Metro de Madrid y espacio tiempo

El otro día saqué un billete de Metro de la máquina de tarjetas de crédito de Cartagena, línea 7, y al recoger mi recibo, cogí también otro que alguien había dejado olvidado momentos antes. La diferencia entre la hora de uno y otro era de dos minutos, pero lo que me llamó la atención es que el billete anterior era el que marcaba la hora posterior. Curioso.

Aunque todo apunta a problemas en el sistema informático, reconozco que tengo ni idea de como ha podido suceder. La única alternativa al fallo informático sería, como en  la película argentina de ciencia ficción Moebius (1996, bastante entretenida), que la topología del suburbano haya adquirido propiedades extrañas que alteran el continuo espacio tiempo.

Creo que voy a llamar a Cuarto Milenio para que investiguen.

Estos son los billetes para los incrédulos:

Anuncios

Libro: El teletrabajo moderno

Título: El teletrabajo moderno
Autor: Alba Doral
Editorial: Pearson Educación

Este libro de aspecto un tanto cutre tanto por color como por tamaño es un ejemplo de lo que debería ser un buen trabajo de periodismo. Su autora me ha devuelto la fe en los periodistas al haber concebido y realizado un libro que describe y analiza el teletrabajo (en líneas generales) desde sus inicios en los años sesenta hasta la actualidad (año 2004 en el que se editó el libro).

Curiosamente el contenido no ha quedado desfasado un ápice desde su publicación 5 años atrás. Doy fe de ello desde mis experiencias como informático en varios roles, proyectos y como bloger, que me han llevado a realizar, desde trabajo de oficina 100%, hasta teletrabajo en su forma más pura y ortodoxa; o mi participación en comunidades virtuales a través de internet. A partir de estas experiencias debo decir que estoy completamente de acuerdo con la  autora y por lo tanto no hay nada que añadir a los extractos que cito a continuación.

Una de las ideas que subyacen bajo el concepto de wearable computers es la de realidad aumentada, es decir, el incremento de las capacidades físicas y mentales del ser humano gracias a la tecnología.

 

No menos interesante es el concepto de mensajería unificada, esto es, la posibilidad de que los usuarios se comuniquen entre sí utilizando dispositivos diferentes: de fax a correo electrónico, de voz a e-mail, de éste a móvil mediante SMS o MMS… Así, el emisor puede comunicarse con quien desee sin tener que preocuparse por el canal que llegará su mensaje al receptor, pues también en este caso todos los aparatos se entenderán entre sí, volviendo al concepto de informática sin costuras. Curiosamente este concepto solo lo ha visto decentemente aplicado en la futura Palm Pre.

 

[Refiriendose al Principio de Peter] Pink viene a decir que un trabajador con talento va dando pasos en el interior de una organización hasta que deja de divertirse, esto es, de sentirse útil, creativo; entonces abandona la compañía, generalmente para montar  su propio negocio de autónomo.

 

[Sobre los freelancers electrónicos] La consecuencia más negativa, es que se ven obligados a competir entre sí y con sus antiguos compañeros, los que todavía quedan en el interior de las organizaciones, por el encargo de proyectos en los que trabajar. […] Términos como seguridad, lealtad o buena fe quedarían tenuemente suavizadas, obligando a una vuelta al corporativismo, proliferando los gremios.

Sobre mi propia experiencia sí me gustaría comentar que el teletrabajo requiere de un cambio de mentalidad que no todo el mundo es capaz de realizar o no desea asumir y exige un conocimiento y correcto uso de las herramientas de teletrabajo, algo que no se debería obviar teniendo en cuenta la gran cantidad de gente que las usa garrafalmente mal. Entre las típicas herramientas mal usadas, están el teléfono, el correo electrónico y la mensajería instantánea. Estas dos últimas en concreto suelen sufrir mucho debido a la ortografía y grámatica deficientes unidas a la incapacidad para redactar párrafos coherentes (no digamos ya hilar un discurso). Para  saber más sobre los problemas y soluciones para estas tecnologías recomiendo el libro “Gestión eficaz del tiempo y el estrés“.
Por último no quiero terminar sin señalar que la dirección en la que avanza el teletrabajo según las tésis del libro, parece estar llevando a las empresas de vuelta a sus orígenes (recomiendo ver el documental “La Corporación” para ahondar más sobre el tema de las empresas) con lo que muchas futuras empresas deberían, si la autora está en lo cierto, nacer con fecha de caducidad: la de la consecución de unos objetivos concretos y finitos en el tiempo.

Reflexión sobre la compra de tecnología actual

Comprar tecnología es a día de hoy como comprar ropa. Si quieres que siente bien, necesitas saber tu talla, con qué lo vas a combinar, para que la vas a usar y tu presupuesto para pagar marca o no. Y debes tener muy claro que por muy buena que sea la compra, acabará rota o pasada de moda y quizá necesite algún arreglo antes de sentar bien.

Este enfoque me no me ha fallado nunca una vez que dejé atrás las fases de early adopter o del gamer. Son reglas sencillas que te permiten centrarte en lo que realmente necesitas y no en lo que las empresas te dicen que debes comprar.

Foto de: http://www.galacticemporium.net

¿Dependiente chistoso?

Esta semana me topé con el siguiente anuncio pegado al escaparate de una tienda Yoigo.

Por si alguien no lo ha notado el iPhone de la imagen parece llevar lo que sería un Windows Vista, de existir en versión móvil (que no es el caso).

Por supuesto no es un error o un hack, sino el sentido del humor y el probable aburrimiento del dependiente de la tienda, ya que en el interior, aunque no se aprecia del todo en la siguiente foto (mi K800i solo tiene zoom digital) del interior de la tienda, el sistema operativo sí es el de Apple.

Aunque hay que reconocer que el look del Vista no queda mal en el terminal de Apple. 😉

Libro: Reglas para revolucionarios

Título: Reglas para revolucionarios
Autor: Guy Kawasaki
Editorial: Martínez Roca

Este libro lo empecé motivado por la buena sensación que me transmitió Kawasaki en “El arte de empezar“. Se trata de una obra anterior del mismo autor, tan anterior como que la separan 6 años en la edición española. Todo un abismo en cuestión de tecnología, pero que a nivel de marketing y de proyectos empresariales son apenas un suspiro.
El espíritu de ambos libros es esencialmente el mismo: transmitir la experiencia de Kawasaki en sus diferentes empleos de responsable de marketing y en su faceta de empresario. Aunque posiblemente debido al tiempo transcurrido, se nota que este libro está peor estructurado, abusa de historias ajenas y resulta más disperso y “agitador publicitario” por lo que aunque útil, diría que se trata de una obra peor, o como podría decir el propio Kawasaki, un prototipo o versión inicial, aunque también útil para emprendedores, autónomos o cualquiera que forme parte de un proyecto empresarial, especialmente (que no exclusivamente) de perfil PYME y del ramo de la publicidad o ventas.
En resumidas cuentas se podría decir que este libro está más orientado a ilusionar y vender que “El arte de empezar” y como en este último, hay tanta información que sería injusto hablar más sobre el mismo y resulta mucho más práctico citarlo o directamente leerlo. Allá voy:

“Es un modelo agotado […] el típico trabajo de oficina donde el empleado está atado, no puede crear, no puede sentirse protagonista de nada y no es productivo porque termina aprendiendo todos los vicios habituales para no hacer nada. No puedes pasarte quince años de tu vida viendo la misma cafetera, yendo al mismo lavabo y teniendo los mismo compañeros. En realidad, como trabajador tienes una vida útil de unos dos años para una empresa, antes de adoptar todos los vicios de la rutina. Por eso es positivo trabajar por proyectos, porque siempre sientes el desafío, la novedad”. De paso, es una forma de tomar las riendas de la propia carrera profesional, que no queda en manos de un empleador que tome la decisión de ascender o no a un empleado, sino en las del trabajador mismo, que decide en qué proyectos se involucra de acuerdo con sus expectativas e intereses.

[Sobre un estudio de mercado sobre el radiocasete portátil MovingSound] En las dinámicas de grupo la inmensa mayoría de los adolescentes se decantó por el amarillo. Finalizada la evaluación, Philips agradeció su participación regalándoles un MovingSound. En el exterior de la sala de pruebas colocaron una pila de radiocasetes amarillos y otra de negros. Casi todos los adolescentes se llevaron un aparato negro.
Se trata de un excelente ejemplo del siguiente principio: “No preguntes, limítate a observar”.

¿Alguna vez has visto el informe de un consultor en el que recomendara soluciones ajenas a su campo de experiencia?

Richard Feynman explica la célebre anécdota de cómo llevó a cabo su investigación de la explosión del Challenger. Se reunió con los técnicos que se ocuparon del transbordador mientras el resto del comité investigador recibía información desinfectada y servida en bandeja de manos de los encargados del proyecto.

Si se quejan, los clientes siguen dispuestos a seguir tratando contigo. Cuando dejan de quejarse debes empezar a preocuparte.

Trabajar y generar trabajo

En el GQ de este mes me topé con un reportaje sobre Amancio Ortega, fundador y presidente del grupo Inditex, más conocido por los nombres de sus empresas Zara, Pull and Bear o Bershka entre otros, y conocido  por ser uno de los hombres más ricos del mundo, el 22 del top de World’s Billionaires y catalogado como “fortune: self made”.

Siempre me ha gustado mucho ver como un español, sin armar revuelo ni exigir dinero público puede montar algo como Inditex, generando todo el empleo que ello supone.

Lo que me llamó la atención del artículo fue lo siguiente:

[…] este personaje, nacido en un pequeño pueblo de León, que dejó de estudiar a la edad de 13 años porque escuchó en una tienda de ultramarinos cómo a su madre no le fiaban más dinero para adquirir lo necesario para comer. En ese instante decidió que aquello no le volvería a ocurrir a su familia.

Me parece importante tener muy presente a este tipo de personas, que como muchos otros autónomos y empresarios (de los de verdad, no los estafadores 2.0 o similares) españoles, ha levantado algo de lo que comer y con lo que dar de comer a otros, y en el caso de Ortega, en plena postguerra. Y me parece importante tenerlo en cuenta en esta NoHayCrisis, viendo el número de funcionarios que tenemos y la Generación Porlacarabonita de la que por edad formo parte, si es que queremos progresar como país y como sociedad.

Libro: El arte de empezar

Titulo: El arte de empezar. El libro para emprendedores más útil escrito hasta la fecha.
Autor: Guy Kawasaki
Editorial: Ilustrae

He tardado meses en hacer esta review, en parte por la misma estructura no lineal del libro, que te lleva a saltar de un capítulo a otro sin respetar la estructura clásica, y en parte por una serie de temas que me ocuparon durante su lectura y me obligaron a interrumpirla en diversas ocasiones.

Finalmente, conseguí darlo por terminado y puedo decir que se trata de una obra ligera, práctica y muy curiosa, orientada a ayudar principalmente a emprendedores y autónomos que desean comenzar un proyecto, aunque muchos de los consejos son aplicables a otras áreas de la vida.

Guy Kawasaki es un tipo de la mítica Apple de 1984 que se dedicaba a evangelizar sobre sus productos como parte del área de marketing, y que a día de hoy parece vivir sobre todo de escribir cuanto aprende a base de éxitos y fracasos en sus diferentes empresas, por lo que cualquiera que vaya a tomar este libro como una biblia o guía paso a paso, se llevará un chasco. Es un libro donde Kawasaki destila sus experiencias y procura señalar lo positivo y lo negativo a modo de consejo, pero nunca ex cátedra. Lo mejor es que estructura muy bien el libro para que se puedan leer las partes que más nos interesen en cada momento y que la estructura del mismo no obliga a leerlo entero antes de poder aplicarlo.

Recomendable para cualquiera interesado en montar negocios, conocer como funciona la realidad o ver por donde se mueven las tendencias emprendedoras en tecnología.

He visto que hay un resumen del libro en Resumido.com aunque al no tener un argumento central, sino montones de consejos, recomiendo leer el libro.

En cualquier caso, ahí van un par de extractos, que debido a la variedad de temas que toca y a que todos me resultan interesantes, van a ser mas o menos aleatorias:

Steve Jobs tiene un dicho según el cual los jugadores de clase A contratan a jugadores de clase A; los jugadores de Clase B contratan a jugadores de clase C y los jugadores de clase C contratan a jugadores de clase D. Con esta dinámica, no se tarda mucho en acabar teniendo jugadores de clase Z. Este proceso de filtración causa un aumento desproporcionado de ineptos en las empresas. Si hay algo que tiene que hacer un Director Ejecutivo es contratar un equipo de dirección mejor que él mismo. Si hay algo que tiene que hacer el equipo de dirección es contratar a empleados mejores que ellos mismos. Para que esto suceda, el Director Ejecutivo (y el equipo directivo) necesitan tener dos cualidades. La primera es la humildad de admitir que algunas personas pueden realizar una función concreta mejor de lo que lo pueden hacer ellos. La segunda, una vez que lo hayan admitido, es confiar en si mismos tanto como para contratar a esas personas.
Admito que hacer un llamamiento para que los directivos contraten jugadores de clase A no es una gran revelación, pero sigue habiendo muchas organizaciones llenas de ineptos. Esto ocurre porque la mayoría de gente no sigue este principio y porque resulta muy difícil cribar a los ineptos.

SIGUE LA REGLA DEL 10/20/30
Nunca he oído que una presentación que fuera demasiado corta. Una presentación no puede ser demasiado corta porque, si es buena, conseguirá que los oyentes hagan preguntas y la alarguen. He aquí una buena pauta en cuanto al contenido, longitud y fuente de texto de una buena presentación:
• Diez diapositivas.
• Veinte minutos.
• Treinta puntos de fuente para el texto.