Android 6.0: Impresiones tras 6 años de Android. 2010 – 2016

motoxplay

Hace casi 6 años compré mi primer Android. Hasta entonces había empleado el tándem Sony Ericsson + Palm TX con mucha efectividad, pero el probar el HTC Magic de un colega me animó a pasarme a Android. Renovarse o morir que dicen.

Creo recordar que alrededor de un 2 años después volví al tandem Sony + Palm debido a los problemas de autonomía, rendimiento y limitaciones del software en cuanto usabilidad y capacidades del Samsung Galaxy que había adquirido. Había intentado usarlo pero había acabado siendo un lastre insoportable.

Durante los últimos 3 años he vivido felizmente en el ecosistema Microsoft, primero con un Nokia 520 y después con un 630 que duró hasta que, por razones en parte comentadas en otro post, decidí volver a Android.

Una vez descrito mi periplo pensaba comentar mis impresiones sobre la plataforma de Google, pero releyendo lo que escribí entonces me he dado cuenta de que hay poco que añadir sobre Android.

Entre las versiones 1.5 y 2.1 que probé con Samsung y la 6.0 con Motorola, han pasado unos cuantos años, pero aparte de una muy necesaria mejora visual y un upgrade brutal de hardware, el sistema sigue siendo el mismo: complejo de usar, orientado totalmente a las apps (no a los usuarios) y con un desprecio total por la privacidad. Supongo que los incentivos hacen al producto, y en el caso de Google el vender publicidad lleva a esto.

Lo que sí puedo confirmar es que el objetivo de Google de ser el Windows para móviles puede darse por completado. Tan es así que Microsoft sigue la senda que tomaron Palm y Blackberry con desigual resultado: orientarse a los usuarios profesionales. Y no es extraño porque lo que más noto al volver a Android es que el sistema en sí, y el ecosistema que hay alrededor, están constantemente compitiendo por atraer mi atención. Es algo que hace tan bien que apenas se nota y el “golpe” se olvida en unos días, pero habiendo visto el efecto, veo claro que tengo que usarlo lo menos posible si quiero hacer algo que no sea perder el tiempo en un bucle de entretenimiento y ocio sin fin.

Quizá ese sea el secreto del éxito de Android. Que el ocio vende más que la productividad personal. Solo espero que Microsoft no abandone y sigamos manteniendo una tercera vía al ocio de Android y el postureo de Apple: un verdadero dispositivo con vocación de asistir a la persona. O al menos que este Android me dure más que el anterior, que no sería poco.

Para no cerrar el artículo de forma negativa diré que el reconocimiento de audio funciona fantásticamente bien (como entrada de texto o como asistente) y que tener todas las aplicaciones de Microsoft ayuda en cierta forma a minimizar el enfoque lúdico del sistema. Además la existencia de un monopolio “gratuito” y duradero como el que ha conseguido Google se traduce en una relación precio que parece excelente a día de hoy.

 

Anuncios

Libro: The psychopath code. Cracking the predators that stalk us

psico

Título: The psychopath code. Cracking the predators that stalk us
Autor: Pieter Hintjens
Editorial: Supongo que autoeditado. Solo tengo la versión Kindle. Y hay otra gratis en GitBook.

Ahora mismo no tengo ni idea de cómo encontré este libro, pero el precio en Amazon y el titulo me llamaron la atención lo suficiente como para empezar a leer la muestra gratuita y rápidamente lo compré para leerlo entero.

No es el primer libro sobre psicópatas que leo, pero sí el primero que leo escrito por un desarrollador de software (entre otras cosas), lo que me parece curioso teniendo en cuenta lo que me interesa el tema y que también desarrollo software profesionalmente. Quizá haya un patrón aquí: desarrollador, comunidades en línea, interés en psicópatas.

Obviamente no es el primero en escribir del tema de los psicópatas y su realidad y efecto en nuestras vidas:

Hay gran cantidad de libros, artículos y vídeos (TED por ejemplo) sobre el problema de los psicópatas que andan sueltos por el mundo. Pero Hintjens hace algo muy interesante: nos ofrece una teoría de la psicopatía. Y como buena teoría nos ayuda a explicar por qué existen, qué los mueve, como actúan y como defendernos de ellos.

La idea central del libro es que los psicópatas, los que nacen así, tienen una razón evolutiva que en el mundo actual se ha ido de madre dado el tamaño e interconexión de la sociedad actual. En el libro se propone una visión radical en la que la sociedad humana no es una y homogenea, sino un complejo sistema biológico en el que se han desarrollado humanos depredadores de humanos. Y todo ello lo va desarrollando metódicamente con ejemplos claros basados en los personajes clásicos del mundillo de la seguridad informática (Alice, Bob y Mallory).

No voy a meterme en si el libro es más o menos científico (no lo es en el sentido de un artículo de Scientifics American) pero si en el proponer una hipótesis (que los psicópatas existen porque existe un nicho evolutivo para ellos) y desarrollando la idea para encuadrarla en diferentes escenarios para establecer su capacidad de predicción.

Quizá para muchos esto sea demasiado laxo, pero para mí el poder explicar y predecir, el disponer de un modelo de psicópata aunque no sea completamente fiable, es algo impresionante.

Aunque el libro en ocasiones me parezca excesivo en encuadrar determinados comportamientos dentro del perfil de psicópata, y aunque sospecho que la experiencia vital de Hintjens lleve los ejemplos demasiado lejos, tengo que reconocer que me parece uno de esos libros que te cambian el chip.

A continuación un par de citas de interés, aunque repito que hay una versión online para leer en Gitbook.

A healthy group spends little time on decision making. Its members have high independence. They tend to do first, talk second. There is little or no argument. An infected group struggles to get consensus. Its members argue over irrelevant details. Even the smallest project takes huge p anning, and stresses everyone. You cannot fix such groups. I have tried many times. Groups grow around founders and rules. You cannot change the rules after the fact. And to keep out bad actors, you must have the right rules.

-o-

Can we eliminate psychopathy? I’m not even sure that’s a sane goal. This predator-prey battle has been the main force of human evolution for millions of years. Without it, we’d be a historical footnote.

-o-

recognize these negative triggers, and we can become resistant against them. There are two main reasons for negative triggering. The first is history. We evolved for a different world with fewer people and far more real dangers. Modern life is safe, easy, and yet complex and filled with other people. We compete with each other for toy points. Exposure to the elements, ignorance, or non-human predators is the exception, not the rule. We are a species on holiday. Our emotions are often the idle hands waiting for the Devil’s commands.

-o-

If you confront a psychopath in the workplace, have your exit ready. You Will not be staying long. Mallory knows exactly how to make people hate and fear you. She will with tears in her eyes accuse you of sex crimes, financial fraud, and worse. She Will explain in clear detail why all the trouble is your doing. VVhat you can do instead is to collect violations of company policy or the law. You need documentation and proof. You need more than one case. You can then report these to your management, or HR. Since HR’s first job is to protect the firm from bad actors, they should be able to help.

-o-

She only shows admiration and affection for more powerful people in the organization. We all meet psychopaths at work. If you know how Mallory works, you can see this happen almost in real-time. If not, it can take years to realize “it was not normal. ” You may want to try to fix things. It is unwise to accuse co-workers of being psychopaths. Only a trained professional can make such a diagnosis. And even then, only with cooperation from the subject. Mallory is not going to walk with you into Human Resources and agree that she’s a problem.

-o-

She moves up and sideways through the company structure. The workplace often wraps a blanket of anxiety and stress around its staff. Few people expect their work to make them happy. Many businesses use mindcontrol techniques on their staff. These are the same techniques psychopaths use. All this disguises Mallory’s impact crater. When Mallory enters a workplace, she is already thinking how to leave it. She has mimmal interest in the people or the work. She’ll go through them and take what she can.

-o-

[Acerca de comunidades online] Administrators SHOULD block or ban “bad actors” who cause stress and pain to others in the project. This should be done after public discussion, with a chance for all parties to speak. A bad actor is someone who repeatedly ignores the rules and culture of the project, who is needlessly argumentative or hostile, or who is offensive, and who is unable to self-correct their behavior when asked to do so by others.

-o-

[Acerca de sintomas de la existencia de un psicópata en una comunidad y el lugar de trabajo] It takes too long to come to consensus. There is too much argument over insignificant details. Staff spend more time justifying themselves than doing valuable work. The team feels stuck and lethargic, though individuals seem bright. People are leaving for unspecified reasons. If you are stuck with Mallory in the same workplace then your feelings will evolve. You’ll have a long period of frustratlon and some anger. Then you will feel burnout. This is a sudden shift in mood from trying to make things work to disgust. You will want to avoid talking to anyone in the team.

-o-

Yet without constant pressure from cheats, there is no game. And without a game, humanity has no future. VVhat do you mean with that? I think we’re still evolving, as we must, to overcome the limitations of our planet. We Will go to the stars, or we will go extinct. Not tomorrow. Maybe in a thousand years. And while the altruists will build the spaceships and design the hibernation tanks, it will be psychopaths that provide the hunger. Every dramatic voyage of discovery is driven by false promises and lies. Most end in disaster. Some succeed, and take us forwards.

Y esto es todo por el momento. Aunque me estoy dando cuenta de que me preocupan mucho los comportamientos anti éticos. Me pregunto si será innato o aprendido. 🙂

Windows Phone ha muerto

IMG_20160428_063036267

En 2007 escribí sobre la muerte de Blackberry y su relación con la explosión que iba a producir la inminente salida del iPhone 1 y los movimientos de Google en móvil. Sin duda un ejercicio de futurología bastante acertado desde la perspectiva que da leerlo tras 9 años.

Hoy voy a hablar de la muerte de Windows Phone que lleva sucediendo desde hace meses de forma cada vez más acelerada.

No soy el primero ni el único en dejar constancia de mi disgusto con Windows 10 Mobile o en dar el paso de abandonar (a Android). Profesionales pro Microsoft como Wictor Wilen o Luis Ruiz Pavón estamos abandonando de forma pública y sonora. No hay más que pasarse por Twitter, donde pueden leerse comentarios como los siguientes desde hace meses:

El caso es que llevo unos días con mi nuevo Moto X Play, el terminal más decente y barato que he podido encontrar, para quitarme el lastre en que se había convertido mi Lumia 630 con Windows 10 (beta). Y aunque todo tiene sus pros y contras el hecho es que no tengo intención de volver a comprar un terminal con Windows. Hay muchas razones por las que se ha llegado a esta situación y diría que se trata de un tema extraordinariamente complejo que no voy a tratar de analizar aquí, pero sospecho que Microsoft conoce perfectamente el panorama y ha estado realizando una retirada ordenada en los últimos meses, evitando sacar nuevos terminales y virando hacia un nuevo frente con menos resistencia. En parte, por esa sensación he estado aguantando mi Lumia hasta hace unas semanas cuando empecé a buscar una alternativa adecuada.

En mi opinión, y sin disponer de ninguna información privilegiada (tipo MVP), está bastante claro a estas alturas que Microsoft no va a sacar más terminales Lumia de gama “baja”. Ni nada que esté orientados a ser simplemente un móvil. Microsoft va a saltarse ese paso fallido, pero va a continuar sacando terminales orientados al mundo post-móvil. Ahí entran tanto las tecnologías de Continuum como las Hololens entre otras, que parece que van a convergir en algo más allá del teléfono móvil. Pero eso solo puede funcionar si sacan “buques insignias”, terminales caros que tengan potencia y características suficientes para mover todo lo necesario (escritorios, 3D…). Usarán estos terminales para probar ideas nueva, establecer unos estándares y animar el tema, algo parecido a la estrategia que siguieron con los convertibles Surface que parecen haber salido muy bien parados, incluso frente al iPad Pro.

Sea como fuere Microsoft ha sido bastante claro en sus últimas declaraciones: se va a orientar al mercado profesional. Esto significa que el dispositivo móvil Microsoft tiene que ser un dispositivo de productividad personal no una plataforma para adolescentes o para probar las últimas aplicaciones de moda. Entiendo que eso implica que tiene que poder operar como móvil, tablet y sobremesa y eso requiere potencia, que no es barata.

Y con todo esto, pienso que se van a meter una hostia.

Disponer de un Sistema Operativo único para todos los dispositivos es el write once, run anywhere de Java que nunca fue. Es el anillo único para dominarlos a todos de una novela fantástica. El sueño de toda empresa de producto. Pero la “talla única para todos” es una estrategia arriesgada, una que durante un tiempo le ha funcionado muy bien a Apple con sus productos perfectamente segmentados, pero que empieza a mostrar agotamiento en sus cifras de ventas. Y eso que controlan la cadena completa de producción y distribución.

Sospecho que Windows 10 Mobile y sus sucesores van a intentar serlo todo para todos. Y aunque en tablet y escritorio puede funcionar (y muy bien) dudo mucho que lo haga bien en la escala móvil. Y solo dios sabe si lo hará en otros formatos y escalas.

Así que ya veremos que tal evoluciona Windows en el dispositivo móvil, los wearables y demás, pero hoy Windows 10 Mobile está completamente muerto. D.E.P.

Post data: quiero mandar un fuerte abrazo a todos los que invirtieron en desarrollar con Silverlight para Windows Phone. Si aún queda alguno por ahí debe estar sufriendo mucho.