Marcas para olvidar: Balay

Balay es LA marca de electrodomésticos que jamás volveré a comprar, y la única marca de electrodomésticos que me veo en la obligación moral de desaconsejar en todo mi entorno, incluido Internet en la más pura tradición de pataleo de blogger. Aunque en mi caso no pido nada, solo rezo para que no se rompa nada más hasta dentro de un año al menos, que no está el dinero para tirarlo teniendo una cría que cuidar y una no-crisis galopando por el mundo.

La historia es la de una cocina montada con electrodomésticos de esta marca, que tras un año de uso corriente y moliente ha ido fallando miserablemente una y otra y otra vez, de las maneras más estúpidas.

Primero fue la lavadora, que se negaba a funcionar desde el primer día arrojando un código de error ininteligible. Vino el técnico y cambió un componente de la puerta. A día de hoy funciona aunque algún día ha vuelto a salir un código de error sin mayor historia.
Luego cascó el microondas. Un día simplemente se negó a funcionar (apagado total) hasta que un técnico vino a reemplazar una pieza que no funcionaba.
Después la nevera empezó a aumentar su temperatura hasta convertirse en una vulgar caja a temperatura ambiente. El diagnóstico del técnico fue que se había atascado el mecanismo de enfriar, debido al hielo.
Ahora el microondas se ha quemado (una esquina de la puerta se ha llegado a fundir) debido, según el servicio oficial, a “una gota de agua o aceite”. Suponiendo que sea cierto (soy escéptico al respecto) apostaría por una gota de agua, ya que nunca calentamos aceite sin tapar perfectamente, y nunca lo calentamos demasiado. En cualquier caso es la gota que colma el vaso de mi paciencia.

No deja de ser irónico que un aparato concebido exclusivamente para calentar agua, se rompa por calentar agua 3 o 4 veces al día. Y no menos irónico es que una nevera deje de funcionar por el frío que produce su congelador. Y todo más o menos de seguido.

El dinero empleado en pagar reparaciones ha sido relativamente poco, pero el tiempo empleado en subsanar la falta de electrodomésticos es impagable. Por ello, recomiendo a cualquier futuro comprador de electrodomésticos, que descarte Balay directamente y elija cualquier otra marca, si no quiere arriesgarse a terminar con una chatarrería por cocina y a tener electrodomésticos intermitentes.

Me despido rezando para que no falle la cocina de inducción, al menos hasta que nos devuelvan el microondas. O me veo calentando comida con un mechero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s