Película: El hombre que podía hacer milagros

Echando un vistazo por la sección de video de la biblioteca, encontré una película basada en una obra de H. G. Wells titulada “El hombre que podía hacer milagros”. El nombre del autor, como clásico de la ciencia ficción, me llamó la atención lo suficiente como para cogerla y realmente no tiene nada, pero nada que ver con otras obras de Wells llevadas a la gran pantalla como La guerra de los mundos, La máquina del tiempo o La isla del Dr Moreau.
La película en si no es para tirar cohetes, ni a nivel de actores ni de dirección, ni siquiera de efectos especiales (puede que en su época si, pero ahora…) lo que la convierte en una curiosidad para frikis o amantes del cine de ficción en blanco y negro. Sin embargo tiene un punto a su favor, y es que se hizo antes de la era de los efectos digitales y el cine de acción con lo que podemos disfrutar de una historia no deformada por Sony y compañía como parece que será el caso de “Ultimátum a la Tierra”.
La historia que nos cuenta es la de un hombre anodino que recibe, como parte de un experimento de entes sobrenaturales, el poder para hacer su voluntad sobre la materia, aunque eso no incluye la voluntad humana. Por lo tanto el hombrecillo se encuentra de la noche a la mañana en disposición de hacer entre otras muchas cosas el aparecer y desaparecer, transformar, eliminar o transportar lo que desee con un mero acto de voluntad. Esencialmente la historia trata de explorar la naturaleza del ser humano, por lo que vemos como el personaje se va adaptando a sus nuevos poderes hasta acabar convertido en un tirano (benévolo eso si) que intenta imponer un orden mejor a base de la pura fuerza y coacción. Finalmente fracasa en su intento casi destruyendo el mundo, por lo que renuncia a su omnipotencia tras dejar todo como estaba. A pesar de lo inocente y cómico de los personajes uno no puede dejar de darse cuenta de que el autor de la historia meditó mucho en su día sobre la historia y posiblemente previó bastante bien lo que pasaría si un día, un buen hombre, recibiera un poder enorme sobre el mundo.
En definitiva, una película curiosa para pasar el rato y que puede dar lugar a un interesante coloquio si se ve en grupo.

Como nota adicional, parece bastante probable que la película Como Dios, fuera inspirada por esta obra.

A continuación algunos fotogramas de la película donde podemos apreciar al protagonista en su salsa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s