Dibujos animados e interfaces de usuario

Gracias a mi hija presto, desde hace algún tiempo, más atención a los dibujos animados que de costumbre. Esto unido a mi interés por el diseño de interfaces de usuario, y el debate entre el skeumorfismo, diseño Metro (o plano, minimalista, limpio), las metáforas y lo digital, ha hecho que me fije que parece haber cierta relación entre el diseño de interfaces y los dibujos animados. Probablemente se trate de algo débil de una cierta moda en diseño, pero ahí está.

Dibujos animados 3D, imitación a la realidad

Resulta que ahora mismo veo algunos dibujos animados que son esencialmente dibujos 3D, con sus degradados, brillos, perspectiva y líneas curvas. Todo bien renderizado para que las texturas y las sombras den una atractiva imagen de “realidad de juguete”.

Dentro de esta categoría de dibujos “realistas” en 3D puedo recordar los siguientes:

Dibujos animados 2D, la importancia del contenido

Pero también veo que hay dibujos en 2D de muy alta calidad, dibujos de colores planos, líneas rectas o curvas “limpias” y perspectivas inexistentes, que digamos eliminan adornos que parecían indispensables para hacer un dibujo de calidad (degradados, 3D…) y tratan de ser lo más simples posibles, pero con argumentos y diálogos muy trabajados, como poniendo el peso en el contenido (la historia y los personajes).

En esta categoría encontramos a:

Por supuesto, hay otras categorías más extrañas e intermedias y bastante extravagantes además, como El asombroso mundo de
Gumball
 u Hora de Aventuras. Pero me ceñiré a las que relaciono con interfaces digitales, es decir las 2D y las 3D.

Skeuomorphismo de Apple VS Metro de Microsoft

Resulta que en el dominio de los interfaces de usuario, tenemos algo similar. Por un lado, desde Windows XP y Mac Os, o desde la Web 2.0, hemos ido metiendo más y más “chrome” que dicen, es decir más adornos, más marcos, o más barroquismo según algunos. Esto es: adornos visuales, como los degradados en los colores, brillos, aspecto 3D, bordes redondeados… que no aportan poco al usuario, siendo tratados como meros artificios visuales.

Y frente a esta corriente de imitación barata de la realidad (textura de piel en una pantalla digital, por ejemplo), han empezado a ponerse de moda los interfaces tipo Metro, o Windows 8, que a pesar de lo que pueda parecer, no están presentes solo en los productos de Microsoft, sino en la mayoría de los de Google (aunque lo hayan ido metiendo más sigilosamente y con menos publicidad negativa).

¿Modas?

Así que por resumir, parece haber una clara división entre barroquismo y minimalismo, tanto en interfaces digitales como en dibujos animados. En ambos casos parece haber una división entre el aspecto barroco, cargado de elementos tipo Apple (skeumorfismo), en contraste con los que minimizan a lo más esencial y potencian la calidad de la historia o el contenido, aprovechando tanto como sea posible las posibilidades de las pantallas digitales al modo claramente Metro (colores planos y brillantes, líneas rectas, tipografías).

Donde antes teníamos Windows XP o iOS, ahora tenemos Modern UI o Android 4.x. Y donde antes teníamos El tiovivo mágico en 3D a todo detalle, hemos evolucionado a la Pepa Pig De colores y perspectiva plana.

Curioso.

Anuncios