Marcas para olvidar: Balay

Balay es LA marca de electrodomésticos que jamás volveré a comprar, y la única marca de electrodomésticos que me veo en la obligación moral de desaconsejar en todo mi entorno, incluido Internet en la más pura tradición de pataleo de blogger. Aunque en mi caso no pido nada, solo rezo para que no se rompa nada más hasta dentro de un año al menos, que no está el dinero para tirarlo teniendo una cría que cuidar y una no-crisis galopando por el mundo.

La historia es la de una cocina montada con electrodomésticos de esta marca, que tras un año de uso corriente y moliente ha ido fallando miserablemente una y otra y otra vez, de las maneras más estúpidas.

Primero fue la lavadora, que se negaba a funcionar desde el primer día arrojando un código de error ininteligible. Vino el técnico y cambió un componente de la puerta. A día de hoy funciona aunque algún día ha vuelto a salir un código de error sin mayor historia.
Luego cascó el microondas. Un día simplemente se negó a funcionar (apagado total) hasta que un técnico vino a reemplazar una pieza que no funcionaba.
Después la nevera empezó a aumentar su temperatura hasta convertirse en una vulgar caja a temperatura ambiente. El diagnóstico del técnico fue que se había atascado el mecanismo de enfriar, debido al hielo.
Ahora el microondas se ha quemado (una esquina de la puerta se ha llegado a fundir) debido, según el servicio oficial, a “una gota de agua o aceite”. Suponiendo que sea cierto (soy escéptico al respecto) apostaría por una gota de agua, ya que nunca calentamos aceite sin tapar perfectamente, y nunca lo calentamos demasiado. En cualquier caso es la gota que colma el vaso de mi paciencia.

No deja de ser irónico que un aparato concebido exclusivamente para calentar agua, se rompa por calentar agua 3 o 4 veces al día. Y no menos irónico es que una nevera deje de funcionar por el frío que produce su congelador. Y todo más o menos de seguido.

El dinero empleado en pagar reparaciones ha sido relativamente poco, pero el tiempo empleado en subsanar la falta de electrodomésticos es impagable. Por ello, recomiendo a cualquier futuro comprador de electrodomésticos, que descarte Balay directamente y elija cualquier otra marca, si no quiere arriesgarse a terminar con una chatarrería por cocina y a tener electrodomésticos intermitentes.

Me despido rezando para que no falle la cocina de inducción, al menos hasta que nos devuelvan el microondas. O me veo calentando comida con un mechero.

Anuncios

Reflexiones a T + 2 semanas del parto

Hace unos días fui testigo del nacimiento de mi hija. Y me gustaría dejar constancia de una serie de observaciones que me han ido surgiendo. Son un tanto caóticas así que creo que una lista simple hará el trabajo:

  1. Todos los padres deberían asistir al parto de sus hijos. Permite que uno se haga mejor idea de lo que pasa su pareja tras el parto (puntos, cesárea, etc…). Y creo que algo importante hace “click” cuando ves a tu hija aparecer de repente.
  2. Los bebés, (al menos la mía), tienen un registro muy limitado a la hora de hacerles fotos: duermen, lloran y en raras ocasiones están despiertos y tranquilos. En cualquier caso, es mejor
  3. La  información es esencial a la hora de enfrentarse a los primeros días con el bebé y la madre convaleciente. Internet está muy bien, pero los abuelos y enfermeras también tienen mucho que decir. Aunque ojo: lo único fiable es un médico.
  4. Los primeros días son un caos y el ajetreo es enorme (compras de última hora, visitas, papeleo, médicos…). Además está la desorientación de tener una enorme responsabilidad, una nueva persona en casa que no te deja dormir y nada de tiempo. Por ello mantener la calma es vital y para ello es importante no contar con que ni los abuelos primerizos, ni las madres primerizas sean un remanso de paz y racionalidad.
  5. Mercadona es tu amigo. Mucho más que Google. Su sección para bebés es realmente completa y tienen tienda online.
  6. Las abuelas son una ayuda inestimable. Especialmente a la hora de comer, pero también para labores de apoyo logístico y psicológico.
  7. Es asombroso como aumentar la familia en menos de 4 kilos, supone generar casi el triple de basura.
  8. El tiempo corre deprisa y se pueden apreciar cambios en el bebé de día en día.
  9. El teléfono móvil es una herramienta muy útil para permanecer comunicado tanto por teléfono como por correo y redes sociales, en un momento como este en el que te faltan dos o tres horas al día.

Y ahora, a preparar un biberón…

Introspección y paternidad

El siguiente texto es una cita parcial de la nota “Concepto de yo” aparecida en el número 39 de 2009 de la revista Mente y Cerebro, y me ha llamado la atención leerlo una semana después de ser padre, porque había estado notando un cambio anímico que apuntaba en esa dirección:

[Jennifer Pfeifer, de la Universidad de Oregón] agrega que, en los adultos, se aprecia más actividad en las regiones cerebrales vinculadas con la conservación de conocimientos sobre uno mismo. “En lugar de dedicarse a pensar una y otra vez en quienes son, los adultos recurren a lo que ya saben sobre si mismos”, explica. “Pero mientras que estas áreas dedicadas a la introspección puede que sean más activas en la adolescencia, el proceso se registra en el curso de la vida entera. Se da en las mentes de adultos cuando éstos ingresan en estadios vitales que les son nuevos, por ejemplo, con la paternidad”.

Interesante información que invita a reflexionar un tanto sobre la paternidad, pero sobre todo en si a medida que nos hacemos mayores, solo nos paramos a preguntarnos quién realmente somos en momentos de crisis como la jubilación, la viudedad o algún otro cambio importante.

PD: Resulta un tanto recursivo hablar de este artículo (introspección) en este tono (introspectivo), pero creo que eso solo lo hace más divertido.

Evolucionando a réflex digital

Hace unos días recibí de Pixmania mi último pedido: una cámara réflex digital, modelo Pentax K X. El paquete traía el cuerpo, un objetivo 18-55 mm, 4 pilas Sanyo Eneloop con cargador, 4 pilas de litio de alto rendimiento, correa, bolsa de trasporte, cable de conexión USB y una tarjeta SDHC de 4 GB.

Se trata de un modelo que está orientado a la iniciación en el mundo réflex y al amateur que ya tiene experiencia pero quiere algo más serio. Las características que la hacen especial en este momento son tres: precio (641€ TODO incluido), uso de pilas AA (las recargables actuales son fantásticas y hay específicas de alto rendimiento mejor que cualquier batería) y video HD. Por supuesto también cuenta con las características ya habituales en una réflex: Live View, controles exhaustivos de cada parámetro de la cámara (obturación, apertura, exposición…), enfoque manual, estabilizador en cuerpo, etc…

No entraré más en detalles técnicos puesto que ya se han hecho multitud de análisis de este modelo, que me han servido para decidirme por ella y no por una Canon EOS 500D a la que le tenía echado el ojo también. Lo que si me gustaría comentar es que mejoras se notan al pasar de usar una cámara digital compacta como es mi fiel Pentax Optio S50 o algunas otras que he probado (variedades Sony y Olympus modernas), a una réflex digital (DSLR).

El paso a réflex digital se traduce en una serie de mejoras que solo son útiles si sabes lo que estás haciendo, y esto lo advierto porque ya conozco a 2 personas con réflex que no saben ni lo mínimo de cámaras o fotografía digital para usar una réflex (distancia focal, RAW), ni tienen intención de usar objetivos diferentes al 18-55 mm que traía el pack por defecto. Volviendo al tema, estas mejoras son esencialmente dos:

  1. Velocidad. Esta réflex se enciende, enfoca y dispara en un parpadeo, muchísimo más rápido que cualquier compacta y más rápido de lo que esperaba. Esto permite que puedas hacer la foto en el momento justo que desees y que no tengas que detenerte a encender la cámara para hacer una foto, por lo que podrás hacer tantas fotos como antes, pero sin que tengan que esperarte. Y eso por no hablar del modo ráfaga para tirar casi cuatro fotos por segundo.
  2. Control. La réflex te permite controlar cualquier parámetro, y si sabes usarlo en tu beneficio puede mejorar espectacularmente tus fotos al conseguir exactamente la imagen que deseas en la manera en que deseas. Con esto estoy hablando no solo de los parámetros propios de la cámara como el enfoque, la distancia focal o la obturación, sino del “revelado digital” de los RAW, del cual ahora que lo he probado puedo decir que es pura magia.

Esta cámara tiene además la ventaja de contar con video HD que es algo poco común en las réflex hasta ahora, y que me permite grabar buenos vídeos para montar y ver a buena calidad en una tele Full HD o grabar un vídeo y luego extraer fotos del él aprovechando los 24 fotogramas por segundo que captura.

Debo decir que las razones para comprar la cámara ahora y no antes o en las rebajas de Febrero, eran 2, la primera esperar el momento en el que hubiera video HD a un precio decente, y la segunda es la inminente llegada al mundo de mi hija, para la que deseaba contar con una herramienta decente para montar un bonito álbum familiar.

Por supuesto no todo es a mejor la evolución a réflex. Ahora tengo que preocuparme por mantener en condiciones y a salvo un equipo relativamente caro mientras que las roturas o pérdidas de la vieja compacta no me preocupaban en absoluto. Y no recordaba lo pesada que es una cámara réflex colgada al cuello, así que mi cámara de “diario” seguirá siendo mi Sony Ericsson K800i, que no hace mal servicio y cabe en el bolsillo.

En cuanto a complejidad, debo decir que esperaba que la curva de aprendizaje fuese mayor, pero sin abrir el manual he podido usar a mi gusto casi todas las opciones de la cámara simplemente poniendo un poco de interés en probar, lo que dice mucho a favor de Pentax. Aunque aun tengo que comprobar que ciertos ajustes son realmente los que quiero, especialmente en cuanto a vídeo, puedo decir que se puede usar la cámara correctamente desde el primer día.

Por supuesto a partir de ahora queda un largo camino para conocer a fondo la cámara, y experimentar con los antiguos objetivos (2) de la Olympus OM-1 de mi padre, y para aprender el noble arte del procesado de los archivos RAW, pero espero divertirme bastante haciéndolo.

Para los curiosos, esta imágen de muestra para comprobar el control de apertura para el desenfoque selectivo. No está hecha a máxima resolución ni procesada.

PD: Acabo de darme cuenta de que los gadgets más satisfactorios que tengo empiezan por P y acaban por X: Palm TX, Pentax KX… 😀

David contra Goliat y NoSQL

Hace algún tiempo leí por separado dos artículos que parecían tener poco en común: David beats Goliath y No to SQL.

En el primero, se hablaba de una serie de historias interesantes, donde el desconocimiento de las reglas implícitas en ciertas áreas permitía a ciertos individuos (es decir, novatos sin experiencia) desarrollar soluciones mejores que las de los expertos en el campo. De esta manera un entrenador con un equipo de baloncesto femenino clasificado como malo (en técnica y altura) conseguía aplastar a contrincantes más experimentados una y otra vez durante unos campeonatos tomando como principio básico un juego agresivo y de pura fuerza bruta (resistencia y tenacidad) pero sin ninguna técnica o habilidad adicionales, en vez de intentar ganar jugando con mejor técnica a rivales superiores. Algo parecido al caso del concurso de batallas navales simuladas que ganaba un ordenador con estrategias nada común como hundir sus propios barcos para ganar velocidad o dejarlos completamente desprotegidos para centrarse en la potencia de fuego. Es decir, este primer artículo hablaba de la ventaja que representa determinada ignorancia a la hora de resolver problemas tenidos por irresolubles.

El segundo artículo, habla de una iniciativa denominada NoSQL que aboga por no usar sistemas gestores de bases de datos (SGBD) relacionales. Como muchos sabréis un SGBD relacional, es una base de datos corriente y moliente (SQL Server, Oracle, MySQL…) que en la informática actual es algo considerado indispensable para tratar con volúmenes medios y grandes de información, es decir, están en todas partes. La gente de NoSQL decidió que quizá un SGBD relacional, no es algo tan indispensable al fin y al cabo, y se han dedicado a implementar de manera independiente sistemas masivos de almacenamiento de información no basados en bases de datos relacionales ni en el tradicional SQL. Con ello han conseguido (como pretendían) no solo tratar volúmenes de información muy difíciles para las bases de datos más potentes, sino hacerlo de una manera más barata. Todo un logro cuyo exponente más famoso sea probablemente Facebook con Cassandra una empresa bien conocida por tratar con una brutalidad de datos impensable hace tan solo unos años.

Y es releyendo por accidente el segundo artículo debido a tema relacionado en el trabajo cuando he recordado a Gerd Gigerenzer en Inteligencia Intuitiva y el caso de los comportamientos y respuestas automáticos inconscientes y el caso del fiasco de Accenture en la Bolsa de Londres por valor de 40 millones de libras y he pensado dos cosas:

La primera es que actualmente quizá el mayor error de un informático y que nunca nadie menciona es dar por hecho algo. La informática es algo MUY complejo y volátil por mucho que algunos se empeñen en no reciclarse y hacer las cosas “como siempre”, y existen problemas inherentes como las abstracciones con fugas a nivel técnico o los wicked problems a nivel de proyecto, cuya única solución efectiva es “no jugar” que diría la computadora de Juegos de Guerra (“a strange game. The only winning move is not to play“).
Mi segundo pensamiento ha sido que hay espacio para innovar en muchos campos. “Mucho espacio al fondo” citando a Feynman. Y para darse un paseo por ese espacio solo es necesario hacer algo que siempre nos recomiendan los teóricos y que a la vez suelen tratar de impedir muchos jefes de proyecto (como extensión del cliente) así como muchos clientes en su búsqueda de lo barato y rápido. Es necesario pensar mucho y bien (usando la razón y no la memoria para lanzar respuestas automáticas) antes de ponerse manos a la obra con casi cualquier cosa, hasta lo más básico.

Toda esta cháchara no tiene por objeto revolucionar, ni aleccionar, ni siquiera generar visitas o mantener vivo el blog sino simplemente recordarme un par de cosas que ya había comentado informalmente a nivel laboral, pero nunca por escrito:

  1. No des nada por sentado. Las respuestas de memoria pueden no ser fiables en un campo (o mundo) que avanza cada semana y que trata proyectos a medida. Esta regla la solía enunciar como una pregunta sin segundas intenciones en mi antiguo grupo de desarrollo: ¿lo crees o lo sabes?
  2. Dedica más tiempo a pensar, que a programar. Y piensa con cuidado. Son ya muchos años y desarrollos a las espaldas como para que piense que poner a la gente a aporrear el teclado a toda máquina va a servir para corregir una mala gestión del proyecto o un análisis deficiente. Si esos dos elementos (gestión y análisis) fallan, aporrear teclados solo sirve para empeorar el producto final.

PD: La imágen del cerebro ha sido tomada de Wikimedia Commons