Libro: Neuromanagement

Libro: Neuromanagement. Los conocimientos sobre el cerebro aplicados al mando de las organizaciones.
Autor: Sergio Cardona Herrero.
Editorial: Almuzara.

He estado leyéndolo y he realizado dos críticas, una de la primera mitad del libro y otra de la segunda mitad. Ahí van:

Primera mitad

Voy por la página 82 de las cerca de 200 que componen el libro y estoy francamente decepcionado. Esperaba algo interesante y me he encontrado con un libro que hasta ahora podría resumirse así:

En el mundo hay dos tipos de personas, las frías y antisociales (a.k.a.: personas de dominancia izquierda) y las sentimentales y creativas (a.k.a.: personas de dominancia derecha entre las que se autoincluye el autor). Con un claro aire parcial notable en el uso de palabras como “estropicio” contra “error” dependiendo de a que “dominancia” se refiere (al del equipo de Cardona o al de “la otra acera”), y con un tufo pseudocientífico que recuerda a Mas Allá, Cardona va soltando alguna que otra anécdota simpática, algún consejo nada brillante para tratar con la gente y se queda tan ancho con su teoría del “neuromanagement”.

Como bien repite el autor, “para aquel que sólo tiene un martillo, todos los problemas son clavos”, y parece que su afición a la neurología le ha jugado la mala pasada de hacerle pensar que iba a ser capaz de mezclar psicología (ni siquiera psiquiatría por mucho que escriba “fisiología”) y su indudable experiencia en el campo de la gestión de personas para construir algo útil y coherente. No ha sido así, quedando el libro convertido en un amasijo de ideas inconexas que estarían mejor en media docena de diapositivas de Power Point en un seminario sobre trabajo en equipo de 8 horas.

Para más inri, el libro está plagado de las típicas citas famosas cuyo uso abusivo detesto, aunque parece que no se han realizado con demasiada exactitud como en el caso de esta de Nietzsche: “el que sabe el porqué, encuentra un cómo”. La cual debería decir: “el que tiene un porqué para vivir, normalmente encontrará el como”.

Segunda mitad

A partir de la página 90-100, y más o menos durante el resto del libro, el tono cambia, haciéndose menos parcial en cuanto a lenguaje y consideraciones. Probablemente es debido a que se presentan modelos de otros autores y épocas que tienen más interés y profundidad que el que propone el autor Cardona de “izquierda-derecha”. El libro toma así un aire divulgativo interesante, somero, superficial, pero interesante al fin y al cabo, que puede llamar la atención a aquellos que como yo no conozcan los modelos. Además incluye más y mejores anécdotas, historietas y consejos de trabajo en grupo (o vida en común ya que son bastante genéricos) que deberían ser de Perogrullo en una empresa compuesta por personas adultos pero que sin embargo suelen olvidarse.
Finalmente el libro resulta entretenido pero no demasiado útil si ya has leído algo sobre trato con personas (negociación, marketing, atención al cliente) y no llega a convencer sobre las intuiciones (puesto que no propone modelo ni dato alguno) del autor acerca de las dominancias.

Crónicas de Islandia VI (Final)

Sobre Islandia se han escrito libros todavía actuales como La Isla Secreta de Xavier Moret y se escriben artículos a diario en algún lugar del mundo así que no voy a entrar a reescribir nada. Lo que si quiero escribir es que Islandia es un lugar muy hermoso, muy aislado, no tanto por la distancia sino por estar lejos de las rutas turísticas y lejos del perfil de turista “tranquilo” que busca playa, comer y según la edad, distraer niños, o de turista “culto” de museo, café y cenas en sitios interesantes.

Además, gracias al empeño conservador/ecologista (en el buen sentido, sobretodo en el práctico) de sus 300.000 habitantes la naturaleza permanece en su mayor parte inalterada y eso fortalece aún más la sensación de que el hombre allí es un recién llegado sin importancia. La climatología y algún museo mostrando la vida tal y como era antes de las comodidades que trajeron los norteamericanos durante la segunda guerra mundial hacen increíble el hecho de que allí viviera gente desde hace 1000 años. Y si sumamos al clima los terremotos y volcanes, entonces es cuando empezamos a comprender ciertas cosas, como los valores de honor de los islandeses (esenciales en comunidades pequeñas y en situaciones críticas), la creencia en seres mágicos y la religión Asatru que profesan.

Islandia es un país único, y ello a los ojos de cualquiera, pero especialmente a ojos de alguien con interés en la geología como bien señaló un amigo mío antes de ir. Y cuando a sus paisajes los ilumina el sol entre las nubes bajas, individuales y densas; o cuando a medianoche el sol de verano ilumina de manera tenue antes de volver a salir, entonces se hace mágico y poblado de seres ente las caprichosas formas de la lava sólida.

Cada ángulo nuevo revela nuevas grietas y hendiduras en el paisaje donde corre el agua o se esconden animales, lo que acrecienta la sensación de poder perderse en un instante y ocultarse a placer.

Todo ello junto: magia, soledad y abrumadora naturaleza han hecho de este viaje algo inolvidable.

Crónicas de Islandia V: Fotografía

Tras hacer aproximadamente 1800 fotografías en los 7 días que duró el viaje (unas 250 fotos diarias de promedio) voy a atreverme a escribir sobre mis experiencias al respecto por si le son de interés o utilidad a alguien.

Equipo

En esta ocasión llevaba encima lo siguiente:

Todo ello con unas capacidades totales de 1GB, 6GB y 2GB.

Como puede deducirse, la Pentax era la cámara principal, con objeto de no depender de enchufes, ni limitar el número de fotos por espacio en las tarjetas, además de poder ponerla en riesgo ante los elementos o golpes sin mucha pérdida (es una cámara antigua y no es prestada).

La Olympus la llevaba con idea de hacer fotos con suficiente “calidad” como para hacer una impresión lo suficientemente grande como para colgar en casa, incluso después de recortarlas para encuadrar.

En cuanto al teléfono, lo llevé al ser útil a la hora de realizar fotografías de detalle (macro) o de motivos útiles como recuerdo pero no como para colgarlos en una pared. Pero sobretodo, debido a lo ágil y rápido que resulta su uso son una sola mano incluso en situaciones difíciles (montando a caballo) unido a su resistencia más que probada a golpes y líquidos gracias en parte a la ausencia de partes sobresalientes y formato compacto.

Condiciones

Las condiciones que esperaba, eran las peores posibles en esas latitudes y no quedé decepcionado. Viento, lluvia, nieve, luces muy extrañas (debido al hielo, agua vaporizada, sol de medianoche…) mucha humedad en forma pulverizada por el mar y las cascadas… nubes densas, bajas y abundantes generando contrastes duros… Y por otro lado, el tiempo muy reducido del viaje y de las condiciones atmosféricas cambiantes en cuestión de minutos que dificultaban enormemente la búsqueda de encuadres, la realización de diferentes fotografías de un mismo motivo y por supuesto no había lugar para un trípode.

Como se intuye por el tema del viento y la humedad flotante, consideré arriesgado el llevar una cámara de objetivos intercambiables (exposición de sensor y óptica a los elementos), al igual que el llevar una sola cámara me pareció arriesgado por la posibilidad de rotura ante la existencia de innumerables precipicios, acantilados, ríos y cascadas.

Resultados

El resultado del viaje fueron 1800 fotos realizadas, de las cuales aproximadamente el 20% estaban desenfocadas o contenían motivos nada interesantes. Además otro 20% fueron fotos tomadas pensando en la realización posterior de panorámicas mediante Autostitch, a un ratio de 3-7 fotos por panorámica.

Tras un primer borrado de fotos (las borrosas, sin interés, duplicadas, etc) y selección y procesado de las panorámicas, obtuve un subconjunto de 800 archivos, algo más manejable pero aún demasiado grande para enseñar a familia y amigos.

Tras un uso intensivo de la fantástica herramienta de Google, Picasa (esencial contar con este u otro programa similar como Adobe Bridge), conseguí seleccionar alrededor de 500 fotografías, que fueron procesadas una a una (corrección de contraste, brillo, colores, encuadre, recorte, y giro) según fui considerando. Un trabajo laborioso, pero que me permitió tener al fin una colección digna de fotos que mostrar sin aburrir a la gente.

Y claro, ya que estaba usando Picasa, consideré que bien podría usar sus álbumes web para subir y compartir las fotos con familia y amigos, y así lo hice. Por suerte el proceso de subida fue muy rápido con un tamaño razonablemente grande por foto (por defecto Picassa las recomprime antes de subirlas pero puede cambiarse la opción) y pude completar la tarea en muy poco tiempo para algo más de 500 fotos.

Ah, como nota inesperada tras la edición y antes de subir las fotos al álbum web, me di cuenta de un efecto secundario indeseado: los nombres y numeración de las fotos diferían de un modelo de cámara a otro, y la información EXIF no existe en las panorámicas de Autostich. Además había procesado gran parte de las fotos anteriormente, por lo que la fecha de creación y modificación de las fotos variaba entre fotos que en realidad eran cronológic

amente consecutivas, por lo que no había manera de poner las fotos juntas y ordenadas en un directorio web o de disco. La solución que tomé fue realizar un script en VB.NET que leyese la información EXIF de las fotos y renombrase secuencialmente los archivos de manera que el orden alfabético de los archivos coincidiese con el de la toma de las fotos. Rápido y fácil para un informático como yo, pero desaconsejable para cualquier persona que no tenga ciertos conocimientos de programación.

Motivos fotográficos

En Islandia puedes hartarte a hacer fotos panorámicas de motivos naturales tales como volcanes, campos de lava, prados, valles, cascadas, ríos, glaciares, lagos, icebergs, campos de azufre, géiseres, fallas, playas, acantilados y un lago etcétera, pero no todo acaba ahí. Los motivos “normales” pueden consistir en gente, animales (caballos, ovejas y vacas), aves (montones y montones de aves acuáticas la mayoría), iglesias luteranas (pequeñas y con encanto por su entorno), casas típicas al pie de las montañas, o piedras en su forma natural (negras y redondas, en acantilados…) o apiladas como señales según la

s tradiciones islandesas. Además tenemos el gran olvidado de los turistas, las fotografías con macro, que tienen en las flores, minerales, setas y musgo de la isla un motivo estupendo.

Cosas que se podrían haber mejorado

La verdad es que una cámara con objetivo de gran angular habría estado muy bien, y se echaba a menudo de menos aun sabiendo que Autostitch podría hacer la composición de una escena a partir de varias fotos de manera competente (que no igualable).

En cuanto al tema Pilas Vs Baterías, cuando me compré la Pentax era un tema a tener en cuenta dado que las baterías no tenían una gran duración entonces y yo prefería tener la opción de comprar pilas en caso necesario, pero hoy día las baterías actuales de las cámaras parecen durar más que suficiente por fácil que tengas el dedo del disparador.

Por último está el tema del tiempo. En Islandia todo es digno de fotografiarse, pero el tipo de viaje que he hecho no permite pararse a buscar un buen encuadre, mejor luz o caminar horas a reconocer una zona en busca de mejores motivos, o que mejore el tiempo, muchas veces ni siquiera se podía hacer una segunda foto, así que aunque entiendo que no había más tiempo y que generalmente he antepuesto el placer de ver el paisaje a la búsqueda de mejores fotografías, se que podrían mejorar mucho las fotos con más tiempo para hacerlas.

En cualquier caso, creo que el resultado ha sido bastante digno, pero a los que quieran mejores fotos siempre les puedo recomendar que visiten las galerías de Flikr de Rebekka, una islandesa con unas fotos profesionales realmente buenas.

Crónicas de Islandia IV: Consejos a viajeros


Algunos de los consejos que voy a mencionar a continuación son de dominio público y han sido repetidos en libros, programas y guías hasta la saciedad, pero no creo que esté de más mencionarlos habiéndolos comprobado de primera mano en verano del 2008.

  1. En Islandia puedes pagar casi cualquier cosa por pequeña que sea con tarjeta de crédito (o débito). Excepción hecha para cosas como excursiones en moto de nieve por los glaciares, que pueden requerir pago in situ por razones técnicas, pero que se suelen advertir con antelación.
  2. El agua caliente y la electricidad son casi gratis, por lo que los encuentras en cualquier pueblo perdido en cualquier pueblo perdido del país. Probablemente eso facilita la existencia de secadores de manos calientes en todos lados y secadores para el pelo en la muchos sitios como en la misma Laguna Azul.
  3. El tiempo puede cambiar drásticamente en cuestión de minutos y eso ha incluido en mi experiencia, lluvia, nieve, sol y viento. Aunque lo que debería preocupar principalmente es el viento y la humedad, ya que son los elementos más presentes. Ah, y la lluvia en Islandia siempre es lateral debido al viento por lo que los paraguas son un elemento completamente inútil.
  4. Si te gusta la fotografía, deberías llevar tu equipo con suficientes baterías para hacer fotos todo el día, protección contra los elementos, y preveer que vas a tener que hacer postproducción con cosas como Autostitch para conseguir unas magníficas panorámicas.
  5. El sol de medianoche puede incomodar a algunas personas a la hora de dormir, pero los hoteles cuentan con cortinas completamente opacas (además de un aislamiento térmico fantástico y calefacción). En cualquier caso, la luz extra puede ponerte las pilas y permite hacer excursiones nocturnas sin notar el cansancio.
  6. Si vas en coche, infórmate muy bien de donde te metes porque hemos visto mas de un coche atrapado en el camino a pocos metros de la carretera nacional.

Crónicas de Islandia III: Notas curiosas


Esta es una lista de cosas que me han llamado la atención en Islandia:

  1. Los grifos de las duchas en la mayoría de los hoteles tienen 2 controles, uno para la presión/volumen de agua que se desea y otro para la temperatura del agua. Esto es realmente útil teniendo en cuenta que allí hace frío y el agua sale caliente desde el interior de la tierra, por lo que se evitan tener que perder el tiempo en regular la temperatura como se suele hacer aquí con los mandos de volumen para el agua caliente y fría o el menos incómodo monomando que requiere de práctica y buen estado (en mi cocina baila un poco así que no se puede regular demasiado bien).
  2. Los islandeses no piden paso, empujan. Es una costumbre local que nos advirtió Begoña, una camarera española que vive en Reykjavik y a la que Sardá entrevistó en su programa de vacaciones pagadas Duttifri, pero que también puede leerse en los panfletos sobre la vida nocturna que se distribuyen por allí. Por si fuera poco, tuve ocasión de comprobarlo en la misma cafetería donde Begoña nos lo comentaba cuando empecé a ser empujado por las camareras nativas en cuanto me situaba en algún lugar no demasiado propicio para su paso.
  3. Las autoridades islandesas sobreentienden que las personas que visitan su país son responsables de sí mismos, por lo que si existe algún peligro no evidente, este está señalizado con un cartel y un cordón que delimita un área segura, así que cuando estás allí visitando sus parques nacionales solo te encontrarás cordones y carteles señalizando la existencia de agua muy caliente que no parezca estar hirviendo. Mientras que los peligros evidentes como acantilados, precipicios y cascadas, se suponen evidentes a cualquier persona con ojos funcionales, como en la foto siguiente.

  4. Reykjavik suele publicitarse como una ciudad cosmopolita con mucha marcha, pero para los estándares españoles solo llegaría al nivel de pueblo con mucho dinero. Eso se traduce en moda cutre a precios altos en toda la ciudad. De hecho, he comprendido que Bjök no viste raro, sino que compra su ropa en tiendas céntricas de Reykjavik.

  5. Los islandeses aman la naturaleza y por ello intentan tener en la de su país el menor impacto posible. Esta devoción se traduce en naturaleza abierta y limpia que se procura mantener lo más original posible. Algo muy de agradecer por los turistas que la visitan.
  6. La fauna domesticada local parece limitarse tan solo a 3 animales: ovejas, caballos y vacas. Por supuesto son especies locales adaptadas a las circunstancias, así que son de menor tamaño y más pelo que el que podría esperarse en España. En cuanto a animales salvajes tienen zorros árticos, renos (alces) y montones de aves. Al parecer también hay especies “invasoras” (traídas, criadas y liberadas adrede o por accidente) como conejos o visones que estoy seguro de que acabarán dándoles problemas.
  7. La comida ha sido realmente buena, especialmente aquella que incluía pescado o cordero, probablemente los únicos dos alimentos que les sobran. Eso sí, mención aparte tienen aquellas comidas catalogadas como “tradicionales” como el “hákarl” (esencialmente tiburón podrido), que solo consumen los turistas, y que solo pueden catalogarse como comidas de supervivencia. Sin embargo, el “hardfiskur” (pescado seco) y el “skyr” (una especie de yogur con queso fresco) están bastante ricos.

ASP Vs ASP.NET

Por alguna razón, al volver de vacaciones me he encontrado con una nueva aplicación (pequeña) escrita en ASP clásico de la que he tenido que hacerme cargo. Después del susto, de entender lo que quiere el cliente, y en ausencia del responsable de la toma de la decisión, decidí que no había razón alguna para mantener la aplicación como ASP clásico, así que la he migrado a ASP.NET, pero como medida de precaución me he tomado la molestia de escribir una serie de razones por las que no se debería volver a tomar una decisión semejante y por si acaso se piden explicaciones a mi propia decisión.

Además por si alguien lo necesita en algún momento o por si vuelvo a necesitarlo yo, voy a copiarlo aquí mismo:

¿Por qué se debería preferir tecnología .NET frente a ASP clásico?

  1. ASP clásico es una tecnología obsoleta, por lo tanto mañana mismo podría dejar de funcionar por un parche (correcto o por error) de Microsoft en cualquier sistema de desarrollo o producción.
  2. .NET 1.x mejoró la tecnología de programación con controles de usuario más flexibles y potentes que permitían desarrollos más rápidos al tener que escribir mucho menos código de presentación y funcionamiento para realizar las aplicaciones.
  3. .NET 2.x mejoró la tecnología de controles de usuario algo más como por ejemplo los menús de usuario, así como el tratamiento de XML entre otros datos.
  4. El equipo de trabajo, como la mayoría de equipos actuales tiene mucha más experiencia (y más cercana) en desarrollo con ASP.NET por lo que la fiabilidad de las estimaciones de tiempo y viabilidad de peticiones solo puede asegurarse realizando el desarrollo con .NET.
  5. Los esfuerzos de la comunidad de desarrolladores y de Microsoft para con .NET han sido mucho mayores (por importancia, y en recursos y tiempo) lo que ha producido más documentación para el uso de la tecnología y la resolución de problemas de integración o desarrollo con .NET.
  6. El entorno de Visual Studio permite la depuración para proyectos .NET pero no para los ASP clásicos, por lo que la búsqueda y corrección de errores de ejecución será siempre más rápida bajo la plataforma .NET.

Notas a tener en cuenta:

    • AJAX.NET no es parte del framework .NET sino un framework que la comunidad de desarrolladores ha escrito usando .NET para facilitar el uso de tecnologías AJAX sobre .NET, es decir, que se puede tomar AJAX.NET como un “pro” si es necesario usarlo, pero nunca como un contra al no formar parte de la tecnología.
    • ASP.NET permite programar con estilo spaghetti como en ASP clásico, pero está orientado a hacer fácil una programación orientada a objetos con separación entre capas, así que la manera de programar no debería tenerse en cuenta a la hora de elegir tecnología a no ser que se quiera programar orientado a objetos, en cuyo caso debería considerarse .NET como la opción indicada.
    • ASP clásico salió en noviembre de 2000, ASP.NET en Enero de 2002.

Como nota curiosa, me he encontrado en Geeks, en el blog de Gustavo Velez, un divertido artículo sobre sabotaje y desarrollo informático, en cuyo manual viene la siguiente frase, completamente al hilo de este post de ASP clásico en aplicaciones modernas:

“Think out ways to in crease the number of movements
necessary on your job: use a light hammer instead of a heavy one”

Representación de datos GPS en mapas web

Bueno, al fin, con un poco de maña y algunos mini-programas escritos a medida en .NET, he podido generar un fichero único y con el una representación sobre un mapa web de la ruta que seguimos en el viaje por Islandia.

Para acceder tan solo es necesario pinchar en uno de los dos enlaces siguientes:
Islandia 2008 (Microsoft Live Search Maps), Islandia 2008 (Google Maps)

De todo el proceso me gustaría comentar tres cosas, por si alguien está interesado en hacer algo parecido:

  1. Para enlazar un mapa de Google Maps generado con tus datos, tienes que realizar dos pasos (“buscar” el archivo y generar la URL), mientras que con Microsoft Local Live tan solo tienes que pasar un parametro (la ruta al archivo) por URL.
  2. El tratamiento de archivos KML/KMZ es tedioso. Yo, como programador, no he tenido problemas en procesar a base de .NET los 50 archivos diferentes (unos 2 megas de datos XML) para generarme uno usable por Google y Microsoft, pero cualquier persona que no sepa programar tendrá que buscarse la vida para montar el mapa web (manipulación usando Google Earth por ejemplo pero no voy a extenderme con eso).
  3. Al usar Google Maps, he notado que representaba mal los datos en un momento determinado, pero debía ser un bug, porque no se ha repetido (mismo archivo, distinta instancia de navegador).

Así que finalmente, mis consejos a los interesados en repetir la experiencia de plasmar la ruta de las vacaciones, es que se hagan con el Google Earth, procuren limitar el número de ficheros con datos y tengan paciencia (o llamen a un amigo programador 😉 a la hora de montar el tinglado web. Eso si, los ficheros offline con información GPS unido a la información de fecha y hora de la cámara siguen siendo de mucha utilidad a la hora de identificar donde se tomo una foto en particular, algo realmente útil cuando viajas rápido por un país desconocido y de nombres impronunciables como es Islandia.

Actualización: En Barrapunto se ha abierto un interesante debate con más información sobre GPS y tratamiento de datos.