7 Indicadores no convencionales en las oficinas

WP_20160425_19_43_36_Pro

El otro día estuve hablando informalmente sobre ciertos detalles que pueden usarse como indicadores de la salud de un equipo de trabajo, sobre el estado de motivación o burnout de las personas de un equipo de trabajo, lo que me llevó a pensar en indicadores informales o no convencionales en entornos de trabajo y finalmente a escribir este post.

El fondo de la cuestión es que al igual que existe un lenguaje corporal que todos hablamos en mayor o menor medida, existen ciertas señales que se producen en grupos de trabajo, particularmente oficina. Estas señales pueden ser detectadas e interpretadas si las conocemos y estamos atentos.

Por supuesto, como en cualquier comunicación, se necesita un contexto para poder interpretarlos correctamente y siempre hay detalles adicionales que nos perdemos y confusiones. De ahí que los trate como indicadores, no como una regla ciega. No todo el mundo entiendo esto (la incertidumbre) así que es importante recalcar que un indicador de cualquier tipo no reemplaza a la realidad, solo ayuda a visualizarla parte desde otro ángulo, con más facilidad y fiabilidad cuanto mejor sea el indicador y cuantos más indicadores tengamos. Parafraseando al ejercito suizo: el mapa no es el territorio y en este caso las señales son solo una ayuda.

En mi caso he visto que los siguientes indicadores son bastante fiables y son los que suelo comprobar de vez en cuando, pero dependiendo del tipo de trabajo y de organización hay muchos otros o algunos pueden no ser válidos:

1. Barbas. La aparición de barbas en la oficina, refiriéndonos no a la barba larga y cuidada de un hipster, sino la descuidada de “paso de afeitarme” o “no tengo tiempo ni energía para esto”, es un indicador muy claro de la carga de trabajo en momentos puntuales o de moral baja en ciertas épocas. La gente está demasiado saturada y agotada como para siquiera decidir arreglarse. La solución no pasa por ordenar a la gente que se asee, sino por reducir las cargas de trabajo y tratar de animar a la gente de alguna manera.

2. Material de oficina. Aquí me refiero tanto a equipos de trabajo como a cosas más básicas como pizarras, rotuladores, bolígrafos o tóner. La ausencia o falta de calidad de los mismos indica despreocupación al nivel de la organización sobre detalles que marcan la diferencia en el largo plazo. Es un poco como la alimentación: una persona en forma o preocupada por su salud no suele comer poco y mal. Suele indicar una cultura del “vamos tirando y ya es mucho”.

3. Equipos informáticos. Aunque esto forma parte del material de oficina, merece además un trato específico, pues conozco ciertas personas que se fijan en los equipos informáticos de los comerciales y técnicos para evaluar a los proveedores. Un equipo malo o doméstico es visto con una mala señal dado que apunta a una predilección por lo barato sobre la calidad, algo que no se desea en un entorno profesional.
4. Rotación. Este es un clásico pero lo considero “no convencional” dado que cualquier persona puede verlo sin necesidad de un informe: cuando la mayoría de la gente lleva poco tiempo en la empresa (quizá menos de 2 años) se puede predecir que no se valora demasiado a la gente (precisamente la parte más crítica en cualquier empresa) o cosas peores como gente y organizaciones tóxicas de las que acaban generando cárteles y otros comportamientos poco éticos.

5. Frameworks, librerías y procesos. La existencia de uno o varios frameworks o librerías de código reutilizable o de procesos empresariales definidos (y usados) puede significar varias cosas, pero claramente indica que la empresa se dedica a hacer lo mismo una y otra vez, lo que puede ser bueno o malo dependiendo de si se mueve en un área madura o en evolución y de su antigüedad. Es un caso de indicador que cambia de significado completamente dependiendo del contexto. La ausencia de, por ejemplo, un proceso para vacaciones puede ser bueno (confianza y sana responsabilidad individual) o malo (caos, falta de planificación y falta de eficiencia).

6. Trajes. La existencia de trajes puede venir obligada por el tipo de negocio de la empresa (abogacía, auditoría…), pero suele significar un énfasis en lo comercial, en vender algo o una búsqueda de uniformidad. Esto no tiene por qué ser algo malo, pero es bueno recordarlo cuando se avista una corbata y crucial si una oficina técnica, que no debería estar vendiendo nada, está llena de ellas.

7. Fight or fly. Cuando una persona decide irse, suele reducir la comunicación y el contacto con el resto de sus compañeros, más o menos de golpe. No siempre es así y a veces el cambio es sutil, pero cuando alguien deja de comer con el resto de compañeros o deja de “quejarse”; en general, cuando alguien deja de hacer algo que hacía normalmente, podemos encontrarnos ante un signo de rendición y huida, que puede desembocar muy fácilmente en un abandono, y por tanto en una cifra a sumar a la rotación. Es uno de esos indicadores que pueden predecir cambios en otros. Supongo que como seres sociales que somos, la no comunicación es una comunicación en sí misma.

Como nota final, el tema de los indicadores informales me ha recordado un post de David Bonilla sobre como dar los buenos días con una especie de berrido, para comprobar el estado de ánimo del equipo. Ese sí que es poco convencional.

Anuncios