Libro: Shackelton, el indomable

shackleton

Título: Shackleton, el indomable. El explorador que nunca llegó al polo sur.
Autor: Javier Cacho.
Editorial: Fórcola

Javier Cacho es físico , científico y escritor. Y ha sido jefe de la base antártica española Juan Carlos I en varias ocasiones.
Como me interesaba la historia de la exploración antártica desde que leí “El peor viaje del mundo” (la de Scott) hace cerca de 10 años, y además conocía algo de la figura de Shackleton, me acerqué a escuchar a Javier hablar sobre el explorador en julio de 2017 en la biblioteca del Alcázar de Toledo, donde adquirí su libro firmado y dedicado. Todo un combo. :-)

galleryContent-2097421670

Es de agradecer que Javier hiciera una muy entusiasta presentación del explorador irlandés y supiera transmitir su admiración y cariño por él. Pero es que además el libro, que es una excelente biografía, transmite fuertes sentimientos y le mete a uno en la piel del personaje. Tanto es así que llegué a pasarlo mal leyendo las páginas dedicadas a la expedición del Endurance, en particular a partir de la salida de Shackleton y sus hombres en el bote salvavidas James Caird, hacia Georgia del Sur, desde Isla Elefante. Toda una experiencia.

Del libro se pueden extraer muchas lecciones sobre liderazgo, exploración, innovación y la vida en general y, aunque cada cual extraerá las suyas, voy a poner algunas notas personales que he tomado leyendo el libro y que me gustaría recordar:

  1. La relación con Scott tras el Discovery, no era buena por decirlo suavemente, pero fueron bastante discretos y al parecer se respetaban. Se puede estar a malas con alguien a quien respetas.
  2. La Antártida es lo más parecido a viajar a otro planeta que existe en la Tierra. Y tan importante es el “cómo”, como el “con quién” vas.
  3. Las expediciones del Discovery, Nimrod, Endurance y Quest, son interesantes tanto en su planificación como en la ejecución y me dan que pensar en mi propio trabajo: La suerte y las circunstancias tienen un impacto enorme en entornos desconocidos, independientemente de la (absolutamente necesaria) planificación. Ser ágil, adaptarse y mantener una actitud positiva son cosas esenciales para el éxito. Y aunque a menudo, no es posible el éxito absoluto (el esperado inicialmente), sí es posible lograrlos relativos (cuando las circunstancias lo cambian todo).
  4. Las relaciones personales son importantes en el corto plazo, pero en el largo hay mucha gente en el mundo y la vida da muchas vueltas. Hay que saber adaptarse y esforzarse para avanzar.
  5. Shackelton era un vividor y un manirroto. Le gustaba vivir a todo trapo y quería dar un pelotazo con el que retirarse, pero nunca le fue bien en los negocios y vivir a todo trapo sin eso, requiere esfuerzo.

Para terminar, estas son las habituales citas que espero aviven el interés sobre el libro, el autor, o la exploración antártica:

[Una afirmación en el libro que me llamó la atención al estar relacionada con contenedores pero que no he podido corroborar ni ampliar todavía] Shackleton había ordenado que todo fuese embalado en unas cajas que mandó construir ex profeso y que facilitaron tanto la estiba en el barco como la descarga, porque además de tener todas las mismas dimensiones, eran relativamente pequeñas, de tal forma que podían ser transportadas por un solo hombre.

En una entrevista que le hizo un periodista mientras preparaba esta expedición, trató de sistematizar los criterios que estaba utilizando para la elección de sus hombres. “En primer lugar, optimismo,; en segundo lugar, paciencia; en tercero, fortaleza física; en cuarto, idealismo y, en quinto y último lugar, valor. Casi todos los hombres son valerosos -siguió diciendo como quitando importancia a este atributo para resaltar otros a su juicio más importantes-, pero el optimismo contrarresta a desilusión y confiere una fuerza sobrehumana para seguir… la impaciencia lleva al desastre… la fortaleza física no compensa las dos primeras cualidades” […] Esta opinión suya […] encierra un gran conocimiento psicológico de la persona en situaciones de crisis. […] Tampoco buscó específicamente personas con experiencia polar […] parece que consideró que, al igual que a él no le hizo falta mucho tiempo para adaptarse al medio polar, también sus hombres podrían adaptarse sin problemas.

[Sobre el mítico anuncio en el periódico de “Men wanted for hazardous journey“] Pese a lo ampliamente divulgado que está el anuncio, que ha llegado a aparecer en el libro “The world’s 100 greates advertisments”, e incluso pueden encontrarse en Internet varias fotografías de recortes de prensa del supuesto original, hay que aclarar que el anuncio nunca existió.

Uno puede acostumbrarse a las incomodidades e incluso aprender a sobrellevarlas con paciencia, pero la monotonía erosiona la esperanza y sin ella las dificultades se tornan insuperables. Habían pasado casi dos años en los que sólo habían visto las mismas caras, escuchado las mismas historias y leído varias veces los pocos libros que tenían. Pero, sobre todo, llevaban dieciocho largas y aburridas semanas esperando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s