Libro: Partes Públicas

Título: Partes Públicas. Por qué compartir en la era digital mejora nuestra manera de trabajar y de vivir.

Autor: Jeff Jarvis

Editorial: Gestión 2000 / Grupo Planeta

Este libro me llamó la atención tras un “incidente” con el uso de Twitter. Uno que como a otros muchos antes, me hizo replantearme la necesidad de continuar siendo transparente y público o no. Y aunque el libro no plantea ninguna receta o solución general, sí que reflexiona lo suficiente sobre el tema como para ayudar a tomar una decisión. En mi caso, seguir en Twitter.

Diría que este libro es el típico libro de periodista, como el de Piano que comenté en su día. Un libro donde se da un repaso a la situación pasada y presente de las redes sociales y lo que Jarvis llama “publificación” (una traducción tan necesaria como fea), para que cada cual sopese los pros y contras de esta tendencia y pueda hacerse una idea de la situación actual.

Jarvis nos lleva por la historia de los medios de comunicación, las revoluciones y la historia reciente de empresas del campo o afectadas por el. Google, Facebook, Twitter… la imprenta, la prensa, los blogs, el Big Data… Todo va siendo expuesto para que el lector entienda que nos encontramos ante una situación nueva de la cual no podremos hacer una verdadera valoración hasta dentro de quizá unas décadas, pero que sin duda ha llegado para quedarse. Una situación que va a crecer y evolucionar sin que nadie pueda adivinar hacia qué.

Al terminar este libro, recordé de nuevo a Asimov y su relato del cronoscopio, y me vuelve a sorprender la capacidad de visión que tuvo el hombre. Quizá hoy no tengamos máquinas para observar el pasado reciente, pero con la ubicuidad de redes, cámaras y sensores, nosotros y de forma nativa nuestros hijos, vamos a tener una sociedad mucho más transparente que en cualquier época pasada. Y no hay marcha atrás.

En resumen, este libro es de esos libros curiosos, que se leen fácilmente pero que no creo que eches de menos si no lo lees. Ayuda que se publicase originalmente en 2011 lo que consigue que este año no está desfasado pero en un par de años, me temo que solo servirá para hacer una retrospectiva.

Para terminar, aquí van algunos extractos de interés:

[Sobre la experiencia de “publicar” los libros de contabilidad en una empresa de servicios de laboratorio, sin una comunicación real supongo, solo los datos] Abrió sus libros de contabilidad para revelar algo más que el simple balance final. “Los empleados eran científicos que no sabían interpretar los libros de contabilidad”. En lugar de advertir el bache cíclico que se avecinaba, la plantilla no vio ningún problema inmediato. Los trabajadores solicitaron un aumento de salario y rechazaron las medidas de la dirección. “El deterioro de la relación entre la plantilla y la dirección impidió que la empresa se preparara para los malos tiempos y sus ventas y número de empleados cayeron en picado”. Es una lástima.

[Comentarios del laborista británico Anthony Painter] “La inclinación del equilibrio de la sociedad institucional a la sociedad basada en red depondrá dictadores, derribará gobiernos, ocasionalmente provocará caos y terror, creará riesgos y oportunidades económicas y eliminará rápidamente algunas instituciones civiles y estatales tradicionales. Nuestro éxito como movimiento se verá determinado por nuestra capacidad para establecer instituciones de cambio duraderas a partir de redes de indignación.

[Citando y extendiendo a James Deward en 1998] Los cambios en la era de la información serán tan drásticos como los experimentados en la Edad Media. La imprenta ha participado en movimientos como la Reforma, el Renacimiento y la revolución científica, todos ellos extraordinariamente influyentes en su época; es posible que en la era de la información ya se estén produciendo cambios de un calado semejante. Lo inteligente no es impedir estos cambios instaurando normas y oponiendo resistencia, sino facilitando el acceso y la adaptación. Esta transformación será inquietante, a veces aterradora y enormemente perturbadora para la jerarquía de la sociedad. Las empresas, los gobiernos y las instituciones tradicionales no están pensadas para actuar con tanta apertura. Evidentemente, podrían cambiar, pero la transición requiere un cambio de rumbo arduo y costoso. Cuando se percaten de la necesidad y la inevitabilidad del cambio, los recién llegados que utilizan plataformas abiertas les llevarán mucha ventaja. Amazon puso patas arriba el comercio minorista antes de que éste pudiese reaccionar. La red Craiglist se coló en los periódicos y derivó 13.000 millones de dólares al año de las arcas de las empresas a los bolsillos de los consumidores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s