Libro: ¿Qué estás mirando?

queestasmirando.PNG

Libro: ¿Qué estás mirando? 150 años de arte moderno en un abrir y cerrar de ojos.

Autor: Will Gompertz

Editorial: Taurus

Adquirí este libro sin pensarlo mucho, movido por mi absoluto desconocimiento de la historia del arte moderno (a pesar del bachillerato artístico) y el diseño de la portada. Afortunadamente no es ni un tratado de arte, ni emplea el pomposo lenguaje que podemos encontrar en casi cualquier exposición de arte contemporáneo.

El libro es exáctamente lo que indica: una historia de 150 años del arte moderno (y contemporáneo), cubriendo desde el pre-impresionismo, hasta el año 2008 y con algunas notas sobre 2009 y 2011.

Aunque es un libro con una fantástica narrativa que por sí sola ya merece la pena, contiene tantas referencias a personas, obras y periodos, que es necesario leerlo poco a poco y con un móvil o tablet cerca para apreciar mejor las obras que se mencionan. Además, algunos periodos que interesen poco o nada al lector, como en mi caso el surrealismo, pueden hacer que la lectura se atasque un poco, pero superados estos, es un libro de lo más recomendable para entender y disfrutar un poco más el arte moderno y contemporaneo.

Da la casualidad de que a mitad de la lectura, acudí a la exposición de arte moderno y contemporaneo de Roberto Polo en Toledo, y pude apreciar mejor el contenido: readymade, conceptual, expresionismo abstracto… interesante.

Algunas de las obra, conceptos y artistas de los que habla y de las que me ha apetecido tomar nota son:

  • Flag, de Jasper Johns Entre otras cosas porque es de esas obras que solo puedes apreciar en directo.
  • Mark Rothko y su uso del espacio y del color.
  • Deutscher Werkbund como movimiento de diseño industrial, precursor de la Bauhaus y de la identidad corporativa.
  • A line made by walking, de Richard Long. Por la forma en que me hace pensar en el esfuerzo y repetición que requiere producir algo y lo efímero que son.
  • Rodchenko. Por el constructivismo y su llamada a la “muerte al arte burgués”, como vuelta a la utilidad social y creando así (entre otras cosas) una identidad visual para el comunismo con Lenin. Y por asociar así para siempre el arte de vanguardia con la izquierda política.
  • Malévich y su Cuadrado negro. Por su arte abstracto extremo donde el artista impone las reglas. Opino que el espectador puede aceptar o no las mismas, claro, de ahí que pueda considerarse tanto una ida de olla como arte.
  • Peter Fischli David Weiss por cartel de 10 reglas parodiando el mundo de los negocios.

Hay muchas otras cosas interesantes, tanto anecdóticas como serias, que permiten entender mucho mejor el arte moderno que vemos en museos o el contemporáneo que aparece en las noticias, como el callejero y antisistema de Banksy, o el hipercomercial e hipertrofiado de Damien Hirst.

En definitiva, se trata de una obra muy recomendable si te gusta el arte, o la historia, pues al acabar, queda claro que el arte refleja el espíritu y contexto la sociedad en que se produce.

PD: La exposición en el Museo de Santa Fe me gustó mucho con la colección de Roberto Polo, pero particularmente las obras de “La belleza convulsa” de Werner Mannaers.

museo-toledo.PNG

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s