Recopilación de tweets interesantes

Ahora que estoy de limpieza veraniega de lecturas, aprovecho para agrupar los tweets interesantes que he encontrado hasta ahora este año y eliminarlos de mi lista de favoritos.

Libro + reflexión: El ejército perdido

Office Lens_20150714_090046_processed

Título: El ejército perdido

Autor: Valerio Massimo Manfredi

Editorial: Debolsillo

En Agosto de 2009 abandoné el Anábasis de Jenofonte como lectura veraniega pensando en retomar la historia en un formato más digerible para un tipo del siglo XXI. Por eso busqué el best seller de Manfredi del que viene esta reseña. Y creo que fue un error.

Cuando empecé a hojearlo ya en casa, empecé a sospechar que Manfredi está dirigido a un público femenino, al menos en esta novela. Supongo que esto es argumentable al ser el personaje principal una mujer, aunque luego no haya un exceso de relaciones románticas en el libro. Y en realidad que esté escrito para un público u otro da igual, como se puede ver por la variedad de libros que leo no tengo un problema con esto; incluso me gusta la obra de Anne Rice. Pero me temo que la técnica de este libro o su traducción son muy malas, llegando a identificar párrafos calcados entre capítulos del libro y observando un abuso de ciertos adjetivos. Supongo que eso ya es bastante malo pero la novelización que ha hecho Manfredi del Anábasis tampoco me ha llegado a enganchar en ningún momento y las descripciones del entorno, acciones, personajes son muy pobres.

He de decir en su defensa que, sin embargo, a mi mujer le ha encantado y ha empezado a leer Alexandros del mismo autor. Pero yo recomiendo infinitamente más cualquier libro de Santiago Posteguillo.

Sea como fuere, este libro me ha permitido echar una mirada a la historia de Jenofonte y la expedición de los 10.000. Un poco más tarde de lo que pensaba sí, pero una historia de hace 2.400 años puede aguantar algunos más.

Sobre la historia en sí, es inspiradora: un ejército profesional, con unidad y un liderazgo adecuado, puede poner en jaque a un imperio por grande que este sea. Desgraciadamente este libro no es la mejor forma de conocerla.

Reflexión

Una vez leída la historia de Jenofonte y algo de su contexto y posterior importancia, he estado pensando que básicamente Jenofonte escribió lo que hoy seria un blog sobre su experiencia en el proyecto de la expedición de los 10.000. Más tarde un tal Alejandro Magno lo leyó y usó intensivamente como parte de su propio proyecto de conquista del imperio Aqueménida. Y más adelante un tal Lucio Cornelio Escipion usó en la batalla de Magnesia una maniobra similar a la que ejecutó Alejandro en Gaugamela, en este caso para proteger a Roma. Muchos siglos después un tal Peter Drucker empleó, entre otros recursos, la historia de Jenofonte para hablar de liderazgo y procesos, y su obra influenció junto con la de Edward Deming la filosofía empresarial de la economía japonesa llevándola a lo más alto de la mano de gente como Taiichi Ohno y su Lean Manufactoring y Kanban. Ideas y procesos que a día de hoy han empapado el desarrollo de software de metodologías Ágiles.

Parece que al final hay muchas ideas asociadas que poco a poco, a lo largo del tiempo van conectando de formas a priori extrañas. Supongo que alguien que quiera mejorar procesos, a parte de experimentar, debe leer mucho y variado. Y hoy leer es más fácil que nunca para quien tiene interés.

 

Joylent: comida de repuesto

WP_20150720_002

Antes de que esto se vuelva completamente mainstream (si no lo es ya) voy a aprovechar para comentar algo sobre este alimento de repuesto que empecé a consumir en Mayo.

Joylent es un batido sustitutivo de las comidas, un invento que al parecer existe desde hace bastantes años (Herbalife por ejemplo tiene uno) y que se está poniendo de moda desde Silicon Valley.

Lo compré por las mismas razones que otros muchos: no tengo demasiado tiempo para comprar y cocinar, tiendo a comer mal y en demasiada cantidad si tengo ocasión y además me gusta probar cosas nuevas.

Estoy usando el batido para sustituir algunas comidas y cenas y ahorrar tiempo en momentos puntuales. Ni me planteo consumir únicamente esto, ni creo que sea demasiado sano, pero la alternativa (comer mucho y mal y perder tiempo en el proceso) es bastante peor. Nótese que he hecho dos pedidos porque estoy satisfecho con el producto y responde a mis expectativas.

En cuanto al producto apenas tiene sabor, está muy próximo a los polvos de avena que a otra cosa lo que puede ser un problema si lo que se pretende es consumirlos diariamente a todas horas. Al menos yo creo que podría llegar a aborrecerlos.

La preparación es muy simple y rápida por lo que se puede llevar el mezclador con la cantidad lista para solo tener que añadir agua. En cierto modo es como ser un bebé: llevas la leche de fórmula en un bote y solo necesitas agua para tener la comida lista.

En mi trabajo lo llamo de forma humorística “comida de consultor informático” porque en el sector de las TI andamos con poco tiempo y destinados en clientes que no siempre tienen instalaciones adecuadas para subcontratar seres humanos.

Y como última nota, hablando con un conocido que trabaja en Herbalife, parece que este tipo de productos son opciones interesantes para evitar la malnutrición en determinados grupos sociales, países o lugares con catástrofes o conflictos así que quizá sí sea la comida del futuro.

Libro: 1177 a.C.

WP_20150705_016

Título: 1177 a.C.

Autor: Eric H. Cline

Editorial: Crítica

Compré este libro porque necesitaba leer algo en papel que no tuviese que ver con SharePoint y dados mis intereses en la cultura sumeria, el mito de la Atlántida y la actual situación de abismo económico y global en que vivimos por la(s) crisis de la Eurozona, Grecia, Ucrania, el calentamiento global, etc. Me pareció una elección segura.

El caso es que el libro tiene buena pinta: hace más de 3.000 años las civilizaciones del Mediterráneo oriental, poseían una economía y unas relaciones políticas que no tenían nada que envidiar a las actuales. Pero en un corto periodo de tiempo todas se derrumbaron. ¿Por qué? ¿son los “Pueblos del Mar” la causa? ¿desastres naturales? ¿guerra? ¿enfermedad? ¿cambio climático?

Con esa idea de apocalipsis misterioso en el pasado remoto en mente he de reconocer que me ha decepcionado encontrar lo que podría ser un largo artículo académico sobre el tema, con una investigación de todos los hallazgos relevantes y una serie de hipótesis a comprobar. Sin embargo una vez que te haces al tono académico el contenido se hace muy interesante.

No voy a extenderme en esta reseña dado que el contenido es bastante más denso de lo habitual y difícil de transmitir en un espacio tan corto, así que me ceñiré a tres temas.

El primero es que el libro detalla las relaciones políticas y económicas de los imperios de la época, quedando claro que no hemos evolucionado en ese sentido en los últimos miles de años. Esto por si solo ya merece la lectura del libro.

El segundo es que la respuesta que da el autor del libro no es nada sorprendente: la razón de la caída de la civilización en aquella época se debió a una suma de factores que unidos, arrasaron un sistema altamente complejo y entrelazado. Supongo que Nassim Taleb estará de acuerdo en esta tesis.

El tercero es que las últimas páginas del libro incitan a la reflexión: si un sistema como el nuestro dio al traste por una serie de eventos a lo largo de un periodo de tiempo, ¿podría pasarnos lo mismo y no ser capaces de verlo venir? ¿o podría ser que no seamos capaces de evitarlo? Y en cualquier caso ¿deberíamos evitarlo? Al final, el libro da un mensaje positivo al respecto: para que las nuevas sociedades y el progreso avancen, los imperios deben caer. Y justo hoy Grecia tiene a Europa en vilo.

Y eso es todo. Es un libro que volvería a leer, pero me temo que no se me ocurren más de dos personas a las que se lo recomendaría. En cualquier caso es una buena lectura tras “La historia del mundo en 100 objetos“.