Libro + reflexión: El ejército perdido

Office Lens_20150714_090046_processed

Título: El ejército perdido

Autor: Valerio Massimo Manfredi

Editorial: Debolsillo

En Agosto de 2009 abandoné el Anábasis de Jenofonte como lectura veraniega pensando en retomar la historia en un formato más digerible para un tipo del siglo XXI. Por eso busqué el best seller de Manfredi del que viene esta reseña. Y creo que fue un error.

Cuando empecé a hojearlo ya en casa, empecé a sospechar que Manfredi está dirigido a un público femenino, al menos en esta novela. Supongo que esto es argumentable al ser el personaje principal una mujer, aunque luego no haya un exceso de relaciones románticas en el libro. Y en realidad que esté escrito para un público u otro da igual, como se puede ver por la variedad de libros que leo no tengo un problema con esto; incluso me gusta la obra de Anne Rice. Pero me temo que la técnica de este libro o su traducción son muy malas, llegando a identificar párrafos calcados entre capítulos del libro y observando un abuso de ciertos adjetivos. Supongo que eso ya es bastante malo pero la novelización que ha hecho Manfredi del Anábasis tampoco me ha llegado a enganchar en ningún momento y las descripciones del entorno, acciones, personajes son muy pobres.

He de decir en su defensa que, sin embargo, a mi mujer le ha encantado y ha empezado a leer Alexandros del mismo autor. Pero yo recomiendo infinitamente más cualquier libro de Santiago Posteguillo.

Sea como fuere, este libro me ha permitido echar una mirada a la historia de Jenofonte y la expedición de los 10.000. Un poco más tarde de lo que pensaba sí, pero una historia de hace 2.400 años puede aguantar algunos más.

Sobre la historia en sí, es inspiradora: un ejército profesional, con unidad y un liderazgo adecuado, puede poner en jaque a un imperio por grande que este sea. Desgraciadamente este libro no es la mejor forma de conocerla.

Reflexión

Una vez leída la historia de Jenofonte y algo de su contexto y posterior importancia, he estado pensando que básicamente Jenofonte escribió lo que hoy seria un blog sobre su experiencia en el proyecto de la expedición de los 10.000. Más tarde un tal Alejandro Magno lo leyó y usó intensivamente como parte de su propio proyecto de conquista del imperio Aqueménida. Y más adelante un tal Lucio Cornelio Escipion usó en la batalla de Magnesia una maniobra similar a la que ejecutó Alejandro en Gaugamela, en este caso para proteger a Roma. Muchos siglos después un tal Peter Drucker empleó, entre otros recursos, la historia de Jenofonte para hablar de liderazgo y procesos, y su obra influenció junto con la de Edward Deming la filosofía empresarial de la economía japonesa llevándola a lo más alto de la mano de gente como Taiichi Ohno y su Lean Manufactoring y Kanban. Ideas y procesos que a día de hoy han empapado el desarrollo de software de metodologías Ágiles.

Parece que al final hay muchas ideas asociadas que poco a poco, a lo largo del tiempo van conectando de formas a priori extrañas. Supongo que alguien que quiera mejorar procesos, a parte de experimentar, debe leer mucho y variado. Y hoy leer es más fácil que nunca para quien tiene interés.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s