Libro: Freakonomics


Ayer terminé de leer el libro Freakonomics, del economista Steven D. Levitt y del periodista Stephen J. Dubner.
Se trata de un libro bastante curioso y trabajado que no tiene más tema central que el de la búsqueda de respuestas no convencionales y basadas completamente en datos, a preguntas bastante habituales como por ejemplo (pero no únicamente):

  1. ¿Son los padres importantes en la educación de sus hijos?.
  2. ¿Hacen los agentes inmobiliarios un buen trabajo vendiendo nuestras casas?.
  3. ¿Que podemos hacer para reducir la delincuencia que sea efectivo?.
  4. ¿Que hace que un nombre se ponga de moda entre los padres para sus hijos?.
  5. ¿Como funciona una banda de venta de drogas?.

Os adelanto las respuestas:

  1. No.
  2. No, de hecho hacen perder varios miles de dólares al vendedor.
  3. Facilitar todo lo posible el aborto a las mujeres de todo el mundo y endurecer las penas.
  4. El dinero y el éxito.
  5. Con la misma estructura que un Mc Donalds.

En general es un libro bastante interesante y desglosa bastante bien el razonamiento que sigue para dar con esas repuestas. Especialmente el razonamiento que sigue para deducir que en el sumo japonés, se amañan los combates de manera que queden siempre que sea posible en manos de los mismos. Además contiene una bibliografía en la que apoyar sus investigaciones que puede consultarse si se desea.

En resumen, un libro muy recomendable, ameno y que se lee del tirón.

Anuncios

Servicios de localización geográfica por móvil

En Agosto de este casi finalizado año, estuve a cargo de un proyecto de integración de uno de los productos de mi empresa con servicios de localización y representación gráfica de los datos para teléfonos móviles, esto es: localización LBS (Location Based Services).

La teoría de los servicios LBS es que se triangula la señal de dos o más antenas y del teléfono móvil, y según mi experiencia he de decir que los resultados son bastante buenos en lugares con gran cantidad de antenas, es decir, dentro de una ciudad. Sin embargo para lugares más apartados o con menor número de antenas el margen de error sobrepasa en algunos casos los 20 kilómetros de diámetro por lo que no resulta útil. Es un poco como el tema del 3G, que solo funciona en según que lugares.

En cuanto a los datos que devuelve un sistema LBS, se encuentran como mínimo las coordenadas del terminal en algún formato, normalmente UTM o LatitudLongitud (geográficas) ambos con diferente exactitud y utilidad según preguntes a un cartógrafo o al encargado de representar los datos en un mapa dado que los servicios de representación de estos datos (servicios de mapas) se orientan exclusivamente al formato Latitud Longitud y según como y donde se apliquen. NOTA: Para los curiosos hay maneras de hacer conversiones.

Respecto a la aplicación que me ocupaba tenía que hacer que nuestra esta pudiera localizar terminales y guardar la información en base de datos, además de permitir visualizar en tiempo real la posición obtenida a petición del usuario.
La aplicación ya realizaba esa labor con terminales Movistar gracias a la integración con su plataforma, GPP, de Genasys, y realizando la representación con otra herramienta de pago de la empresa Geofactory, que cuesta una pasta. Mi labor consistió entonces en conseguir (además de algunas modificaciones menores en la integración con GPP) que la aplicación funcionase con terminales Vodafone, para lo que se usaría la plataforma Redbox, propia de Vodafone, además de añadir módulos de representación de los datos de los cuales elegí el de Google (Google Maps) y el de Microsoft (Local Live).

Contaré que GPP es una plataforma de localización de la empresa Genasys que se dedica exclusivamente a temas de localización y representación de los datos. Movistar, según me contó uno de los ingenieros del GPP y según comprobé yo mismo, la tiene como base de sus sistemas y le permite realizar muchas cosas y muy bien: creación de grupos, administración de los mismos y localización de terminales por supuesto. Esta herramienta además permite el acceso a diferentes operadoras y en diferentes países por lo que se puede usar como “enchufe” para ahorrar tiempo y esfuerzo de integración. Todo mediante web services y acompañado de seguridad a base de encriptación y certificados.

Redbox, la plataforma propia de Vodafone, de momento solo permite el alta de terminales/gente mediante SMS y la localización de usuarios por su identificador (el número de teléfono), y devuelve menos datos que Movistar así que yo diría que GPP es bastante superior a Redbox, aunque claro, es normal teniendo que hay una empresa entera detrás del GPP. En cuanto a la localización de Vodafone, se ofrece como servicio en dos formatos con diferentes precios. El caro permite gran cantidad de localizaciones y se accede mediante web services algo rudimentarios. El barato permite un número limitado de localizaciones y solo es accesible usando unas clases de Java que te proporcionan.

Finalmente comentaré que existen diferentes proveedores de mapas cartográficos que permiten representar los datos geográficos obtenidos mediante LBS o cualquier otro servicio de localización o posicionamiento, aunque principalmente me resultaron interesantes, por cuestiones de precio, actualidad de imagen a nivel local y de posibilidades del API los siguientes:

Local Live, el servicio de mapas web de Microsoft en respuesta a Google. No están demasiado actualizados en España a nivel de fotografía, pero tienen un API muy interesante y un interfaz vectorial muy bueno.

Google Maps, el conocido servicio de mapas de Google. Bastante actualizado, pero en mi opinión inferior al de Microsoft.

Última hora: Mientras escribía el artículo y buscaba enlaces para añadir, he localizado una noticia acerca de que Vodafone ha elegido GPP de Genasys para dar sus servicios de LBS. Supongo que en cuanto lo pongan en producción tendré que volver a retocar la aplicación para integrarlo, pero me parece una decisión acertada por parte del equipo rojo.

Servidores caseros


Las torres de la foto son “Galactica” en primer plano y “Pegasus” en segundo plano. Ambos son servidores que alojo en casa, aunque cada uno tiene una historia bastante diferente.

Galactica es un Intel Pentium II con 128 megas de RAM y un par de discos duros que no suman ni 50 gigas. Incialmente fue una máquina comprada hace unos cuantos años por mi padre para sus labores, y que más tarde jubiló por un P4. El caso es que en vez de tirarla o regalarla, me la traje a casa para que hiciera labores de servidor de ficheros de mi LAN, donde ha llegado a “servir” a un G4 con Mac OS 9, el mismo G4 con Mac OS X, Windows XP Home y Pro de tres portátiles, un Windows 2000 Profesional y mi fiel Palm TX. Los servicios que daba eran de servidor de ficheros para almacenamiento e intercambio de datos en la red y servidor de Emule 24/7. Labores sencillas para una máquina al borde de la obsolescencia. Todo ello a base de Ubuntu en diferentes versiones a lo largo de sus años de servicio y con acceso .

La segunda máquina, Pegasus, era hasta hace poco mi PC de escritorio. Un AMD K7 de los ardientes y ruidosos (un modelo Thunderbird), con 1 GB de RAM (actualizado recientemente) y 200 GB de disco (el original lo heredó Galactica hace poco también). Esta máquina se quedaba bastante corta para mis actuales necesidades (portabilidad, silencio y más potencia), por lo que compré un portatil hace como 3 semanas (aún por bautizar a la espera de ver la tercera temporada de Battlestar Galactica) para reemplazarlo y lo puse como reemplazo del servidor Galactica.
Como era mi máquina personal y últimamente me pagan por trabajar principalmente de MCP en .NET, tenía un Windows 2000 instalado que se ha quedado para cubrir lo que Galactica (ficheros y Emule) y algo más gracias a la potencia extra: servidor de impresión y grabador de DVDs. Próximamente además añadiré acceso remoto desde el exterior (siempre han sido accesibles vía VNC por la intranet), y un servicio de FTP.

Además aprovechando que al fin tengo un servidor medio decente empezaré a alojar proyectos en él en breve como parte de mi plan de dominar el mundo (o al menos mi futuro), por lo que además será servidor web y de base de datos entre otras cosas algo menos convencionales espero que ahora mismo alojo en mi propio portátil. No es que tenga nada de malo hacerlo todo en el portátil, pero prefiero poder tener las cosas online siempre y replicar un entorno lo más real posible, amén del poder tener los proyectos alojados en un par de sitios por seguridad.

Espero que mi compañero de bitácora se anime a postear sobre su flota casera, que se perfectamente que es más interesante 🙂