Formación académica y mentiras

Dan Ariely comenta en su artículo Economics and the maximization of profit (and lies) el estudio sobre la honestidad y su relación con factores de la persona como sexo, edad, religión o formación, y parece que aunque sujeto a discusión, el hecho es que los estudiantes de “economics” y “bussines” (económicas y empresariales en su versión española si no me equivoco) tienden a mentir más que cualquier otro grupo o división (creyentes, ateos, etc…). Bastante más de hecho.

Se puede argumentar, como de hecho hacen los comentarios del propio artículo, sobre qué razones llevan a esto, y que consecuencias tienen para la sociedad, aunque yo solo quiero por un lado confirmar que he visto relaciones curiosas entre estudios, carreras, comportamiento y aficiones en el mundo laboral; y quiero también añadir un tema: la deformación profesional.

Deformación académica

Sé que hay ramas de la psicología que se dedican a estudiar determinados grupos de personas en función de su trabajo. Por ejemplo, sé que los profesores y enfermeras son grupos de alto riesgo de burnout, precisamente porque su trabajo, su día a día, los desgasta y quema en una forma que otros trabajos no hacen. Y porque las personas que eligen esos trabajos son (estadísticamente) personas con unas tendencias psicológicas que les hacen preferir ayudar y servir a los demás de esa forma. Es decir, que sabemos que existen rasgos y enfermedades psicológicas asociadas a profesiones, o dicho de otro modo, que existe la deformación profesional.

Sabiendo esto, puedo imaginar que lo que Ariely ha detectado es una forma de “deformación académica”: una relación estadística entre las características psicológicas que predisponen a una persona a estudiar una carrera, los conocimientos que le da esa carrera (su nueva visión del mundo) y las dinámicas que se establecen cuando un grupo de personas semejantes se relacionan.

Recursos Humanos y experimentos en marcha

Supongo que de esta especie de selección y transformación académica y laboral, surgen los tópicos sobre informáticos, comerciales, políticos y demás. Y creo que es un tema interesante para estudiar, dado que puede tener un gran impacto a la hora de planificar entornos, incentivos, o dinámicas de trabajo para departamentos y empresas, algo que debería ser de mucho interés (si no lo es ya) para los departamentos de recursos humanos.

Y si yo lo he pensado, estoy seguro de que ya hay mucha gente trabajando en ello, como quizá Valve (enlace de Forbes sobre el tema) y Google (BBC comentando algunos aspectos). Que son quienes tienen políticas más extrañas en su entorno laboral y con espectaculares resultados.

Anuncios

Un pensamiento en “Formación académica y mentiras

  1. Pingback: Documental: (Dis)Honesty | jbolano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s