Objetivos y medidas

Goodhart’s law warns us that “when a measure becomes a target, it ceases to be a good measure.” 



Traducción: La ley de Goodhart nos advierte que “cuando una medida se convierte en un objetivo, deja de ser una buena medida.”

Leyendo un interesante artículo sobre un fraude en una revista de matemáticas, me he topado con esta ley de Goodhart (ese Charles Goodhart) que es perfectamente aplicable a muchos otros casos reales, particularmente en política, pero también en el trabajo cuando trabajamos por objetivos y en el caso del algoritmo de búsqueda de Google (granjas de enlaces por ejemplo).

Y es que hay que tener un cuidado exquisito en separar lo que se mide, de los objetivos; para que la gente no haga lo normal y predecible, que es tratar de conseguir los objetivos específicos que se valoran, incluso aunque tengan que sacrificarse cosas importantes. Lo veo a diario en los periódicos: empresas que pagan bonus a directivos que han montado un cristo, o incentivos a ciertos negocios que solo conducen al pillaje.

Anuncios