Podando el árbol del conocimiento

arbol

Durante agosto he reducido mi lista de lectura de Pocket de 150 a tan solo 98 artículos (los más densos). Aún tengo horas de video de YouTube y Channel9 por ver, cursos pendientes por hacer en Microsoft Virtual Academy, Lynda (LinkedIn Learning) y Alison y docenas de libros y artículos por leer en PDF o papel.

No es que no lea, haga cursos y vea videos, es que no consigo hacerlo con la velocidad suficiente como para reducir su número. Llevo cerca de un año intentando reducir esas cifras, particularmente en Agosto, pero solo consigo frenar su aumento, que no es poco.

Revisando este blog es evidente que se trata de problema que está ahí desde hace tiempo, pero últimamente está empeorando debido a los múltiples roles que desempeño gracias al crecimiento profesional de mis últimos años: arquitecto de software, team leader, gestor de servicio, coach… Cada uno de ellos con unos requisitos de conocimientos y habilidades diferentes que no hacen sino ampliar el problema.

Entiendo que el origen de esto, no es tanto la cantidad de cosas que aparecen o toman relevancia en el plano técnico, como mi crecimiento profesional, mi dedicación a mi familia y mis años de experiencia y conocimiento acumulado. Esto último me hace más consciente ahora sobre lo que no sé en diversos dominios: tanto más allá de Microsoft, como más allá del desarrollo puro y duro. Otros han hablado ya del síndrome del impostor, pero este post no va de eso.

Creo que es momento de aceptar la realidad y dejar de nadar contra la corriente para empezar a navegar con ella. Dicho de forma menos poética esto implica reducir mi espectro de “intereses” y empezar a eliminar todo lo que no pueda traducirse en una mejora importante de mi vida. En particular, el tiempo que dedico fuera del trabajo a aprender o mantenerme al día debe tener una razón de peso para hacerlo y un impacto tangible. Por ejemplo, mi actividad en SwCraftersCLM continuará porque me carga las pilas aportar a una comunidad de forma directa y desinteresada. Además me pone en contacto con gente, problemas y soluciones fuera de las burbujas de Microsoft y Madrid, que siempre es algo bueno.

Escribo este artículo para obligarme a parar a pensar en este problema y en posibles soluciones; para ayudarme a seleccionar qué se queda y qué se va de todo ese conocimiento que tengo en cola; y para seleccionar una ruta más concreta de aprendizaje que mejore mi futuro.

Provisionalmente la lista de temas importantes para continuar aprendiendo o trabajando, es esta: Soft skills para mejorar lo que hago con personas, Arquitectura de Azure para no quedarme desactualizado al ritmo que lleva la nube en la que trabajo actualmente y Blockchain porque parece la tecnología con más potencial de los últimos 20 años… y además puede trabajarse en Azure.

NOTAS:

Dado que uso este blog como una bitácora donde apunto temas que quiero tener a mano en el futuro, he podido revisar mi proto visión de este problema a lo largo de los años (años ’10, ’11, ’12, ’15 y ’16).

Reproduzco aquí algunos extractos por si alguien tiene interés o ve paralelismos con sus propios problemas y le ayuda a resolverlos:

El mundo del desarrollo con Microsoft, a pesar de todas las facilidades, potencia y posibilidades de integración que ofrece, puede llegar a hacerse bastante cuesta arriba cada vez que sale una nueva versión de sus productos, algo que sucede, para bien o para mal, muy a menudo.

[…]

tenía ganas de soltarlo y pararme a pensar un rato sobre ello, porque el reciclaje constante, el cansancio acumulado gracias a mi pequeña Celia, y los proyectos pueden llegar a hacer pesados los días de I+D con límite de tiempo, y eso hay que atajarlo si no se quiere acabar con un síndrome de burnout.

Desde <https://jbolano.wordpress.com/2010/01/28/reflexion-sobre-el-desarrollo-de-software-tecnologias-y-herramientas-reciclaje-extremo/>

siempre hay que estar aprendiendo, pensando y probando, nunca puedes “apalancarte” y muchos acaban quemados o abandonando lo que parece una carrera de ratas. Al final los que quedan, son probablemente los que más y mejores soluciones conocen (por mera experiencia) y eso debería hacerlos valiosos por encima de modas.

Desde <https://jbolano.wordpress.com/2011/12/18/toma-de-decisiones-y-desarrollo-de-software/>

“¿cómo arreglamos este gap, este abismo de conocimientos que está cargándose la viabilidad de mi empresa?” La respuesta es, en mi opinión, que no se puede resolver, solo podemos tratar de minimizar el problema. Y para minimizarlo, al margen de reconocerlo en nosotros (sí, todos lo tenemos, no se libra ni Dios) y en los demás, debemos tratar de atacarlo a la mínima oportunidad: si vemos que nuestros compañeros desconocen algo o realizan tareas que debería estar realizando una máquina, debemos acercarnos y ayudar con ello. Se requieren también paciencia, curiosidad y humildad para reconocer nuestra propia ignorancia y ocasional estupidez. Y se requiere una voluntad de equipo para tratarla entre todos en el día a día, a pesar del estrés, los roces y los humos de cada uno de nosotros. Pero sobre todo, creo que se requiere valor y asertividad para cuestionarlo todo (independientemente de la jerarquía) y disentir públicamente.

¿Difícil? Sí. ¿Incómodo y desagradable en muchos casos? Desde luego. Pero la alternativa dada la velocidad de los acontecimientos, es el fracaso a medio y largo plazo. Y si no, que se lo digan a la industria musical (barrida por iTunes y el P2P), la industria del cine (barrida por Megaupload y los torrents) o la industria editorial (barrida por Amazon y los ebooks) entre otras afectadas por no tener un marco de conocimientos adecuado sobre la tecnología y las herramientas.

Desde <https://jbolano.wordpress.com/2012/08/14/el-abismo/>

el desarrollo de software ha pasado por muchas etapas en un periodo de tiempo muy comprimido y en cada una ha ido ganando complejidad, añadiendo capas de abstracción y mejorando todo lo existente anteriormente de manera fulminante (a ver quién se acuerda de Word Perfect, Altavista o Myspace). Y durante ese viaje, los desarrolladores hemos ido aprendiendo por las malas que cada problema es muy distinto y requiere distintas aproximaciones

Desde <https://jbolano.wordpress.com/2012/09/27/una-breve-historia-del-desarrollo-de-software/>

Creo que todas estas son buenas razones para esperar unos tiempos la mar de interesantes en todos los frentes, y estoy deseando ver qué pasa y cómo reaccionan competidores y mercados. Ver qué falla y que arrasa, y por supuesto qué más se saca todo el mundo de la manga.

Desde <https://jbolano.wordpress.com/2012/10/22/el-desembarco-de-normandia/?preview=true&preview_id=2446&preview_nonce=0f8b62d27f>

Para terminar solo quiero dejar una última reflexión: cuando veo desarrolladores que se enfrascan exclusivamente en su tecnología de trabajo actual y por falta de tiempo o curiosidad, saben poco o nada de otros campos, herramientas y tecnologías, pienso que es poco probable que sean capaces de aportar ideas nuevas y por lo tanto de evolucionar y mejorar. Y eso es malo para todos.

Desde <https://jbolano.wordpress.com/2015/03/22/reflexion-analogias-experiencia-directa-y-desarrollo-de-software/>

muchos eventos importantes en 2009: el embrión de Azure y Office 365 (BPOS), Android 2.0 (la primera versión buena), Windows 7 (el más querido), ECMAScript 5 (el JavaScript de la nueva web), Bitcoin (y la explosión del blockchain), GO (del que Javier nos dará una charla pronto) y Node JS (¿el nuevo Java/PHP?) del que vimos cómo se usaba en producción en las Lambdas del AWS de BrainSINS en el último Meetup.

Desde <https://jbolano.wordpress.com/2016/12/09/developer-timeline-1996-2016/>

Anuncios