las larvas jóvenes de su especia para evitar matar al anfitrión.
  4. Trichinella spiralis, triquinelosis. Gusano que invade las células musculares y altera su ADN como un virus.
  5. Tenia solitaris. Un clásico.
  6. Filarioidea. Provoca la elefantiasis.
  7. Avispas parástitas de varios tipos, como la Avispa Esmeralda, que paraliza y secuestra a las cucarachas como si fuese un Alien de Ridley Scott.
  8. Cotesia congregata. Avispa parásita del gusano del tabaco. Genera virus que destruyen el sistema inmunológico del gusano, provocando algo similar al SIDA humano.
  9. Sacculina carcini. Abandona la mayor parte de su cuerpo inyectando su “larva” en el cangrejo y tomando el control de este, castrándolo (si es macho) y haciéndole creer que los huevos de la sacculina son los del propio cangrejo. Aterrador.
  10. Teleutomyrmex parasita a las hormigas reina.
  11. Strongylus vulgaris parasita al caballo.

Citas:

[Sobre la teoría/hipótesis de “La reina roja”] “Una predicción central de la Reina Roja es que el hecho de ser raro confería al organismo una ventaja debido a que los parásitos están más adaptados a los hospedadores más comunes.”

-o-

[…] cuando una avispa parásita vive en el interior de un macho, los testículos se van marchitando cada vez más. La castración es una estrategia que han desarrollado un buen número de parásitos de forma independiente -el Sacculina se lo hace a los cangrejos, y los trematodos sanguíneos se lo hacen a los caracoles que invaden-. Incapaces de usar energía para fabricar huevos o testículos, para encontrar una pareja, o para criara a sus hijos, un hospedador se convierte, genéticamente hablando, en un zombi: un muerto viviente sirviendo a un amo.

-o-

Si una vaca evita el estiércol para mantenerse alejada de los gusanos pulmonares que contiene, los parásitos abandonarán el estiércol. Cuando un gusano pulmonar cae sobre el suelo del estiércol, espera el momento en que le dé la luz. Esa es la señal para escalar hasta que alcance la superficie del estiércol. Empieza a buscar una especie de hongo que es también parásito de las vacas […] Tan pronto como el gusano pulmonar toca el paquete de esporas, se agarra a él y trepa hasta su parte superior. El hongo se catapulta a sí mismo por el aire hasta una altura de casi dos metros y vuela lejos del estiércol. El gusano pulmonar lo monta como si fuera una avioneta, y una vez que está fuera de la zona del estiércol tiene más posibilidades de ser ingerido por una vaca.

-o-

Esa es la razón por la que Brooks abre ranas en Costa Rica. “Ves a esta rana caminando con nueve o diez parásitos, sana y feliz. Una vez que conoces todos los parásitos de las ranas, y ves que de repente falta alguno, es que algo malo está pasando con las ranas o con un hospedador intermedio. Si pierdes un parásito, has perdido una parte de la fábrica del ecosistema”. Y una vez que Brooks haya acabado con su inventario, podría ser posible identificar parásitos por sus huevos o larvas –y no sería necesario sacrificar ningún hospedador más-.

Anuncios

Libro: The psychopath code. Cracking the predators that stalk us

psico

Título: The psychopath code. Cracking the predators that stalk us
Autor: Pieter Hintjens
Editorial: Supongo que autoeditado. Solo tengo la versión Kindle. Y hay otra gratis en GitBook.

Ahora mismo no tengo ni idea de cómo encontré este libro, pero el precio en Amazon y el titulo me llamaron la atención lo suficiente como para empezar a leer la muestra gratuita y rápidamente lo compré para leerlo entero.

No es el primer libro sobre psicópatas que leo, pero sí el primero que leo escrito por un desarrollador de software (entre otras cosas), lo que me parece curioso teniendo en cuenta lo que me interesa el tema y que también desarrollo software profesionalmente. Quizá haya un patrón aquí: desarrollador, comunidades en línea, interés en psicópatas.

Obviamente no es el primero en escribir del tema de los psicópatas y su realidad y efecto en nuestras vidas:

Hay gran cantidad de libros, artículos y vídeos (TED por ejemplo) sobre el problema de los psicópatas que andan sueltos por el mundo. Pero Hintjens hace algo muy interesante: nos ofrece una teoría de la psicopatía. Y como buena teoría nos ayuda a explicar por qué existen, qué los mueve, como actúan y como defendernos de ellos.

La idea central del libro es que los psicópatas, los que nacen así, tienen una razón evolutiva que en el mundo actual se ha ido de madre dado el tamaño e interconexión de la sociedad actual. En el libro se propone una visión radical en la que la sociedad humana no es una y homogenea, sino un complejo sistema biológico en el que se han desarrollado humanos depredadores de humanos. Y todo ello lo va desarrollando metódicamente con ejemplos claros basados en los personajes clásicos del mundillo de la seguridad informática (Alice, Bob y Mallory).

No voy a meterme en si el libro es más o menos científico (no lo es en el sentido de un artículo de Scientifics American) pero si en el proponer una hipótesis (que los psicópatas existen porque existe un nicho evolutivo para ellos) y desarrollando la idea para encuadrarla en diferentes escenarios para establecer su capacidad de predicción.

Quizá para muchos esto sea demasiado laxo, pero para mí el poder explicar y predecir, el disponer de un modelo de psicópata aunque no sea completamente fiable, es algo impresionante.

Aunque el libro en ocasiones me parezca excesivo en encuadrar determinados comportamientos dentro del perfil de psicópata, y aunque sospecho que la experiencia vital de Hintjens lleve los ejemplos demasiado lejos, tengo que reconocer que me parece uno de esos libros que te cambian el chip.

A continuación un par de citas de interés, aunque repito que hay una versión online para leer en Gitbook.

A healthy group spends little time on decision making. Its members have high independence. They tend to do first, talk second. There is little or no argument. An infected group struggles to get consensus. Its members argue over irrelevant details. Even the smallest project takes huge p anning, and stresses everyone. You cannot fix such groups. I have tried many times. Groups grow around founders and rules. You cannot change the rules after the fact. And to keep out bad actors, you must have the right rules.

-o-

Can we eliminate psychopathy? I’m not even sure that’s a sane goal. This predator-prey battle has been the main force of human evolution for millions of years. Without it, we’d be a historical footnote.

-o-

recognize these negative triggers, and we can become resistant against them. There are two main reasons for negative triggering. The first is history. We evolved for a different world with fewer people and far more real dangers. Modern life is safe, easy, and yet complex and filled with other people. We compete with each other for toy points. Exposure to the elements, ignorance, or non-human predators is the exception, not the rule. We are a species on holiday. Our emotions are often the idle hands waiting for the Devil’s commands.

-o-

If you confront a psychopath in the workplace, have your exit ready. You Will not be staying long. Mallory knows exactly how to make people hate and fear you. She will with tears in her eyes accuse you of sex crimes, financial fraud, and worse. She Will explain in clear detail why all the trouble is your doing. VVhat you can do instead is to collect violations of company policy or the law. You need documentation and proof. You need more than one case. You can then report these to your management, or HR. Since HR’s first job is to protect the firm from bad actors, they should be able to help.

-o-

She only shows admiration and affection for more powerful people in the organization. We all meet psychopaths at work. If you know how Mallory works, you can see this happen almost in real-time. If not, it can take years to realize “it was not normal. ” You may want to try to fix things. It is unwise to accuse co-workers of being psychopaths. Only a trained professional can make such a diagnosis. And even then, only with cooperation from the subject. Mallory is not going to walk with you into Human Resources and agree that she’s a problem.

-o-

She moves up and sideways through the company structure. The workplace often wraps a blanket of anxiety and stress around its staff. Few people expect their work to make them happy. Many businesses use mindcontrol techniques on their staff. These are the same techniques psychopaths use. All this disguises Mallory’s impact crater. When Mallory enters a workplace, she is already thinking how to leave it. She has mimmal interest in the people or the work. She’ll go through them and take what she can.

-o-

[Acerca de comunidades online] Administrators SHOULD block or ban “bad actors” who cause stress and pain to others in the project. This should be done after public discussion, with a chance for all parties to speak. A bad actor is someone who repeatedly ignores the rules and culture of the project, who is needlessly argumentative or hostile, or who is offensive, and who is unable to self-correct their behavior when asked to do so by others.

-o-

[Acerca de sintomas de la existencia de un psicópata en una comunidad y el lugar de trabajo] It takes too long to come to consensus. There is too much argument over insignificant details. Staff spend more time justifying themselves than doing valuable work. The team feels stuck and lethargic, though individuals seem bright. People are leaving for unspecified reasons. If you are stuck with Mallory in the same workplace then your feelings will evolve. You’ll have a long period of frustratlon and some anger. Then you will feel burnout. This is a sudden shift in mood from trying to make things work to disgust. You will want to avoid talking to anyone in the team.

-o-

Yet without constant pressure from cheats, there is no game. And without a game, humanity has no future. VVhat do you mean with that? I think we’re still evolving, as we must, to overcome the limitations of our planet. We Will go to the stars, or we will go extinct. Not tomorrow. Maybe in a thousand years. And while the altruists will build the spaceships and design the hibernation tanks, it will be psychopaths that provide the hunger. Every dramatic voyage of discovery is driven by false promises and lies. Most end in disaster. Some succeed, and take us forwards.

Y esto es todo por el momento. Aunque me estoy dando cuenta de que me preocupan mucho los comportamientos anti éticos. Me pregunto si será innato o aprendido. 🙂

Libro: The Germ Theory of Management

Creo que leí esto atraído por un twitt de @Aelena y ha resultado ser una auténtica joya. En realidad no es un libro sino un artículo de 20 páginas, pero se trata de una lectura lo suficientemente atractiva como para que la automarque como “libro” para futuras referencias.

Este artículo de Myron Tribus habla de los problemas sistémicos, lo que significa “Calidad” y como se relaciona todo con la gestión de empresas (o equipos si se desea).

No es habitual ver tan bien explicado como una empresa es un organismo, un sistema y como las variaciones de rendimiento entre diferentes personas o departamentos pueden ser perfectamente explicables por el azar. Y donde las medidas tomadas en una parte, afectan al todo de formas imprevisibles si no tenemos cuidado.

Tampoco es habitual ver el acento puesto en gestionar el sistema en que trabajan las personas y no en gestionar a las personas o realizar mejoras marginales sin una visión global del sistema. Llega a decir que ante un problema debería tomarse probable que el 85% de las veces, el origen es el sistema y el 15% de las veces el propio trabajador.

Me recuerda muchísimo a Zimbardo, pero hablando de gestión empresarial, y resulta especialmente interesante ver como anticipa los problemas que se darán al tratar de transmitir esta visión a quien no la ha desarrollado por otro camino: resistencia activa e incredulidad.

Por último una reflexión: si la variabilidad es mala para funcionamiento del sistema eso significaría que los desarrollos de software a medida o las implantaciones “adaptadas” (más allá de una mínima personalización) de productos informáticos en las empresas son en principio malas. Sin embargo la variabilidad, aunque puede ser mala, es necesaria para la evolución. Siguiendo con la metáfora biológica, los organismos necesitan variabilidad para sobrevivir y adaptarse y mejorar, cualquier otra opción lleva a la extinción.

Por último, una pequeña cita del artículo:

After a while some of the operators learn special tricks to apply when the aluminum rolls have to be changed. Because the management rates the operators individually and competitively, those who learn new tricks are not always willing to share them with their competitors. What the management then see is a large variability in the capabilities of their operators. They think they are witnessing the results of the variability of people; they aim to fire the “bottom half”. They do not know that the virus of variability is infecting their processes.

They act on what they know. They have an explanation for everything and are confident in what they do. In the process they ruin the lives of some of their workers. They are a menace to the health of their companies, but because neither they nor their workers understand about the virus of variability, they are unaware. They know not what they do. And they do not like to be told.

Libro: Una nueva manera de ver el mundo. La geometría fractal.

Título: Una nueva manera de ver el mundo. La geometría fractal.

Autora: María Isabel Binimelis.

Editorial: RBA

Tras la lectura de El Cisne Negro, busqué un libro que me permitiera ahondar más en algunos de los temas tratados por Taleb. Uno de los que me interesaban era Henri Poincaré, el otro los fractales. Y este libro sobre fractales parecía bastante ameno e introductorio, así que lo cogí.

Una de las cosas que pensé a menudo durante su lectura es que menos mal que estudié álgebra en la carrera, porque este libro no está indicado para quien no haya tenido una formación mínima matemática. No quiero decir que se necesiten grandes conocimientos para leerlo, pero sí que ayuda tener nociones o recuerdos sobre conceptos como los números reales, los imaginarios, curvas, geometría, topología…

Afortunadamente para mí, que tengo la mayoría de mis matemáticas muy oxidadas, Binimelis es una fantástica didacta, introduciendo con facilidad y de forma amigable conceptos que en su momento (Bachiller, COU y carrera) recuerdo como mucho menos interesantes. Supongo que el tiempo, la disposición y la experiencia ayudan a ver las cosas de forma diferente.

Gran parte del libro se dedica a introducir los conceptos matemáticos necesarios para hablar de los fractales, su historia y propiedades. No veremos una gran cantidad de dibujos de colores o historia (los hay en la medida en que mejoran la comprensión del texto y fórmulas), sino que iremos escalando conceptos matemáticos de forma gradual, para vislumbrar (hasta donde es posible dado lo introductorio y breve del libro) qué un fractal, para qué sirve, y donde podemos buscarlo o cómo podemos crearlo. En mi opinión toda una hazaña para tan pocas páginas escritas de forma tan sencilla.

Al finalizar el libro, dan ganas de coger otro más sobre el tema o la autora, y eso hay que agradecérselo enteramente a la calidad didáctica de María Isabel Binimelis, que por lo que indica su biografía, es profesora municipal de piano de profesión, matemática por formación y fotógrafa de paisajes por vocación hacia los fractales. Un perfil muy curioso. Probablemente busque más libros de esta mujer, y lamento que no haya más profesores que expliquen así las cosas, aunque creo que yo no puedo quejarme mucho en ese aspecto.

Creo que este libro es muy recomendable para quien recuerde con cariño las matemáticas, para quien quiera una comprensión mayor del mundo (por las aplicaciones y apariciones de los fractales en multitud de ámbitos) y para quien simplemente quiera un tema para reflexionar sobre cualquier escenario complejo. Al leerlo, adquieres, como dice el título del libro, una nueva manera de ver el mundo.

Sin más preámbulos, las citas acostumbradas:

Es difícil dar una definición general de fractal porque muchas de ellas no se pueden aplicar a todas las familias de fractales existentes. Tal vez la mejor forma de describirlas consista en señalar lo que tienen en común los procesos matemáticos que las generan. Al fin y al cabo lo más interesante de los fractales y la raíz de sus propiedades matemáticas más profundas se encuentra en la estructura característica de los procesos que los originan.
Así, un fractal viene a ser el producto final que surge a partir de la iteración (es decir, la repetición) infinita de un proceso geométrico bien definido. [Atributos de un fractal:] es rugoso, autosimilar (las partes se parecen al total), se construye con un proceso iterativo, es dependiente de las condiciones iniciales y es complejo, si bien se describe con un algoritmo simple.

La geometría clásica constituyó una primera aproximación a la estructura de los objetos físicos; la geometría diferencial, de hecho, ofrece una excelente aproximación a tales objetos. Por ejemplo, un observador terrestre podría admitir que la esfera es un modelo adecuado para la Luna. Sin embargo, para un astronauta que se encuentra sobre ella y puede observar los diferentes cráteres, este no sería un modelo válido. Así, modelizar las complicadas e irregulares estructuras que aparecen en nuestro entorno con las técnicas tradicionales resulta muy complicado. La geometría fractal ocupa en cierta medida este vacío y puede usarse para diseñar fielmente desde la intrincada silueta de una hoja hasta el crecimiento del árbol que la sustenta.

En la geometría fractal, el proceso responsable de un intrincado y complejo fenómeno puede ser sorprendentemente simple. Y el argumento recíproco también es cierto: la simplicidad de un proceso no debe llevarnos a subestimar sus posibles consecuencias, que a menudo pueden ser muy complejas.
La esencia del mensaje de Mandelbrot es que muchas estructuras naturales (montañas, nubes, costas, capilares) que aparentan tener una complejidad extraordinaria en realidad presentan una misma regularidad geométrica: su invarianza a diferentes escalas.

[Hablando Richardson y el problema de medición de la frontera, cuando dos naciones limítrofes dan cantidades diferentes para su misma frontera, como España-Portugal con 987 km y 1214 km respectivamente] Su explicación tan obvia como extraordinaria, fue que la unidad de medida usada por un país podía ser mucho más pequeña que la empleada por el otro. [Luego detalla el uso de un compás agrimensor para medir la costa con ajustes diferentes] Apelando al sentido común, se podría suponer que estos valores convergen hacia un número finito que representa la longitud verdadera de la costa o la frontera. Sin embargo Richardson, demostró que las medidas de la longitud iban creciendo sin límite a medida que la unidad del compás se hacía más pequeña y que la escala del mapa era mayor. Este hecho extraordinario es conocido como el efecto Richardson.

En 1958, Mandelbrot entró a trabajar en los laboratorios de IBM para hacer un análisis del ruido y las perturbaciones eléctricas, y halló un patrón escondido en el comportamiento del ruido: grupos de fluctuaciones que aparecían repetidas en diferentes escalas de observación, fenómeno que bautizó como “jerarquía de fluctuaciones en todas las escalas”. Los patrones que se repetían no eran en rigor exactamente iguales, sino estadísticamente similares. Aun así, esas fluctuaciones no podían ser descritas por la matemática estadística conocida. En vez de adentrarse en el fenómeno empezó a pensar en qué otros sistemas podría encontrar patrones similares que se comportaran de igual manera y tampoco pudieran ser descritos con exactitud por la matemática estadística. La resolución de estas cuestiones le llevó a plantear los métodos de observación basados en la autosimilitud, y de ahí al descubrimiento de los fractales. Mandelbrot señaló que dichos métodos constituían una herramienta muy potente para el estudio de fenómenos que dependen del azar en ámbitos tan diversos como la geostática, la economía, la física o la medicina.


Esta curva también recibe el nombre de curva de blancmange, debido a su semejanza con un postre del mismo nombre (una especie de pudin). Si este proceso se realiza en tres dimensiones y se usan asimismo desplazamientos aleatorios, el resultado son imágenes artificiales de paisajes naturales. Con este procedimiento se realizaron por ejemplo, los paisajes alienígenas de grandes superproducciones como Star Trek II La ira de Khan (1982), así como el exterior de la célebre estación de combate Estrella de la Muerte, tal como puede verse en el filme El retorno del Jedi (1983).

Existen unas nuevas lentes difractivas, conocidas como “lentes del diablo”, que son capaces de incrementar la profundidad de foco del usuario y reducir la aberración cromática. […] El motivo de tan llamativa denominación es consecuencia del perfil de estas lentes, que se ha diseñado según una estructura [fractal] conocida en matemáticas como “escalera del diablo”.

La naturaleza no es fractal […] Cuando decimos que una frontera, un árbol, o la red venosa son fractales, en realidad queremos expresar que existen modelos fractales que los aproximan con bastante exactitud. En el mundo real no existen fractales, como tampoco hay rectas ni circunferencias. Sin embargo, por el hecho mismo de aproximar la realidad, los modelos matemáticos nos ayudan a entenderla mejor. Del mismo modo que la teoría de la relatividad aproxima la órbita de Mercurio mejor de lo que lo hace la mecánica newtoniana, el modelo fractal aproxima mejor la forma de algunos objetos que la geometría euclidiana, y tal vez también aproxima mejor la dinámica de los procesos reales.

[Hablando de sistemas deterministas] El término determinista significa que pueden hacerse predicciones acerca de la evolución futura del sistema. Uno de los resultados más sorprendentes de la física de los últimos años es la constatación de que en muchos sistemas dinámicos deterministas resulta imposible toda predicción detallada para intervalos grandes de tiempo, ya que el grado de error aumenta de forma considerable en cada iteración. A estos sistemas dinámicos deterministas que son muy sensibles a variaciones relativamente pequeñas se les llama caóticos. Esta extrema sensibilidad significa que dos posibles trayectorias que en el instante inicial están muy próximas pueden separarse enormemente al cabo de un tiempo. […] La mecánica cuántica afirma que las mediciones iniciales no pueden ser totalmente precisas, y el caos asegura que las imprecisiones darán al traste, y muy pronto, con toda capacidad de predicción.

Los fractales y el caos son ramas relativamente nuevas de las matemáticas y no hubieran podido ser exploradas sin los potentes ordenadores de hoy día, y no cabe duda de que ya han mejorado la precisión en la descripción o la clasificación de lo “aleatorio”. Pero el descubrimiento, revolucionario y sorprendente, de que algunos sistemas deterministas muy simples pueden generar aleatoriedad plantea una aparente paradoja: el caos es determinista. Generado por reglas fijas que no encierran en sí mismas ningún elemento aleatorio, el azar, sin embargo, se produce. El descubrimiento de la ubicuidad del caos, puede considerarse la tercera gran revolución de la física del siglo XX, junto con la relatividad y la mecánica cuántica.

 

PD: Si alguien quiere ampliar información sobre estructuras fractales y caos ahí van algunos elementos a buscar: Atractor de Lorenz, triángulo de Sierpinski, esponja de Menger, escalera del diablo, helecho de Barnsley, bronquios, polvo de Cantor, Mandelbrot, Julia.

Libro: La tabla rasa

tabularasa
Titulo: La tabla rasa. La negación moderna de la naturaleza humana.
Autor: Steven Pinker
Editorial: Paidós
Abrumador, aburrido, provocador, desmoralizante, revelador, interesante y deprimente. Este libro es todo eso a la vez, y también es un libro indispensable que citar o sobre el que hablar en casi cualquier discusión sobre la gente, las personas o la humanidad en general.

Diga lo que diga sobre este libro, tiene unas connotaciones demasiado profundo como para hacerle justicia, así que me limitaré a advertir algunas cosas y divagar un poco.

Para leer este libro, es muy recomendable tener cierta edad, algo que nos permita comparar nuestras vivencias con lo que comenta el libro, y conocimientos y teorías (formales o informales) suficientes sobre la naturaleza humana como para valorar adecuadamente lo que nos dice Pinker.

No es un libro que le daría a mi hija para leer hasta tener edad y experiencia como para poder asumir las consecuencias de sus contenidos. De hecho creo que hay muchas personas que quizá sería mejor que no lo leyesen, porque aunque su autor especifica que lo que dice, bien entendido, solo tiene efectos positivos, yo me sigo manteniendo escéptico sobre si cualquiera podría leer este libro y entenderlo como espera el autor o como me temo hay personas que cuanto menos sepan sobre la naturaleza humana, mejor.

Para personas con fuertes ideologías o creencias, este libro podría ser especialmente desagradable. Pinker ni ahorra crítica, ni hace intento de agradar a las ideologías de izquierdas, derechas, progresistas o conservadoras. La religión y las tradiciones tampoco se salvan, y esto deja poco espacio para salir indemne de su crítica, aunque esta sea en efecto positiva y completamente constructiva.
Para mi, como padre desde hace poco, este libro ha sido algo duro a la hora de recordarme que hay poco que pueda hacer por mi propia hija, más allá de proporcionarle tantas habilidades y recursos materiales como pueda para vivir, una vez que yo ya no esté. Yo mismo le decía a un buen amigo hace algunos meses, antes de leer el libro, que yo no iba a tener “algo mío” e ilusionante como me comentaba, sino que mi hija sería una persona individual, no gracias a mi, sino a pesar mío: los hijos no nos pertenecen, serán como sean y poco podemos hacer al respecto más que tratar de proporcionarles lo que necesiten, principalmente en formato materialista (formación, viajes, gadgets, libros…)

En cuanto al contenido formal del libro, debo explicar que se trata de un libro sobre la naturaleza humana, y que trata de desenmascarar esencialmente 3 creencias arraigadas que llevan a confusión a todo el mundo desde hace siglos. La primera creencia es la de la Tabla Rasa que da nombre al libro, la segunda la del Buen Salvaje, y la tercera se denomina el Fantasma en la Máquina. Estas tres mentiras quizá útiles en el pasado, y ampliamente aceptadas hoy día, son señaladas como algo a evitar en nuestras propias teorías de la naturaleza humana (la manera en que pensamos que es la gente y como la tratamos y legislamos), y da ejemplos de las mismas, señala sus fallas lógicas de manera despiadada, y propone alternativas para evitar caer en el racismo, el machismo, el totalitarismo y demás –ismos de mal vivir.

Como ya he dicho, este libro tiene mucha chicha y da mucho en que pensar, por lo que a continuación cito algunas un par de párrafos no muy largos, para abrir boca:

El autoengaño es una de las raíces más profundas de los conflictos y la locura humanos. Implica que se calibran mal las facultades que nos deberían permitir dirimir nuestras diferencias -buscar la verdad y debatirla racionalmente-, de modo que todas las partes se consideran más inteligentes, más capaces y más nobles de lo que en realidad son. Todas las partes que intervienen en una discusión pueden creer sinceramente que la lógica y las pruebas están de su parte y que sus oponentes se confunden, no son honrados o ambas cosas. El autoengaño es una de las razones de que, paradójicamente, el sentido moral a veces haga más mal que bien, una calamidad humana que analizaremos en el próximo capítulo.

En otra parte del libro:

A menos que una persona esté dispuesta a sufrir alguna consecuencia desagradable (y, por consiguiente, disuasoria), aceptar la responsabilidad es algo vano. Richard Nixon fue objeto de todas las burlas cuando sucumbió a las presiones y finalmente «aceptó la responsabilidad» del caso Watergate, pero sin asumir ningún coste, por ejemplo el de disculparse, dimitir o destituir a sus ayudantes.

Sobre la igualdad y el feminismo fatalmente entendido de demasiados “progresistas”:

No es obviamente progresista insistir en que sea la misma cantidad de hombres y mujeres la que trabaje semanas de cuarenta horas en un bufete de abogados o que dejen a sus familias durante meses para sortear tuberías de acero en una plataforma petrolífera. Y es grotesco exigir (como hacían en las páginas de Science los abogados de la paridad de género) que se «condicione» a más mujeres jóvenes «a escoger ingeniería», como si fueran ratones de la caja de Skinner

Sobre los hijos y los estudios que confunden correlación entre comportamiento de padres e hijos, con causalidad:

los hijos no son un montón de materia prima a la espera de que se les dé forma. Son personas pequeñas, nacidas con una personalidad. Y las personas reaccionan ante la personalidad de otras personas, también cuando una es el padre y la otra, el hijo. Los padres de un hijo cariñoso pueden corresponder a ese cariño y, con ello, actuar de distinta forma que los padres de un hijo que evita sus besos y se los limpia. Los padres de un hijo callado y distraído pueden pensar que hablan a la pared, tal vez por eso parloteen menos con él.

En resumen: lee este libro, y hazlo dejando de lado la ideología que tengas.

Libro: El espejismo de DIOS

Libro: El espejismo de DIOS
Autor: Richard Dawkins
Editorial: Espasa

Tenía ganas de leer esta obra desde que la ví anunciada, ya que todos los libros que he leído de Dawkins me han dejado una sensación fantástica y de asombro ante la vida y la naturaleza, así como una (espero) mejor comprensión del mundo.

Dawkins es uno de los personajes públicos más identificados con la lucha contra el creacionismo, al menos originalmente y siempre lo ha hecho desde su campo de conocimiento, que es la biología evolutiva, donde transmite una pasión y asombro maravillosos. Este libro sin embargo, no versa acerca de la vida y la evolución, sino que trata de argumentar lo inútil e innecesario de la religión y lo peligrosa que es la religión organizada.

A lo largo de sus casi 400 páginas, Dawkins va discutiendo cada aspecto de la religión que se pueda imaginar y trata de establecer una visión objetiva y racional de los libros sagrados, la confrontación entre hechos y creencias, fundamentalismos, evolución del cerebro, útilidad de la fe, etcétera. En la Wikipedia hay un análisis bastante extenso y completo del libro así que no me extenderé con el contenido y seguiré con mi opinión sobre el mismo.

Siendo como soy ateo, estoy bastante de acuerdo con el discurso de Dawkins, que aunque no me ha aportado nuevos argumentos para ser ateo, si ha resultado ser una lectura muy interesante por lo completa que es como lectura de argumentación y de discusión sobre la religión. Se podría decir que se trata de un libro esencial para personas con dudas de fe, si es que no tienen miedo claro, y diría que también para agnósticos y ateos recientes ya que ayuda a profundizar en ciertas ideas. El único tema que no me acaba de convencer en el libro y que aparece a lo largo del mismo es el que señala a la religión como un peligro en si misma, y no me convence porque me viene a la cabeza el régimen ateo de Stalin y entiendo que cualquier tarado con una idea fanática (sistemas económicos, políticos, o cualquier otra) puede hacerlo tan bien sin contar con un Dios, como cualquier islamista radical con acceso a explosivos plásticos. No hace falta la religión para justificar genocidios, injusticias o supresión institucional del raciocinio y no creo que realmente sea un elemento peligroso per se, sino más bien un producto más de la degradación intelectual y social.

También me gustaría señalar que leyendo el libro, uno llega a pensar que si la religión es peligrosa en general, lo es con especial peligro y virulencia en el caso particular del Islam, algo a tener muy en cuenta si alguien está tentado de “meterse” con la religión, ya que aquí en España parece que hay obligación de atacar a la Iglesia Católica y defender al resto. Y adicionalmente me ha llamado la atención entender que el budismo, como religión, es tan reprobable como el resto, como bien señala Dawkins al comentar que las desgracias en la vida se interpretan como castigos por haber sido malvados en una “vida anterior” (imaginate si tienes un hijo con deformidades como lo tratarán).
Como curiosidad, me gustaría comentar que me ha dado cierto apuro llevar el libro en público debido a lo enorme y llamativo de la palabra “DIOS” en la cubierta, que puede interpretarse de dos maneras (pro o anti religioso) y dar lugar a miradas extrañas.

Y para terminar me gustaría recordar que hace un par de años me topé con una chica que decía ser atea, pero que realmente no lo era, algo muy común estos días, en los que mucha gente se apunta a -ismos (ateísmo, socialismo, nacionalismo…) por moda y sin tener ni idea de lo que significan (si Pablo Iglesias o Sabino Arana por ejemplo levantasen la cabeza se llevarían un susto al ver a sus “seguidores”). Y digo que ella no era atea sencillamente porque temía a la muerte, y temía “lo que había después” sin poder llegar a expresar más. Algo claramente supersticioso e incompatible con el ateismo.

Lamentablemente esta persona no era capaz de comprender esa incompatibilidad pero me permitió darme cuenta de que incluso en un grupo tan supuestamente racional e independiente como el ateo, existe gente incapaz de pensar por si misma.

En fin, que se trata de un muy buen libro, aunque espero que Dawkins no se convierta en el nuevo Michael Moore o al menos que no lo tomen de manera partidaria como anti católico, ya que reparte para todas las confesiones.