Personajes: Johnny Chung Lee

A través de Alt1040 conocí la página de Johnny Chung Lee, el prototipo de persona inquieta, creativa y capaz de llevar sus ideas a cabo que tanto amamos los geeks, o al menos yo en particular.

Entre los diversos proyectos de Johnny, hay desde avances en controles de videojuegos usando como base una Nintendo Wii, hasta complementos semiprofesionales selfmade para videoaficionados.

Lo que más me gusta de este tipo de personas, no es lo que hacen realmente, sino que son capaces de tener ideas y llevarlas a cabo. En mi caso, las ideas están en mis Moleskines, aunque rara vez puedo llevarlas a cabo por cuestión de tiempo y prioridades y estoy seguro de que no soy el único al que le sucede.

PD: ¡Además se parece a Hiro de Heroes!.
PD: Relacionado: Proverbios para emprendedores.

Los Presagios del Canon

En vista de los últimos acontecimientos sobre el canon de la SGAE, que ha sido aprobado por el circense gobierno español, voy a sacar a relucir mi vena más friki y señalar a modo de protesta, que nunca debimos fiarnos de un gobierno que otorga ministerios a la casa Harkonen.
Para los que aún no lo hayan visto claro, baste con mostrar las dos fotografías del ministro y el barón Harkonen, una extraída del blog de Enrique Dans) y otra con un fotograma de Dune de David Linch. El parecido es tan asombroso que lo voy a incorporar a mi propia teoría de la conspiración.



Si tan solo conociéramos mejor los clásicos, esto no habría pasado.

Que ciegos hemos sido todos… escrita en 1984, Sting en papel de villano… todo hacía presagiar que algo malo, muy malo iba a suceder relacionado con la música, los derechos de la gente y el PSOE, en el árido paisaje español… pero ahora ya estamos avisados y solo queda saber quien será el duque libertador de Arrakis. Yo señalaría al PP, que parece estar mejor surtido de flequillos estilo “Muad’dib” de la casa Atreides, pero se admiten sugerencias. Adjunto fotos de “Muad’dib” y los peperos candidatos.

Fotografía Analógica, geek style

La primera cámara digital que adquirí (regalada por un familiar yanki) fue una Olympus no_recuerdo_el_modelo, que me sirvió como cámara de batalla hasta que la acabé perdiendo hace algún tiempo. Bastante malilla y con un problema (probablemente el CCD) que le hacía sacar las fotos con una mancha rosa en una esquina, hizo un trabajo decente hasta su completo abandono por otras cámaras.
Tras esa cámara vinieron otras digitales como la Cibershot P5 (X), mi actual Pentax Optio S50 y la Cybershot-móvil que es mi actual teléfono Sony-Ericsson K800i.

El caso es que ahora, bastantes años después de pasarme a la fotografía digital y debido a ciertas necesidades de calidad y fidelidad, voy a volver al menos temporalmente a la fotografía analógica con la antigua cámara de mi padre, una Olympus de los años setenta: la Olympus OM-1.
Con 5 objetivos diferentes que cubren una amplia gama de necesidades: 28mm, 50mm, 135mm, etc. esta cámara con operativa completamente mecánica y manual, es capaz de dar una calidad y prestaciones todavía no igualadas en las digitales y me permite variar los objetivos para conseguir diversos efectos o fidelidad en la imagen sin gastarme un duro a parte del carrete y su revelado que ascienden a 20€ en total. Algo importante teniendo en cuenta lo que cuestan los objetivos de cámara decentes.

Lo más curioso del tema es volver a tomarme el tema de hacer fotos al viejo estilo y de manera semiprofesional en contraste con la manera digital y casual de hacerlas, algo que podría resumirse grosso modo tal que así:

Semiprofesional analógica: Seleccionar el carrete de sensibilidad adecuada según la luz que esperes tener al hacer las fotos. Poner los objetivos adecuados para cada foto (gran angular, 50 mm…) según el efecto o campo que desees obtener. Quitar protector del objetivo y pasar carrete. Ajustar la velocidad de obturación y la apertura del diafragma hasta que el fotómetro indique que la foto no va a salir en negro o quemada. Enfocar manualmente a la distancia que queramos fotografiar. Disparar.
Para nota: Una vez que se han obtenido las imágenes con la cámara digital ya solo nos quedan un par de pasos para obtener un resultado publicable y de calidad: el escaneo de los negativos (o transparencias) a alta resolución (ver muestra) y su tratamiento con alguna herramienta como Photoshop o Pain.NET para ecualizar los colores, brillo y contraste.

Compacta digital: Pulsar encendido, apuntar, pulsar ligeramente el botón de enfoque para que se autoenfoque. Disparar. Después solo habría que enchufar la tarjeta al ordenador y copiar donde queramos las imágenes, aunque en mi K800i, ni siquiera es necesario por su integración con los blogs, que permite subirlas desde cualquier lugar.

Como detalle decepcionante que he notado en las primeras pruebas está el hecho de que una mala película fotográfica como las Fuji de 400 ASA típicas nos dará como resultado imágenes con mucho ruido y un grano enorme, así que hay que buscar algo más profesional como los carretes de Fuji Velvia.

En resumen, a aquellos que dispongan de una cámara analógica con objetivos decentes no puedo sino recomendarles que las recuperen para hacer fotos de verdad, ya que gracias a los escáneres de negativos, un poco de edición fotográfica digital, y los servicios de impresión y envío a domicilio como SnapFish (lo he probado y lo recomiendo), podemos hacernos nuestros propios pósteres o cuadros personalizados de gran calidad sin tener que dejarnos un pastón en una cámara digital profesional.
O si estás pensando en comprar una digital profesional, quizá te interese saber que probablemente puedes reutilizar tus viejos objetivos con los cuerpos de las nuevas cámaras digitales mediante un adaptador adecuado.

Eso sí, si lo que tienes en casa es demasiado antiguo, como esta Certix de fuelle que tengo por casa, quizá no te sea nada útil intentar reaprovechar nada.

Archos 605 Wifi de 160 Gigas

Hace unos días un compañero de trabajo, en un arrebato consumista prenavideño, adquirió un reproductor Archos 605 Wifi de 160 Gigas al precio estándar de ~350€ más un seguro para rotura o sustracción.
La idea era tener un lector de libros decente, pero acabó obteniendo un todo en uno como es el Archos, consistente en un lector de libros (lee PDF), reproductor de música y vídeo (MPEG4, WNV, H.264, MP3, WMA, WAV, AAC5 y AC3), disco duro portátil (de 160 GB), navegador web (mediante plugin), videograbador de televisión, pantalla táctil y algunas cosas más que ya irá descubriendo o comprando.

En cualquier caso, hemos podido comprobar que es un aparato pequeño, de pantalla gigante, bastante ligero, y con una pantalla magnífica. Amén de disponer de una batería bastante interesante con sus 5 horas de reproducción de vídeo y 17 horas de reproducción de audio.

Espero impaciente su revisión a fondo y os dejo unas fotos para poneros los dientes largos.

Uso de Voz y Datos con Yoigo y el K800i: Notable alto

Sobre la cobertura

Tras una semana más viajera de lo habitual, he tenido la ocasión de probar la cobertura de Yoigo en varios lugares donde podría haber tenido poca cobertura y el resultado ha sido perfectamente satisfactorio. Detallemos las pruebas realizadas:

En Madrid ciudad, donde trabajo, la cobertura ha sido constante y buena, como era de esperar dada la densidad de población y antenas que hay.

De Madrid a Guadalajara, donde tuvimos que visitar a un cliente, la cobertura fue constante y buena en todo el camino, algo también de esperar en una vía tan transitada al existir mucho polígono industrial durante todo el camino.

De Guadalajara a la presa de Entrepeñas, donde teníamos otro tema laboral la cobertura fue felizmente buena y constante, algo que me sorprendió teniendo en cuenta que allí en la presa tan solo hay 40 viviendas y el (fantástico) paraje es natural.
(foto tomada con el K800i, ver reseña en esta misma bitácora)

De Madrid a Toledo en AVE ya por tema familiar, tuve más y mejor cobertura con Yoigo que con Vodafone, posiblemente debido al terminal, pero no deja de ser una buena noticia.

De Toledo a Ventas con Peña Aguilera (X), la cobertura fue al igual que en el caso del AVE, mejor de lo habitual con Vodafone, aunque intuyo que también se debía al terminal K800i que debe tener mejor antena que el Sharp GX17.

Cobertura de datos

En cuanto a la conexión de datos y 3G parece un poco más estable que la de Vodafone que usaba anteriormente (ver reseña de su modem USB) aunque sigo pensando que es gracias al teléfono de Sony Ericsson. Además, la velocidad es suficiente para una navegación web anywhere, aunque sería insuficiente para quien quiera ver videos de Youtube. En general parece perfecta para gente como yo que necesite consultar cosas en Internet de manera habitual, mantener la bitácora, usar el correo y algunos servicios como Flickr Mobile o Google Maps desde cualquier lugar.

Ademas…

Por otro lado, me ha encantado la facilidad de configuración del teléfono K800i para usar Internet y lo sencillo que es usarlo como módem para el portátil, un par de “clicks” de teléfono cuando está enchufado al USB y ya podemos navegar. Además el navegador del terminal y la pantalla son de lo mejorcito que he visto, haciendo de la navegación desde el mismo terminal sea una muy buena experiencia.

También he podido usar el servicio de Google Maps con localización, del cual he comprobado que como beta no sirve de mucho.
Habiendo integrado y probado servicios de datos profesionales como los de Vodafone y Movistar, y reconociendo que pueden fallar tanto como Google Maps en determinadas zonas, no puedo decir que Google haya conseguido nada remarcable aún, aunque habrá que ver que tal evoluciona el servicio cuando vayan completando la base de datos de antenas.