Libro: Yo tengo razón y tú no, ¿y ahora qué?

 

Título: Yo tengo razón y tú no, ¿y ahora qué?

Autor: Xavier Amador

Editorial: Zenith

 

Tengo sentimientos encontrados respecto a este libro. Normalmente, al leer a un psicólogo hablando acerca de cómo funcionamos los seres humanos, considero hallarme ante una forma de entendernos, algo constructivo, algo bueno… pero con este libro no puedo dejar de ver una especie de técnica de venta o negociación, una herramienta de manipulación moralmente agnóstica, que permite su uso en cualquier situación y sobre cualquier sujeto.

El LEAP

El caso es que este libro describe el LEAP (Listen, Empatize, Agree, Partner method, traducido como Escuchar, empatizar, ponerse de acuerdo, colaborar) y cómo se aplica en casi cualquier ocasión en la que una relación entre dos o más personas (trabajo, padres e hijos, camareros, policías, enfermos…) llega a lo que el autor llama impasse o punto muerto. Esencialmente lo que describe es el uso coordinado de diversas técnicas, principalmente:

Escucha activa: callarse, hacer preguntas y en resumen estar atento a lo que dice la otra persona sin tratar de imponer nada.

Reflejo de lo que dice la otra parte: Evitar añadir nada a lo que dice la otra parte. Ni peros, ni críticas, ni sarcasmo. Ser aséptico.

Dilación de la respuesta: Evitar responder a las preguntas del interlocutor para, 1) no provocar otra escalada del conflicto al ponerle a la defensiva 2) mostrar respeto 3) darle sensación de control 4) acrecentar su interés por nuestra opinión.

Petición de perdón: Es una manera de rebajar la tensión.

Empatía: Establecer un vínculo emocional con la que la otra parte pueda sentirse comprendida y nosotros podamos tratar de ponernos en su lugar.

Los ejemplos y el abuso

Puede que el abundante uso de ejemplos que utiliza el autor juegue, por un lado a favor, dado que refleja multitud de situaciones comunes ante las cuales me he encontrado yo mismo. Pero esa misma profusión de ejemplos provoca la impresión de que estamos ante una técnica, un guion, una herramienta de manipulación. En cada historia, se usan las mismas palabras, el mismo desarrollo, la misma estructura… y siempre son los buenos quienes usan el LEAP para una buena causa (ayudar a una anorexia, a un alcohólico, un aumento merecido, negociar con hijos descarriados, etc…). Todo eso hace que las historias acaben sonando falsas, y que omitan la posibilidad de usar la técnica para el mal. De hecho es algo que ni se contempla en el libro, cosa que me preocupa aún más.

Por otra parte, el autor comenta que hay que dar y apreciar a la otra persona, pero pasa de puntillas por el hecho de que existen personas que no van a dar nada a cambio. Seres egoístas o trastornados con los que lo único que conseguiremos será ceder y perder sin obtener nada a cambio, por lo que la técnica, usada de buena fe, puede ser un problema.

Recomendable pero no imprescindible

Aun así, creo que es un libro que debo recomendar, ya que me ha recordado lo que es la escucha activa y me incita a tratar de hablar menos y escuchar más. Cosas importantes, sin duda, en las relaciones día a día.

Por último, creo también justo decir, que no se trata de una técnica radical o moderna, sino que se trata de un compendio de elementos conocidos como la escucha activa, el sentimiento de deuda, la dilación en las respuestas… que juntos y aplicados tal y como establece el LEAP, pueden, ser útiles en nuestras relaciones o a vendemotos. Supongo que esto último era inevitable.

Citas

 

Los siete hábitos para una pelea sana

  1. Deja de insistir en que tienes razón.
  2. No insultes ni emplees términos ofensivos.
  3. Elige el momento adecuado.
  4. Nunca emplees formas absolutas.
  5. No lo mezcles todo.
  6. Escucha sin defenderte.
  7. Refleja lo que has oído.

-o-

Cuando te encuentras inmerso en un impasse y estás furioso, puedes probar a hacer las cosas de otra manera, como éstas:

  • Respira
  • Sal
  • Piensa

-o-

Cuando te sientes frustrado y te empecinas en querer que tu adversario levante la bandera blanca, o éste te acusa de estar equivocado, recuerda respirar hondo, lentamente, desde el abdomen y expulsando todo el aire. Hazlo dos o tres veces, y verás cómo te ayuda. La otra persona ni siquiera notará que lo haces, porque también estará cegada por la furia.

-o-

[Acerca de dejar de buscar la razón y centrarse en el objetivo real] ¿Qué es lo que realmente necesito? -¿Quieres que tu hijo acepte que la verdura es buena para él o quieres que se la coma? ¿Quieres que el fontanero admita que te ha instalado mal el lavaplatos o quieres que lo arregle? ¿Quieres hacer la venta o quieres que tu cliente acepte que el producto de la competencia es peor? ¿Quieres que tu jefe reconozca que eres el miembro con más talento del equipo o quieres que te suba el sueldo y te dé más vacaciones? Creo que ya lo captas. Lo que deberías hacer en vez de centrarte en que tienes razón es dejar de darte golpes contra la pared como un juguete de cuerda […] dar un paso atrás e identificar tu auténtico objetivo.

Ganar no es oír decir a la otra persona “tienes razón”; es conseguir que acepte actuar de tal forma que tú logres lo que realmente necesitas, incluso si no están de acuerdo contigo. De hecho, resulta evidente que si llega a estar de acuerdo contigo o no es irrelevante.

-o-

Escuchar reflexivamente requiere que el que escucha también hable, o más concretamente, que haga preguntas. El único objetivo de escuchar reflexivamente es que el que escucha entienda lo que la otra persona está tratando de decir y luego se lo refleje sin comentarios o controversias, transmitiéndole lo que ha entendido. Es un proceso activo en el que tu papel al escuchar es hacer saber al otro que estás tratando de entenderle bien. En este proceso, necesitas hacer preguntas para confirmar
que lo que tú crees que la otra persona está diciendo es realmente lo que pretende decir.

-o-

Realmente, aprender el LEAP es aprender a prestar atención, a darte cuenta de si estás demasiado a la defensiva o enfadado para tener una interacción productiva con otra persona. Si lo estás, siempre causarás daño.

-o-

Cuando tengas un desencuentro con alguien, no temas dejar de dar tu opinión y empezar a escuchar. Siente curiosidad por la perspectiva de la otra persona y lo que quiere. […] Un pensamiento final, muy importante, que quiero compartir: la razón por la que el LEAP le ha funcionado a tanta gente en tan diferentes situaciones es porque se centra en la relación, no en el resultado. Con una relación sana, respetuosa y de confianza, no hay impasse irresoluble. Así que no pierdas de vista el premio: la relación.

Anuncios

Un pensamiento en “Libro: Yo tengo razón y tú no, ¿y ahora qué?

  1. It is hard to dispute the fact that car shopping
    is a stressful, anxiety-ridden task for many individuals.
    The sheer size of the expenditure involved and the myriad of
    choices on the market make the need for education and information quite critical.
    Fortunately, the tips below can make the process far simpler than you may have believed.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s